Cargando...

Secciones

Publicidad

Parlamento Europeo / EUROPA PRESS

Gdeim Izik Eurodiputados denuncian la tortura y el aislamiento de los presos saharauis en Marruecos

Publicidad

Reclaman que la Unión Europea intervenga en las situaciones de dos presos "políticos" detenidos en el desalojo del Gdeim Izik. Ambos están "totalmente aislados", "enfermos sin haber recibido atención médica" y han sido "torturados física y psicólogicamente".

Internacional

Un total de 26 eurodiputados han denunciado este lunes la situación de dos presos saharauis en las cárceles marroquíes, Sidi Abdallahi Abbahah y Ahmed Sbaai, aislados desde el pasado 4 de diciembre, torturados física y psicólogicamente, enfermos y sin recibir atención médica. 

Publicidad

Los eurodiputados reclaman a Federica Mogherini, alta representante de la Unión Europea para Asuntos Exteriores y Política de Seguridad, a través de una carta a la que ha tenido acceso Público que se intervenga en esta situación sobre la vulneración de derechos humanos por parte del Gobierno marroquí. La impulsora de la iniciativa, la eurodiputada de Izquierda unida Paloma López, explica que estas situaciones "se agravan en el caso de los presos políticos de Gdeim Izik"  y por ello reclaman a la UE "que tome cartas en el asunto de una vez".

En los casos concretos de Sidi Abdallahi Abbahah y Ahmed Sbaai, López indica que ambos presos llevan "siete años sometidos a torturas físicas y psicológicas por parte de las autoridades marroquíes, por lo que se teme que su salud no pueda aguantar el aislamiento en celdas minúsculas sin ropa ni nada con lo que protegerse". De hecho, Ahmed Sbaai tiene una enfermedad crónica en el corazón y ni siquiera está teniendo revisiones médicas.

"Se teme que la salud de los dos presos no pueda aguantar el aislamiento sin ropa ni nada con lo que protegerse"

En la carta, los parlamentarios europeos también explican que la situación de todos los presos del Gdeim Izik empeoró el pasado 16 de septiembre cuando los dispersaron por siete cárceles distintas. Algunos se encuentran hasta a 1.000 kilómetros de sus casas. Y denuncian que todos ellos han sufrido un acoso y una violencia "injustificada": aislamientos de hasta 22 horas por día, falta de atención médica o prohibiciones a las familias para visitarlos. Los presos se han declarado en diversas ocasiones en huelga de hambre para denunciar los tratos que reciben, llegando hasta las tres semanas de ayuno en las que sus vidas han corrido graves peligros.

Publicidad

No es la primera vez que se denuncian las condiciones que sufren los presos del Gdeim Izik ya que desde su encarcelamiento se ha pedido en numerosas ocasiones a las instituciones europeas que intervengan. El Gdeim Izik es el campamento social y político que se formó para protestar contra la ocupación marroquí y que para muchos, como el filósofo estadounidense Noam Choskmy, supuso el inicio de la primavera árabe.

Durante el desalojo el 8 de noviembre de 2010 por parte de Marruecos, fueron arrestados la mayoría de los activistas que están presos. A día de hoy siguen en la cárcel 19 de ellos con penas de más de 25 años, a pesar de las denuncias de los expertos y observadores internacionales sobre la falta de garantías de los procesos judiciales en los que fueron condenados.

Publicidad

Publicidad

Publicidad