Cargando...

Secciones

Publicidad

Un manifestante sostiene una pancarta con la imagen del la directora gerente del FMI, Christine Lagarde, y del presidente argentino, Mauricio Macri, en una protesta frente al Congreso, en Buenos Aires. REUTERS/Marcos Brindicci

La oposición argentina tilda de "locura" el acuerdo con el FMI que traerá un ajuste "brutal"

Publicidad

Los principales partidos de la oposición a Macri exigen conocer las condiciones del organismo internacional para otorgar la nueva ayuda financiera para paliar el fuerte desplome del peso frente al dólar

Internacional

Los principales partidos de la oposición argentina criticaron este miércoles  duramente el crédito que negocia el Gobierno con el Fondo Monetario Internacional (FMI) al considerar que va a suponer un plan de ajuste "brutal" y exigieron saber las condiciones del organismo para otorgar el préstamo.

Publicidad

Así lo expresaron, a las puertas del Congreso, en Buenos Aires, varios de los diputados que participarán este miércoles en una sesión en la que se tratará un proyecto de ley impulsado por grupos opositores para frenar los tarifazos en las facturas del gas, la electricidad o el transporte público impulsados por el Ejecutivo.

"Como representantes del pueblo tenemos derecho legal y político a saber qué van a negociar con el Fondo, salvo que lo que estén negociando sea tan lesivo y complicado para al conjunto de la sociedad que no quieren que se conozca", expresó a la prensa Agustín Rossi, jefe del bloque de diputados del Frente para la Victoria (peronismo kirchnerista).

Este martes, el presidente, Mauricio Macri, anunció que pactó con la directora gerente del FMI, Christine Lagarde, comenzar a negociar una "línea de apoyo financiero" que permitirá "fortalecer" el programa de "crecimiento y desarrollo" que lleva adelante su Gobierno y dar un "mayor respaldo" para enfrentar ese "nuevo escenario global" y evitar una nueva "crisis" en el país, debido al fuerte desplome del peso frente al dólar.

Publicidad

Pancartas contra el FMI en una manifestación contra el nuevo acuerdo con el organismo internacional, en el exterior del Congreso argentino, en Buenos Aires. REUTERS/Marcos Brindicci

Esta situación se da después de varios días de una fuerte caída del peso argentino frente al dólar, una moneda de la que la sociedad tiene fuerte dependencia.

Para Rossi, el Gobierno ha aplicado una "política liberal al extremo" sin tener en cuenta "ningún tipo de condicionamiento de lo que sucedía en el mundo".

"El manual de políticas económicas del FMI son recortes de jubilaciones, pensiones, salarios, despido de empleados del sector publico... Tenemos derecho a saber dónde el gobierno dijo durante su campaña que se iba a endeudar con el Fondo", subrayó.

Un hombre, sentado en una casa de cambio en el distrito financiero de de Buenos Aires, donde un monitor muestra el tipo de cambio del dólar frente al peso. REUTERS/Marcos Brindicci

En las últimas décadas, la relación de Argentina con el FMI ha sido tortuosa, después de prestar financiación al país durante su profunda crisis de la década de 1990 y comienzos de 2000, y ser criticado posteriormente por las duras condiciones exigidas.

Publicidad

En opinión de Rossi, se trata de "una historia repetida y conocida por el pueblo", porque a cambio de esos 30.000 millones de dólares (cifra que se estima se va a pedir al Fondo), el FMI va a pedir un fuerte plan de ajuste.

En la sesión de este miércoles, la oposición tratará de que la Cámara Baja dé el visto bueno a una iniciativa para frenar los aumentos de tarifas, algo que el Ejecutivo ha tildado de "demagógico" e "irresponsable" por el millonario costo fiscal que tendría para el país y a lo que atribuyen parte de la desconfianza de los mercados que ha provocado la depreciación del peso.

El Gobierno habla de reformas "graduales"

Por su parte, el Gobierno de Argentina insistió  en que el crédito que se negocia con el FMI implica un cambio de fuente de financiación que permitirá seguir con las reformas graduales que lleva adelante desde que llegó Mauricio Macri a la Presidencia en diciembre de 2015.

Publicidad

"Cambiar la fuente de financiamiento para poder seguir con todos estos cambios de una manera gradual y de esa manera que pueda haber crecimiento, generación de empleo, en un contexto de baja del déficit y disminución de la pobreza", explicó el ministro de Agroindustria, Luis Miguel Etchevehere, a la agencia estatal Télam.

La Casa Rosada, en Buenos Aires, la sede de la Presidencia de Argentina. REUTERS/Marcos Brindicci

También el ministro del Interior, Rogelio Frigerio, insistió en que "es el momento para usar de manera preventiva" esas líneas de crédito del FMI "para que el crecimiento, el empleo y la reducción de la pobreza puedan sostenerse en el tiempo". En una entrevista en CNN, el titular de Interior insistió en que Argentina emprendió hace dos años "un camino distinto" para "volver a crecer" y conseguir el objetivo principal de reducir la pobreza.

Publicidad

Publicidad