Cargando...

Secciones

Publicidad

El ministro del Interior del nuevo Gobierno italiano, en una foto del pasado 1 de junio de 2018. (REMO CASILLI | REUTERS)

Inmigración El nuevo ministro del Interior italiano dice que a los inmigrantes sin papeles "se les acabó la buena vida"

Publicidad

El nuevo responsable de las políticas de inmigración anuncia que trabajará "para hacer aún más eficaces las políticas de control, alejamiento y expulsión" de inmigrantes y afirma que los fondos destinados a la inmigración "son demasiados".

Internacional

Los miembros del nuevo Gobierno italiano, que empezó a trabajar el pasado viernes, parecen empeñados en llamar la atención en sus primeros días de trabajo con declaraciones a cual más sorprendente. Si el pasado fin de semana era el nuevo ministro de Discapacidad y Familia, Lorenzo Fontana, el que hacía gala de su homofobia al declarar que "las familias gais no existen", este lunes el que ha se he metido de lleno en un charco ha sido su colega de Interior y vicepresidente del Gobierno, Matteo Salvini, quien ha dejado entrever un punto xenófobo en sus declaraciones al señalar que a los inmigrantes indocumentados "se les ha acabado la buena vida" o que los fondos destinados a la acogida de inmigrantes "son demasiados".

Publicidad

En sus primeros días como ministro, Salvini ha lanzado sus consignas contra la inmigración. Ya ha anunciado que trabajará "para hacer aún más eficaces las políticas de control, alejamiento y expulsión". "La llegada y acogida de cientos de miles de no refugiados no puede continuar siendo un problema solo Italia. O Europa nos echa una mano para garantizar la seguridad de nuestro país o tendremos que buscar otras vías", advirtió este lunes el responsable de la inmigración en Italia. 

Estas declaraciones de Salvini se producen un día antes de que se apruebe un nuevo documento sobre inmigración en el Consejo de Interior de la Unión Europea (UE) que se celebrará en Luxemburgo. 

Según el programa de la reunión que celebrarán el martes los ministros de Interior de la UE, se revisarán algunos documentos sobre la Reforma del Sistema Europeo Común de Asilo y se debatirá sobre "la aplicación de los principios de responsabilidad y solidaridad", entre otras cosas.

Salvini está convencido de que la UE "penalizará de nuevo" a su país, por ello anunció el voto negativo de Italia: "Mañana votaremos 'no' al documento que será presentado en la reunión en Luxemburgo sobre la inmigración porque penalizará de nuevo a Italia y a otros países del Mediterráneo a favor de los países del norte y del este de Europa", dijo 

Publicidad

Salvini reiteró que "Italia no puede transformarse en un campo de refugiados", un eslogan que ya pronunció el domingo durante su visita al puerto de Pozzallo, en Sicilia, donde desembarcan los inmigrantes rescatados en el Mediterráneo Central.

"Sería tonto no reconocer que se ha hecho algo útil", agregó en referencia a los acuerdos de colaboración con las autoridades de Libia para controlar las costas y que han sido criticado duramente por las asociaciones humanitarias al considerar que se trata de "devoluciones en caliente" que no garantizan el derecho de estas personas.

Publicidad

Publicidad

Publicidad