Cargando...

Secciones

Publicidad

Ayman al-Zawahiri - AFP

Jerusalén El jefe de Al Qaeda llama a la yihad contra EEUU tras instalar su embajada en Jerusalén

Publicidad

Ayman al-Zawahiri afirmó que la localidad de Tel Aviv constituye también "territorio musulmán" y aseguró que "con Donald Trump no funciona el apaciguamiento, sino la resistencia por la vía de la yihad".

Internacional

Ayman al-Zawahiri, el jefe de Al Qaeda, llama a la yihad contra Estados Unidos después de la instalación de su embajada en Jerusalén. El médico egipcio afirma que la localidad de Tel Aviv constituye también "territorio musulmán" y afirma que: "con Donald Trump no funciona el apaciguamiento, sino la resistencia por la vía de la yihad". La decisión de EEUU rompe con un acuerdo internacional que defendía la necesidad de un acuerdo de paz entre los palestinos e Israel para la determinación del estatus y la situación de Jerusalén.

Publicidad

 En vídeo titulado 'Tel Aviv también es un territorio de los musulmanes', el exjefe de la organización terrorista Yihad Islámica de Egipto criticó duramente la decisión de la Autoridad Palestina y animó a sus seguidores a tomar las armas. Según informaciones de la agencia AFP, el líder de Al Qaeda afirmó que los países islámicos han fracasado al someterse a las decisiones del Consejo de Seguridad de la ONU, que insta a respetar la integridad territorial de cualquier miembro, incluido Israel, en lugar de la sharía o ley islámica.

Se espera que el lunes miles de palestinos protagonicen las protestas de la Franja de Gaza (frontera entre Gaza e Israel) contra la instalación de la embajada de Washington en Jerusalén. El ejército israelí ha reforzado sus tropas alrededor de la Franja advirtiendo a la población de que "no se acerque a la línea divisoria". 

Como parte de los preparativos ante posibles disturbios, las Fuerzas de Defensa de Israel han suspendido los entrenamientos de fuerzas de combate y dedicarán todos los esfuerzos a "confrontar los disturbios". El martes, hay convocadas también protestas masivas con motivo de la Nakba (Catástrofe, en árabe), como los palestinos denominan al exilio y desposesión que supuso para ellos la creación del Estado de Israel, que mañana cumplirá 70 años.

Publicidad

El destino de Jerusalén está entroncado en el corazón del conflicto israelopalestino, marcado por décadas de tensión sobre el estatus de sus lugares sagrados y por la "judaización" del territorio de Jerusalén Este, ocupado por Israel en 1967, declarado "unido" en 1980, y cuyo dominio ha consolidado con la construcción de asentamientos y la demolición de cientos de hogares palestinos. Sin embargo, la solución de paz de "dos estados" que defiende la comunidad internacional considera a esta porción de la ciudad santa la capital de un hipotético Estado palestino.

La apertura de la Embajada de EEUU en Jerusalén es un nuevo golpe a estas aspiraciones, aunque desde Washington se recuerda que la decisión de reconocer a la ciudad como capital israelí fue aprobada por el Congreso en 1995 y que desde entonces simplemente se ha ido aplazando "por cuestiones de seguridad" que el actual mandatario, Donald Trump, ha dado por zanjadas, puntualizando que no supone el reconocimiento de Jerusalén Este.

Publicidad

Publicidad

Publicidad