Cargando...

Secciones

Publicidad

Panorámica de la Eurocámara. EFE | Archivo

Brexit España gana cinco escaños más en el nuevo reparto de la Eurocámara tras el Brexit

Publicidad

Francia tendrá otros cinco, Italia y Países Bajos ganarán tres escaños y otros ocho países recibirán cada uno un eurodiputado más: Polonia, Rumanía, Suecia, Dinamarca, Finlandia, Austria, Eslovaquia y Estonia.

Internacional

El pleno del Parlamento Europeo ha aprobado este miércoles el nuevo reparto de escaños para adecuar la Cámara a la salida de Reino Unido del bloque en 2019, que reducirá de 751 a 705 el número de eurodiputados pero dará a España cinco escaños más de los 54 con los que cuenta actualmente.

Publicidad

La nueva composición de la Eurocámara ha sido aprobada con 566 votos a favor, 94 en contra y 31 abstenciones, pero todavía debe recibir el visto bueno definitivo de los jefes de Estado y de Gobierno de los Veintiocho en la cumbre que tendrá lugar en Bruselas los días 28 y 29 de junio.

Así, los 27 escaños liberados por la salida de Londres del club europeo se repartirán entre los países que ahora están infrarrepresentados. Los otros 46 puestos se reservarán a la posible incorporación de nuevos estados miembros en el futuro.

España y Francia son los países más favorecidos en el nuevo reparto, al sumar cada uno cinco escaños adicionales, lo que en el caso español se traduce en aumentar su representación de 54 a 59 eurodiputados y en el francés, subir hasta 79. Alemania, el país con mayor representación en la Eurocámara conserva sin cambios los 96 escaños de que dispone actualmente.

Publicidad

Tras Francia y España, Italia y Países Bajos ganarán tres escaños y otros ocho países recibirán cada uno un eurodiputado más: Polonia, Rumanía, Suecia, Dinamarca, Finlandia, Austria, Eslovaquia y Estonia.

Según la normativa europea, el número de miembros del Parlamento Europeo no puede rebasar la cifra de 750 eurodiputados, más el presidente. También señala que la representación será "decrecientemente proporcional", con un mínimo de seis diputados por país y un máximo de 96.

La proporcionalidad decreciente implica que un país más pequeño no puede tener más escaños que otro más grande y que el ratio de habitantes por escaño debe aumentar a medida que se incrementa la población, con el objetivo de que la distribución de asientos refleje la evolución demográfica de los países.

Publicidad

Publicidad

Publicidad