Cargando...

Secciones

Publicidad

Familiares de los militares fallecidos celebran un homenaje no oficial en el 15 aniversario del Yak-42. / Europa Press

Yak-42 Familiares de víctimas del Yak-42, consternados por la aparición de una pierna 15 años después: "¿En qué país vivimos?"

Publicidad

Al dolor de la constante y reiterada falta de reconocimiento por parte del Estado se suma ahora el hallazgo de restos de uno de los fallecidos en el siniestro del Yak-42 enterrados sin identificar en un cementerio turco. Familiares de militares muertos en ese vuelo solicitan indignados “la apertura urgente de una comisión de investigación en el Parlamento”.

España

El pasado sábado se cumplían 15 años del siniestro del Yak-42, la mayor tragedia de la historia en tiempos de paz de las Fuerzas Armadas; dos días más tarde se ha sabido que Turquía enterró hace 15 años una pierna sin identificar de uno de los fallecidos en aquel siniestro aéreo. El estupor y el dolor de algunos familiares afectados afloran una vez más, después de un larguísimo un calvario judicial y político.

Publicidad

"Este sábado se han cumplido 15, desgraciados, años de la tragedia área del Yak-42", afirman familiares de algunos de los fallecidos en un desgarrador comunicado. "El Ministerio de Defensa en conjunto no se dignó a recordarlos, ni una simple mención", añaden, pese a las palabras de la ministra de Defensa, María Dolores de Cospedal. "Sin embargo", añaden, "hoy [el Ministerio] ha emitido un comunicado para difundir que Turquía inhumó, hace 15 años, la pierna de una de las víctimas"

Para estos familiares, este hallazgo "es el culmen a la película de terror" que han estado viviendo "desde ese maldito 26 de mayo" de 2003, día en el que, recuerdan, se enteraron "también por la prensa" del fallecimiento de sus seres queridos.

Aquel fatídico día, en las faldas del monte Pilav, cercano al aeropuerto de Trebisonda, 62 militares españoles que regresaban de Afganistán morían al estrellarse el avión subcontratado por Defensa en el que viajaban, junto con otras doce personas de nacionalidad ucraniana —la tripulación del aparato— y un bielorruso, que acompañaba al destacamento español.

Publicidad

"Maltrato institucional"

Ahora, la comunicación pública de que existen restos sin identificar de una de las víctimas de aquel siniestro aéreo —de los que "Defensa era conocedor desde 2003", sostienen los firmantes del comunicado— es calificada de “maltrado” por dichos familiares.

"Es un maltrato psicológico e institucional desde el Gobierno de España, sin sensibilidad", lamentan, mientras denuncian: "Tras comunicarlo a la prensa, nos llaman para solicitarnos pruebas de ADN 15 años después. ¿Esto es serio? ¿En qué país vivimos?".

Publicidad

"Pedimos una comisión de investigación en el Congreso, la necesitamos por un bien democrático"

"Queremos que los que nos gobernaban entonces respondan todas las dudas y preguntas acerca de la mayor vergüenza para el Ejército español", reivindican estos familiares, que anuncian "la petición política de una comisión de investigación en el Congreso, la necesitamos por un bien democrático". "Queremos que PSOE, Podemos, Ciudadanos y el resto de la oposición la apoyen urgentemente; si no, serán cómplices de una ignominia".

El Ministerio de Defensa ha comunicado esta mañana, mediante una nota de prensa, que ha instado ante la Audiencia Nacional la apertura de un proceso de cooperación judicial con Turquía para verificar la existencia de un resto -una parte de una pierna- de una víctima del siniestro aéreo del Yak-42. Todo ello después de que las autoridades turcas comunicaran a las españolas que esa extremidad inferior, cuya identificación no pudo determinarse en su momento, fue enterrada en el cementerio de Maçka el 24 de julio de 2003.

Publicidad

Durante años, los familiares de las víctimas de este siniestro aéreo han luchado por que se reconocieran las responsabilidades de la cúpula militar y ministerial en todo este asunto. En 2007, el entonces juez de la Audiencia Nacional Fernando Grande-Marlaska archivaba las diligencias penales sobre las identificaciones erróneas de los cuerpos, al entender que no hubo delito de falsedad. En 2012, los dos únicos condenados por falsear las identificaciones de 30 de los 62 militares muertos en el siniestro fueron indultados por el Gobierno del PP.

No obstante, el pasado año el propio Consejo de Estado, máximo órgano consultivo del Estado, estableció que el Ministerio de Defensa, entonces dirigido por el conservador Federico Trillo, tenía conocimiento de los riesgos para la seguridad que suponían viajes como el del Yak-42 y que el accidente pudo haberse evitado.

Publicidad

Publicidad