Cargando...

Secciones

Publicidad

Una bandera israelí cerca de la Cúpula de la Roca, en la ciudad vieja de Jesusalén. REUTERS/Ammar Awad

China y Rusia advierten de que la decisión de Trump sobre Jerusalén elevará la tensión entre Israel y Palestina

Publicidad

El Papa pide que se respete el 'status quo' de Jerusalén mientras Alemania y Francia alertan a sus ciudadanos en la zona

Internacional

Rusia y China han expresado su preocupación por la decisión del presidente estadounidense, Donald Trump, de reconocer a Jerusalén como capital de Israel y trasladar allí su embajada, lo que  suponje un giro radical en la política Washington sobre la región y podría incitar hechos de violencia en Oriente Medio.

Publicidad

Un portavoz chino del ministerio de Exteriores chino ha declarado que la situación de Jerusalén "es muy complicada y delicada, y las partes implicadas deberían tener en cuenta la paz de la región", evitando causar "nueva confrontaciones" e influir en la resolución final sobre el Estado palestino. "Estamos preocupados por un posible agravamiento" de la situación, ha añadido.

El portavoz ha recordado de Pekín "siempre" ha apoyado y promovido el proceso de paz en Oriente Medio y ha respaldado la "causa justa" del pueblo palestino y su derecho a tener un estado independiente basado en las fronteras de 1967 y con Jerusalén Este como capital.

A su vez, un portavoz del Kremlin ha subrayado que a Moscú le preocupa que el conflicto entre palestinos e israelíes se agrave aún más por el plan de Trump de reconocer a Jerusalén como capital de Israel y trasladar allí su embajada. "Sin embargo, no discutiremos decisiones que no se han tomado aún", ha agregado.

Publicidad

Por su parte, Alemania y Francia han alertado a sus ciudadanos por que puedan producirse enfrentamientos violentos en Oriente Medio por la decisión de Trump.

En una actualización de sus recomendaciones de viajes para Israel y los territorios palestinos, el Ministerio alemán en Berlín dijo: "A partir del 6 de diciembre de 2017 podría haber manifestaciones en Jerusalén, Cisjordania y la Franja de Gaza. No se pueden descartar enfrentamientos violentos". Además, aconsejó a los viajeros alemanes en Jerusalén que monitoricen de cerca la situación a través de medios locales y que eviten las áreas afectadas.

La cancillería francesa también advirtió en su sitio web de que se esperan manifestaciones y que sus ciudadanos deberían evitarlas, así como también a grandes multitudes en Jerusalén Oriental, Cisjordania y Gaza.

Publicidad

El Papa Francisco, durante su audiencia semanal de los miércoles, en la sala Pablo VI del Vaticano. REUTERS/Alessandro Bianchi

Igualmente, el Papa Francisco ha expresado su preocupación por el posible reconocimiento de Jerusalén como capital de Israel por parte de EEUU y pidió que se respete el status quo de la ciudad, conforme a las resoluciones de la ONU. "Mi pensamiento va a Jerusalén. No puedo callar mi profunda preocupación por la situación que se ha creado en los últimos días", expresó en su audiencia de los miércoles en el Vaticano, en una declaración en la que no citó directamente el anuncio del presidente de EEUU, Donald Trump, sobre Jerusalén.

Luego, en un encuentro con un grupo de palestinos que lo han visitado en el Vaticano como parte de un diálogo interreligioso, el Papa defendido el  reconocimiento de los derechos de "todas las personas" en Tierra Santa como una condición primaria para establecer diálogos entre religiones "y también entre la sociedad civil".

Publicidad

Mientras, el primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu, no ha hecho mención a la decisión de Trump sobre Jerusalén en sus primeras declaraciones públicas desde que la Casa Blanca divulgó la nueva política.

En un discurso en una conferencia diplomática en Jerusalén, Netanyahu delineó las fortalezas económicas de Israel y su alcance internacional, enfatizando la importancia de los vínculos con Estados Unidos, pero no mencionó el anuncio oficial que Trump realizara en la tarde de este miércoles. 

El primer ministro de Israel, Benjamin Netanyahu, en una conferencia organizada por 'The Jerusalem Post'. REUTERS/Ronen Zvulun

También han seguido las reacciones en los países de la región. El líder supremo de Irán, Alí Jamenei, ha considerado que los planes del presidente estadounidense, Donald Trump de reconocer Jerusalén como capital de Israel son resultado de su "desesperación y debilidad" y ha augurado que Palestina será libre. "Es por desesperación y debilidad que quieren declarar Al Quds (nombre árabe de Jerusalén) como capital del régimen sionista", ha señalado Jamenei durante un acto en alusión a los planes de Trump que éste hará públicos en un discurso este mismo miércoles.

Asimismo, ha denunciado que hoy en día "los enemigos" se han alineado contra los musulmanes y el profeta, acusando en particular a Estados Unidos, "la arrogancia global" y el "régimen sionista, así como las figuras reaccionarias y hedonistas entre los musulmanes".

Por su parte, el Gobierno sirio ha condenado el "paso peligroso" que se dispone a dar el presidente estadounidense, y ha llamado a la "resistencia", tras criticar la "sumisión" de algunos países árabes a los designios de Estados Unidos. Una fuente del Ministerio de Exteriores sirio citada por la agencia oficial SANA ha valorado el anuncio que se dispone a realizar Trump como la "culminación del crimen de usurpación de Palestina y el desplazamiento del pueblo palestino".

Frente a ello, Damasco defiende la necesidad de "la creación de un nuevo orden mundial que respete la soberanía de los países, proteja los derechos de los pueblos y ponga fin a las políticas destructivas". En este sentido, el portavoz ha recordado que Siria ya ha advertido en contra de la "sumisión de ciertos regímenes árabes a los dictados" de Washington, lo que perjudica los intereses de los árabes.

Por su parte, el primer ministro turco, Binali Yildirim, de visita en Seúl, ha instado  al presidente de EEUU a reconsiderar su plan de reconocer a Jerusalén como capital de Israel y ordenar el traslado allí de la embajada estadounidense. "En mi opinión semejante decisión de mover la embajada de EEUU a Jerusalén podría acrecentar el conflicto entre Israel y Palestina de nuevo, y aumentar el conflicto entre religiones", dijo Yildrim durante una rueda de prensa conjunta celebrada tras su reunión con su homónimo surcoreano, Lee Nak-yon.

En la víspera, el presidente turco, Recep Tayyip Erdogan, advirtió en un discurso ante el Parlamento en Ankara de que, si Jerusalén es reconocida como capital por Washington, convocará una cumbre musulmana y que la decisión podría suponer la ruptura de relaciones diplomáticas con Israel.

Publicidad

Publicidad