Cargando...

Secciones

Publicidad

Pandillas de Centroamérica - EFE

ACNUR ACNUR alerta del aumento de violencia y desplazamientos forzados en el norte de Centroamérica

Publicidad

A final del 2017 se habían registrado, a nivel mundial, más de 294.000 peticiones de asilo y refugio de personas procedentes de países como México y Belice, un 58% más que el año anterior. La Agencia de la ONU ha hecho un llamamiento a la comunidad internacional para facilitar la seguridad en los desplazamientos de estas personas.

Internacional

ACNUR, la Agencia de la ONU para los Refugiados, ha observado un importante aumento del número de personas que huyen de la violencia y la persecución en el Norte de Centroamérica.  A final del 2017 se habían registrado, a nivel mundial, más de 294.000 peticiones de asilo y refugio de personas procedentes del Norte de Centroamérica, un 58% más que el año anterior. La organización hace un llamamiento a la comunidad internacional con el objetivo de facilitar la seguridad en los desplazamientos de estas personas y ayudar a tratar las causas primarias de la situación en el Norte de Centroamérica.

Publicidad

La gran mayoría de quienes huyen buscando protección en países como Belice, México, Estados Unidos, Panamá y Costa Rica -estos dos últimos de forma cada vez más creciente-, son niños no acompañados o separados de sus familias, así como mujeres expuestas a sufrir cualquier tipo de violencia sexual y explotación al cruzar las fronteras. ACNUR recibe reiteradamente testimonios de personas que solicitan protección internacional tras huir de sus países de origen por amenazas de muerte o posibles reclutamientos forzados a manos de bandas criminales, o se ven abocados a la desesperación y la huida, dado el elevado nivel de homicidios en sus países de origen –en especial de mujeres- así como los de violencia de género y contra la comunidad LGTBI

ACNUR trabaja con gobiernos y organizaciones de la sociedad civil para establecer un Marco Integral Regional de Protección y Soluciones (MIRPS). Gracias a este marco, los desplazados pueden acceder a mejores condiciones de acogida y refugio, a procedimientos de asilo más eficaces y eficientes, y a mejores soluciones, tales como garantías de acceso a programas de asistencia social y al mercado laboral. Este último aspecto apoya su integración, ya que supone que los refugiados puedan contribuir a su vez con las comunidades que les acogen. Además, el marco establece mecanismos colaborativos de reasentamiento u otras vías legales para aquellas personas en situación de mayor riesgo, y refuerza la cooperación con los actores en materia de desarrollo para abordar las causas subyacentes al desplazamiento forzado en la región.

Aun así, las necesidades en la región siguen siendo enormes. ACNUR necesita 36,2 millones de dólares para proveer este año de protección y asistencia a los afectados por la situación del Norte de Centroamérica. Hasta ahora, sólo se ha recaudado un 12 por cierto de los fondos necesarios.

Publicidad

Publicidad

Publicidad