Cargando...

Secciones

Publicidad

Australia declara la guerra al movimiento antivacunas.- REUTERS

Antivacunas Australia multará cada 15 días a los padres que no vacunen a sus hijos

Publicidad

El Gobierno de una vuelta de tuerca a la batalla contra las familias antivacunas y sancionará a los progenitores con 18 euros cada quincena como recordatorio de su irresponsabilidad al no cumplir el calendario de vacunación

Internacional

El Gobierno australiano ha dado un paso en su campaña contra el creciente movimiento antivacunas, es decir, familias que deciden no poner a sus hijos las vacunas marcadas por el calendario médico. Un fenómeno que ha ido creciendo en Australia desde finales de la década de los años 90, cuando el índice de menores inmunizados contra enfermedades descendió hasta el 73,6% debido a una campaña de la organización "Australian Vaccination Network", que promovía que éstas no fuera obligatorias para los niños australianos.

Publicidad

Ya en 2016, el Ejecutivo puso en marcha el programa No Jab, No Pay (Sin pinchazo no hay pago), que descontaba dinero de la bonificación fiscal anual de las familias que no llevaran al día el calendario de vacunación. La penalización anual equivalía  737 dólares australianos (467 euros). Sin embargo, el Gobierno ha modificado está penalización anual por una quincenal. Cada familia será sancionada con una multa de 18 euros cada 15 días por cada hijo que no se haya sometido a las vacunaciones inmunitarias, una cifra que, al año, es similar a la anterior, pero que “servirá como recordatorio frecuente para estos progenitores irresponsables", ha explicado el ministro de Asuntos Sociales, Dan Tehan". Además, la multa será mayor para las familias que ingresen más de 80 dólares australianos al día.

La decisión se debe, explica el Ejecutivo, a que el número de los objetores de conciencia ha pasado del 0,23% de la población australiana en 1999 al 1,77 en 2014, y las autoridades sanitarias ven una relación estrecha entre este aumento de personas no inmunizadas y la reaparición de enfermedades que se consideraban erradicadas , como el sarampión. Según Dan Tehan, "los padres que no inmunizan a sus hijos ponen en riesgo a sus propios hijos y también a los hijos de otras personas", agregó el funcionario, ha advertido del aumento de los contagios.

Publicidad

Publicidad

Publicidad