Cargando...

Secciones

Publicidad

Palestinos escuchan el discurso de Trump en el que reconoce oficialmente a Jerusalén como capital de Israel. REUTERS/Ammar Awad

Jerusalén Hamás llama a los palestinos a empezar este viernes una tercera Intifada

Publicidad

El primer ministro israelí valoró como "justa y valiente" la decisión del presidente de EEUU. La UE, por su parte, expresa su "grave preocupación" por la repercusión que puede tener en el proceso de paz en Oriente Medio.

Internacional

El jefe político del movimiento islamista Hamás, Ismail Haniye, llamó este jueves a los palestinos a comenzar mañana una tercera Intifada, tras el reconocimiento ayer del presidente estadounidense, Donald Trump, de Jerusalén como capital israelí.

Publicidad

"Mañana viernes 8 de diciembre será un día de la ira y el comienzo de una nueva Intifada llamada 'la liberación de Jerusalén'", dijo el líder islamista en una rueda de prensa en Gaza capital.

La Unión Europea (UE) expresó su "grave preocupación" por la decisión del presidente de Estados Unidos, Donald Trump, de reconocer Jerusalén como capital de Israel, en especial por la repercusión que puede tener en el proceso de paz en Oriente Medio. "La UE expresa grave preocupación por el anuncio de hoy del presidente de EEUU sobre Jerusalén y las repercusiones que esto puede tener en las perspectivas de paz", indicó la alta representante comunitaria para la Política Exterior, Federica Mogherini, en un comunicado. Recordó además que la posición europea, que busca una solución de dos Estados, "permanece sin cambios".

El presidente de Francia, Emmanuel Macron, tildó de "desafortunado" el anuncio de su homólogo de Estados de Estados Unidos, Donald Trump, de reconocer a partir de ahora a Jerusalén como capital de Israel. "Es una decisión desafortunada, Francia no la aprueba, y contradice el derecho internacional y las resoluciones del Consejo de Seguridad de la ONU", dijo Macron.

La primera ministra británica, Theresa May, consideró "poco útil" para la paz el anuncio. La jefa de Gobierno británica subrayó en un comunicado que el Reino Unido mantiene Tel Aviv como base para su embajada en Israel y "no tiene planes de trasladarla". "Nuestra postura sobre el estatus de Jerusalén está clara y se ha mantenido durante mucho tiempo. Debe determinarse en un acuerdo negociado entre israelíes y palestinos", señaló la primera ministra.

Publicidad

La canciller de Alemania, Angela Merkel, aseguró que no comparte la decisión del presidente de Estados Unidos al considerar que el estatus de la ciudad "debe negociarse en el marco de una solución de dos Estados". "El Gobierno alemán no apoya esta posición", manifestó Merkel en un breve mensaje difundido en Twitter por su portavoz, Steffen Seibert, después de que Trump confirmara en público su decisión.

La ONU afirmó que el estatus final de Jerusalén debe ser resuelto en negociaciones directas entre Israel y los palestinos y recalcó la necesidad de avanzar hacia la solución de dos estados. "Quiero ser claro: no hay alternativa a la solución de dos estados. No hay un plan B", afirmó el secretario general de la ONU, António Guterres, tras el anuncio del presidente de EEUU.

Publicidad

El movimiento islamista palestino Hamás ha asegurado que la decisión de Trump "abre las puertas del infierno" y ha calificado el anuncio de "agresión flagrante contra el pueblo palestino". El jefe político del movimiento, Ismail Haniye, apuntó además que los palestinos "saben cómo responder adecuadamente a la desconsideración sobre sus sentimientos y santidades", sin dar más datos sobre posibles reacciones.

El secretario general de la Organización para la Liberación de Palestina (OLP), Saeb Erekat, señaló que reconocer a Jerusalén como capital de Israel "destruye cualquier oportunidad para la solución de los dos estados". "Trump ha acabado con el papel de EEUU como impulsor del proceso de paz", dijo el mandatario palestino y jefe negociador tras el anuncio de Washington.

Publicidad

Egipto mostró su "gran preocupación por las posibles consecuencias" en la estabilidad de Oriente Medio.

El Gobierno jordano mostró su rechazo y lo consideró una "violación a la legitimidad internacional". En un comunicado, el Ejecutivo jordano también dijo que el paso de Trump supone "una vulneración del documento de la ONU que establece que el estatus de Jerusalén debe decidirse mediante negociaciones".

El ministro jordano para Asuntos de Medios de Información, Mohamed Momani, citado por la agencia oficial de noticias jordana, Petra, aseguró que "Jordania rechaza esta decisión que sólo avivará la tensión y perpetuará la ocupación". "El reconocimiento por parte de cualquier Estado de Jerusalén como capital de Israel no afectará, desde un punto de vista legal, el estatus de Jerusalén Este como un territorio ocupado, como así lo decidieron el Consejo de Seguridad de la ONU, la Asamblea General de la ONU y la Corte Internacional de Justicia en su fallo sobre el muro de separación", dijo Momani.

Una decisión "justa y valiente"

Por su parte, el primer ministro israelí, Benjamín Netanyahu, valoró como "justa y valiente" la decisión del presidente de EEUU. "La decisión del presidente es un paso importante para la paz porque no hay paz que no incluya Jerusalén como capital del Estado de Israel", declaró Netanyahu en un comunicado difundido minutos después del discurso de Trump.

El presidente de Israel, Reuvén Rivlin, felicitó a su homólogo estadounidense, Donald Trump, por su declaración. "Felicito al presidente Donald Trump por su anuncio (...). No hay un regalo más hermoso ni adecuado, cuando nos acercamos a los 70 años de la independencia del Estado de Israel", señaló en un comunicado enviado por su oficina. El presidente calificó el anuncio de la Casa Blanca de "un logro en el reconocimiento del derecho del pueblo judío a nuestra tierra y un hito en nuestro camino para la paz: paz para todos los residentes de Jerusalén y para toda la región".

El Congreso Mundial Judío calificó la medida como "un paso valiente". "Jerusalén es la capital indiscutible de Israel y la capital histórica del pueblo judío", afirmó en un comunicado el presidente de la organización, Ronald Lauder.

Publicidad

Publicidad