Cargando...

Secciones

Publicidad

El presidente de la Comisión Europea, Jean-Claude Juncke (2º dcha), la primera ministra británica, Theresa May (2º izq), y el ministro británico para la Salida de la Unión Europea, David Davis (izq), en la Comisión Europea en Bruselas EFE

El Reino Unido remite a la UE un plan para asegurar la frontera con Irlanda

Publicidad

La propuesta especifica el proyecto de contingencia que entraría en vigor, si no se produce un pacto bilateral, a partir de diciembre de 2020

Internacional

El Gobierno del Reino Unido ha remitido este jueves a la Unión Europea (UE) una propuesta para garantizar la invisibilidad de la frontera con Irlanda al menos hasta diciembre de 2021, en caso de que no se haya cerrado antes un acuerdo de "brexit" definitivo.

Publicidad

La "Nota técnica: disposición aduanera temporal" especifica el plan de contingencia que entraría en vigor, en ausencia de un pacto bilateral, a partir de diciembre de 2020, cuando acaba el periodo de transición de 21 meses posterior a la salida británica de la UE, que se efectuará el 29 de marzo de 2019.

La publicación de este documento de seis páginas, que ha sido recibido con cautela por Dublín y Bruselas, ha estado precedida de negociaciones de última hora entre la primera ministra, Theresa May, y su ministro para el "brexit", David Davis, que discrepaba de un redactado inicial que carecía de fecha límite y amenazaba con dimitir.

Se espera que el plan de contingencia dure solo un año

Ambos han consensuado precisar que se espera que el plan de contingencia dure solo un año, hasta diciembre de 2021, si bien el texto es lo suficientemente ambiguo para dejar la puerta abierta a futuras modificaciones.

El documento difundido este jueves, que deberá pactarse con la UE, dice que "se espera" que el futuro acuerdo comercial y aduanero entre el Reino Unido y los Veintisiete, que haría innecesario el plan B, esté listo "como muy tarde" en diciembre de 2021 -la que sería la supuesta fecha límite-.

Publicidad

"El Reino Unido tiene claro que la disposición aduanera temporal (o plan de contingencia), si fuera necesaria, debería ser limitada en el tiempo, y solamente se aplicaría hasta que se introdujera el futuro acuerdo aduanero", indica el texto británico.

Añade que "el Reino Unido tiene claro que el acuerdo aduanero futuro debe cumplir los compromisos adquiridos respecto a Irlanda del Norte", que incluyen mantener una frontera sin controles entre esa provincia británica e Irlanda, a fin de preservar el proceso de paz de 1998.

Publicidad

El Gobierno de Londres "espera que ese futuro acuerdo esté listo para finales de diciembre de 2021 como muy tarde", momento en que cesarían las provisiones temporales, recoge el texto.

Reino Unido asumiría los mismos aranceles que la UE para garantizar la fluidez comercial y fronteriza

La "nota técnica" precisa que, durante el periodo de vigencia del plan de reserva, el Reino Unido asumiría los mismos aranceles que la UE para garantizar la fluidez comercial y fronteriza.

La disposición temporal se aplicaría a otras dependencias de la Corona, lo que incluye a las islas de Guernsey, Jersey y Man, y el Gobierno británico se reserva el derecho a negociar en ese tiempo acuerdos de libre comercio con terceros países.

Los analistas han señalado que, mientras que este plan de última instancia podría servir para evitar los controles fronterizos, no asegura la protección de los estándares comerciales del mercado único.

Durante los veintiún meses de transición post-"brexit", sí está previsto que se mantengan las estructuras comunitarias actuales, a la espera de que se concrete la futura relación bilateral.

El negociador jefe de la UE, Michel Barnier, respondió en Twitter al documento de Londres, y dijo que lo valorará en base a "tres cuestiones".

Estas son: "¿Se trata de una solución que funciona para evitar una frontera física? ¿Respeta la integridad del mercado único y la unión aduanera? ¿Es un plan para todas las contingencias?".

Por su parte, el ministro de Exteriores irlandés, Simon Coveney, señaló que ahora corresponde a la Comisión evaluar si la propuesta británica es suficiente.

"Nuestra preferencia sería un acuerdo general entre el Reino Unido y la UE sobre la futura relación que resolviera todos los asuntos", dijo.

"Sin embargo, sigue siendo vital que se acuerde un plan de contingencia legalmente vinculante para proporcionar la certidumbre de que, en cualquier circunstancia, se evitará una frontera física" con Irlanda, añadió.

Después de acordar este plan de contingencia, que se analizará con vistas al Consejo Europeo del 28 y el 29 de junio, el Gobierno de Londres todavía debe ponerse de acuerdo sobre la futura relación aduanera con la UE, entre otros aspectos del eventual acuerdo bilateral.

Publicidad

Publicidad

Publicidad