Cargando...

Secciones

Publicidad

Imagen por satélite de las regiones del Sahara, el Sahel y el Sudán./NASA

CAMBIO CLIMÁTICO La superficie del desierto del Sahara ha avanzado un 10% en casi 100 años

Publicidad

El desierto se está ampliando sobre todo hacia el sur y avanza durante la temporada de lluvias del verano, mientras que en el norte crece menos y lo hace durante los meses de invierno

Internacional

El desierto del Sahara, esa enorme superficie no habitable en el norte de África, ha aumentado en extensión en los últimos 100 años, según el primer análisis basado en las precipitaciones durante un siglo que se hace sobre el continente africano. La ampliación del mayor desierto cálido del mundo se debe a una combinación del calentamiento global causado por la acción humana y a la variabilidad natural del clima, creen los investigadores.

Publicidad

Si se toman los datos anuales de precipitación, el aumento de la extensión ha sido de un 10%. Este porcentaje de aumento de la superficie desértica se traduce en unos 855.000 kilómetros cuadrados, aproximadamente, teniendo en cuenta que el Sahara mide actualmente unos 9,4 millones de kilómetros cuadrados y hace un siglo unos 8,55 millones.

Pero si se hace el análisis por estaciones, que es lo importante para la agricultura y ganadería, ese aumento oscila entre el 11% y 18%, señalan los autores del estudio, que se publica en Journal of Climate. Los datos estudiados abarcan desde 1920 a 2013. 

“La perspectiva anual no es muy informativa cuando se trata de planificar los recursos hídricos para el desarrollo agrícola”, ha explicado Sumant Nigam, de la Universidad de Maryland y coautor del estudio, a la web Climate Wire. “La información más importante es lo que sucede durante la temporada de verano, crucial para la agricultura”. Científicamente, los desiertos se caracterizan por las bajas precipitaciones (menos de 100 milímetros anuales), pero hasta ahora se habían estudiado los límites del Sahara sobre todo mediante imágenes de satélite (que no abarcan un siglo) en las que se puede observar fácilmente hasta donde llega la vegetación. 

Publicidad

Cambios en los límites del desierto del Sahara en invierno y en verano entre 1920 (líneas de puntos) y 2013 (líneas continuas), según las precipitaciones. El color marrón representa avance del desierto y el color verde retroceso./UNIVERSIDAD DE MARYLAND

Cambios en los límites del desierto del Sahara en invierno y en verano entre 1920 (líneas de puntos) y 2013 (líneas continuas), según las precipitaciones. El color marrón representa avance del desierto y el color verde retroceso./UNIVERSIDAD DE MARYLAND

El desierto se está ampliando hacia el sur y avanza durante la temporada de lluvias del verano

La extensión del Sahara no es uniforme, revela el nuevo estudio. El desierto se está ampliando sobre todo hacia el sur y avanza durante la temporada de lluvias del verano, mientras que en el norte crece menos y lo hace durante los meses de invierno. Las zonas agrícolas de Sudán, Chad y Mauritania son las más afectadas por la desertización. 

En cuanto a las causas de esta ampliación de una zona que hace miles de años fue temporalmente una sabana habitada, resulta difícil separar las artificiales de las naturales. Por un lado, está la variación climática natural, en este caso un fenómeno cíclico llamado Oscilación Multidecadal del Atlántico (AMO) que influye en la pauta de precipitaciones en gran parte de África y contribuyó en los años ochenta del siglo pasado a que el Sahara se expandiera hacia el sur en la zona semiárida del Sahel. Es un ciclo que dura entre 50 y 70 años y se desconoce cuál será su influencia neta en un futuro próximo sobre las regiones fronterizas del desierto, las más sensibles. 

Publicidad

Por otra parte, se cree que el calentamiento global debido a la acción humana está alterando patrones de circulación atmosférica tales como las células de Hadley, las causantes de los vientos alisios. Estos patrones de circulación cerrada de la atmósfera terrestre en las zonas tropicales mueven el aire caliente que asciende desde el Ecuador a las zonas subtropicales (30 grados latitud norte y sur), donde llega más frío y seco y contribuye a la formación de desiertos. Esto explicaría la ampliación del Sahara hacia el norte. 

La mitad norte del continente africano se está calentando más que la mitad sur

“Los desiertos se forman generalmente en los subtrópicos debido a la circulación de Hadley. Es probable que el cambio climático expanda este fenómeno, causando un avance hacia del norte de los desiertos subtropicales. El avance hacia el sur, sin embargo, sugiere la actividad de otros mecanismos, como la AMO”, señala Nigam. 

Publicidad

“Las tendencias en África hacia veranos más cálidos y estaciones húmedas más secas están relacionadas con factores que incluyen el aumento de los gases de efecto invernadero y de aerosoles en la atmósfera”, explica por su parte Ming Cai, de la Fundación Nacional para la Ciencia (NSF) de Estados Unidos, que financió la investigación junto al ministerio de Defensa. “Estas tendencias tienen efectos devastadores sobre los africanos que dependen de una economía basada en la agricultura”. 

Comprender y tener en cuenta el cambio climático y sus interacciones con la variabilidad climática natural es muy importante para planificar el futuro del Sahara, especialmente en el aspecto de la agricultura y ganadería, señalan los investigadores. 

En cuanto al resto del continente africano, en general la mitad norte se está calentando más que la mitad sur en todas las estaciones, ha revelado el análisis de las precipitaciones. El calor ha aumentado en varias regiones, que incluyen el cinturón del Sudán y el norte de África, durante el verano. Las precipitaciones tienden a disminuir en los países situados alrededor del Golfo de Guinea, especialmente en las fuentes del río Níger y en la cuenca del río Congo, mientras que aumentan en la región de los Grandes Lagos. 

Publicidad

Publicidad