Cargando...

Secciones

Publicidad

El ministro de Finanzas, Mário Centeno, en una rueda de prensa en la sede de su Departamento, en Lisboa. REUTERS/Rafael Marchante

Centeno, de ministro de la recuperación portuguesa a presidente del Eurogrupo

Publicidad

Economista y doctorado por Harvard, fue el ideólogo del programa económico con el que se presentaron los socialistas a los comicios de 2015

Internacional

El ministro de Finanzas luso, Mário Centeno, fue elegido este lunes presidente del Eurogrupo gracias a su papel en la recuperación económica portuguesa y a la decisión del Partido Popular Europeo de no presentar a un candidato propio, pues ya preside las principales instituciones comunitarias.

Publicidad

El político luso asumirá el cargo por un periodo de dos años y medio y sustituirá en el cargo al actual jefe del Eurogrupo, el exministro de Finanzas holandés Jeroen Dijsselbloem, cuyo mandato expira el próximo 13 de enero.

Centeno se impuso en la segunda ronda de una votación secreta a su colega luxemburgués, el liberal Pierre Gramegna, mientras que los otros dos candidatos al puesto, el titular eslovaco, Peter Kazimír, también socialista, y la ministra letona, Dana Reizniece-Ozola, se habían retirado tras la primera ronda de votación.

El ministro de Finanzas portugués, Mário Centeno, en la reunión del Eurogrupo en Bruselas. REUTERS/Francois Lenoir

"Yo solo seré el presidente del Eurogrupo, porque el gran trabajo debe ser hecho por todos los Estados miembros del euro, la Comisión (Europea), todas las instituciones europeas. Estoy listo para trabajar con ellas, para formar consenso", afirmó Centeno en su primera declaración tras ser elegido. El nuevo presidente del Eurogrupo dijo que es un "honor" asumir este puesto por la "relevancia de la tarea" que tienen por delante los países de la eurozona, que se centrará en "preparar mejor" sus economías de cara al futuro.

El miembro del Gobierno socialista portugués liderado por el primer ministro, António Costa, figuraba entre los predilectos para suceder a Dijsselbloem desde que a principios de año el holandés insinuara en declaraciones al diario alemán Frankfurter Allgemeine Zeitung que los países del sur del área del euro derrocharon dinero en "copas y mujeres".

Publicidad

Esas palabras generaron duras críticas y peticiones de dimisión, en particular, desde España, Portugal e Italia, y el nombre de Centeno empezó a sonar como sustituto del neerlandés.

Ya en mayo, Centeno reconoció que no cerraba "las puertas" a la presidencia del Eurogrupo, aunque matizó que por el momento esa opción no estaba en su agenda, y el pasado septiembre, el primer ministro Costa admitió la posibilidad de que su país aspirara a liderar las reuniones de los ministros del euro.

El jueves pasado, cuando Centeno confirmó que se postulaba para el cargo, afirmó sobre sus posibilidades de éxito que, aunque "nunca está todo preparado o decidido", la "robustez de la política económica y presupuestaria en Portugal" le daban "confianza".

Publicidad

El exministro alemán  Schäuble, bautizó a su colega portugués como "el Cristiano Ronaldo del Ecofin"

Lo cierto es que Lisboa ha conseguido salir del procedimiento por déficit excesivo en 2017 al situar el indicador por debajo del 3%, el desempleo ha descendido hasta el 8,5% en el tercer trimestre del año y el PIB ha aumentado su crecimiento en los últimos ejercicios, desde el 0,9% en 2014 hasta el 1,8% en 2015 y el 1,5% en 2016. Para este año, Bruselas prevé un aumento del 2,6%.

Con esos datos, no sorprende que el exministro alemán de Finanzas, el veterano Wolfgang Schäuble, asegurara que Mário Centeno era "el Cristiano Ronaldo del Ecofin", la reunión de los titulares económicos de los Veintiocho.

Sin embargo, también existen sombras en la trayectoria de Centeno.

Pese a cerrar 2016 con el déficit más bajo desde 1974, el 2% del PIB, en Portugal son cada vez más frecuentes las críticas al Ejecutivo por el férreo control del gasto público, en particular, mediante las "cativações", una herramienta que permite reservar parte del presupuesto de los ministerios y ayuda al Gobierno para gestionar el déficit.

Publicidad

Esos fondos solo pueden ser utilizados a lo largo del año si el ministro de Finanzas, Centeno, lo autoriza, y en 2016 alcanzaron un valor récord de 942,7 millones de euros, el más alto desde al menos 2004, primer ejercicio del que la Cuenta General del Estado ofrece datos.

Así, el gabinete de Costa ha sido criticado tanto por la oposición como por sus socios de izquierda por una posible degradación de los servicios públicos.

Más grave aún para la carrera política de Centeno fueron las peticiones de su dimisión de varios partidos políticos a principios de año, tras acusarle de mentir sobre la salida de una antigua administración de la recapitalizada Caixa Geral de Depósitos (CGD).

El nuevo presidente del Eurogrupo, el portugués Mário Centeno, recibe la felicitación del el presidente saliente, el holandés Jeroen Dijsselbloem, en Bruselas. REUTERS/Yves Herman

Economista y doctorado por Harvard, de 50 años, fue el ideólogo del programa económico con el que se presentaron los socialistas a los comicios de 2015.

De perfil liberal y especialista en relaciones laborales, trabajó en el Departamento de Estudios del Banco de Portugal y fue miembro del Comité de Política Económica de la Comisión Europea entre 2004 y 2013.

En la Universidad Internacional Menéndez Pelayo de Santander (España) aseguró el pasado julio que al euro "hay que terminarlo". Ahora podría tener un rol protagonista en esa obra. 

Publicidad

Publicidad