Cargando...

Secciones

Publicidad

El ministro de Interior italiano, Matteo Salvini. -REUTERS

Cierre de puertos en Italia Malestar en el Gobierno de Italia por el bloqueo de Salvini a barcos de su propia Guardia Costera

Publicidad

El ultraderechista vicepresidente y ministro de Interior italiano aún no ha dado permiso para entrar a puerto a un barco de sus guardacostas con 67 personas rescatadas por el buque de una petrolera frente a Libia. "Estos delincuentes, que no son refugiados, terminen por un tiempo en la cárcel", ha dicho Salvini

Internacional

El ministro del Interior de Italia, Matteo Salvini, ha confirmado que aún no ha dado autorización a atracar a la patrullera Diciotti de la Guardia Costera italiana, que lleva a bordo a las 67 personas  que transbordó de un barco privado que los rescató frente a las costas de Libia.

Publicidad

La negativa de Salvini está provocando malestar entre miembros del Gobierno, formado por la ultraderechista Liga y el Movimiento 5 Estrellas (M5S), ya que se está bloqueando la entrada en puerto de un barco italiano y además de la Guardia Costera.

Salvini justificó su decisión al asegurar que entre estos inmigrantes hay "gente que ha agredido y amenazado y que no tienen que terminar en un hotel sino en la cárcel". "No daré la autorización hasta que no tenga garantías de cara a la seguridad de los italianos y que estos delincuentes, que no son refugiados, terminen por un tiempo en la cárcel y lo antes posible repatriados a sus países", explicó Salvini después de reunirse este miércoles con el presidente del Gobierno, Giuseppe Conte.

Los 67 inmigrantes fueron rescatados por el barco privado italiano que trabaja para una petrolera el Vos Thalassa al que Interior en un primer momento no concedió un puerto para atracar, ya que se les acusó de haber intervenido cuando estaba ya llegando la Guardia Costera italiana.

Publicidad

Finalmente los inmigrantes fueron transbordados a la nave Diciotti de la Guardia Costera italiana después de que algunos "ponían en peligro la vida de la tripulación", según explicó el ministro de Transportes, Danilo Toninelli.

Di Maio: "No se puede imaginar que se cierre un puerto a un barco italiano"

Fuentes del interior explicaron que los migrantes, entre los que hay hombres, mujeres y niños, son cuatro de Argelia, uno de Chad, uno de Bangladesh, dos de Egipto, uno de Ghana, diez de Libia, cuatro de Marruecos, uno de Nepal, 23 de Pakistán, siete de Palestina, 12 de Sudán y uno de Yemen.

Los que han sido acusados de amenazar a la tripulación que los había acogido inicialmente son un ganés y un sudanés, añadieron dichas fuentes. La ministra de Defensa, Elisabetta Trenta, defendió en una entrevista publicada este miércoles en el diario Avvenire que "el camino no es cerrar los puertos".

Publicidad

Por su parte el vicepresidente y líder del M5S, Luigi di Maio, afirmó que aunque "no quiere otro titular contra el ministro del Interior, no se puede imaginar que se cierre un puerto a un barco italiano".

No obstante, Di Maio añadió que comparte la "perplejidad" de lo que está sucediendo en el Mediterráneo.

Publicidad

Publicidad

Publicidad