Cargando...

Secciones

Publicidad

La patrullera "Diciotti" de la Guardia Costera italiana transporta a 67 inmigrantes rescatados frente a las costas de Libia al puerto de Trápani (Italia).- EFE/ Igor Petyx

Salvini impide desembarcar a 67 migrantes rescatados pese a estar el barco en el puerto

Publicidad

El ministro del Interior italiano sigue tensando la cuerda en el gobierno de coalición con le Movimiento 5 Estrellas. Afirma que entre los rescatados "hay gente que ha agredido y amenazado y que no tienen que terminar en un hotel sino en la cárcel". Los migrantes fueron rescatados por un barco privado y, al parecer, alguno de ellos protestaron cuando supieron que iban a ser entregados a los guardacostas libios.

Internacional

El miércoles, el ministro del Interior Italiano, Matteo Salvini, negó el acceso a puerto a uno de los barcos de su propia Guardia Costera, la patrullera Diciotti, que llevaba a bordo a 67 migrantes rescatados frente a las costas libias por un barco privado que trabaja para una empresa petrolera.

Publicidad

La decisión generó malestar en su socio de Gobierno, el populista Movimiento 5 Estrellas. Por su parte, el ministro de Infraestructuras, Danilo Toninelli (del Movimiento 5 Estrellas), responsable de los rescates en el mar y del sistema portuario y de quien depende la Guardia Costera, ha permitido la entrada de la nave en el puerto de Trapani, pero Salvini, líder de la ultraderechista Liga, ha impedido que los rescatados bajen del barco.

Estos migrantes fueron rescatados el pasado día 9 en aguas del Mediterráneo central por el buque Vos Thalassa y después fueron transbordados a la nave de los guardacostas italianos tras un presunto enfrentamiento de dos náufragos con la tripulación al enterarse de que la Guardia Costera libia iba a hacerse cargo de ellos y devolverlos a Libia, un puerto considerado no seguro para los migrantes y refugiados.

Salvini: "Mientras no esté claro lo ocurrido, no autorizo a nadie a bajar del Diciotti"

El miércoles llegó al Diciotti un equipo de la Policía italiana para investigar lo sucedido y levantó una denuncia contra estos dos migrantes, uno de nacionalidad ghanesa y otro sudanés, informan los medios locales. Esa es la razón por la que Salvini se niega a que desembarquen todos los recatados. Hay "gente que ha agredido y amenazado y que no tienen que terminar en un hotel sino en la cárcel", ha alegado el también vicepresidente italiano.

Publicidad

Desde la ciudad austríaca de Innsbrück, donde participó en un consejo de ministros de Justicia e Interior de la Unión Europea, Salvini aseguró que no permitirá que los migrantes desembarquen hasta que no se aclare lo ocurrido en el mar. "Mientras no esté claro lo ocurrido, no autorizo a nadie a bajar del Diciotti. Si alguien lo hace en mi lugar, que asuma la responsabilidad", afirmó Salvini, que también es vicepresidente del Gobierno, en declaraciones recogidas por los medios.

En este sentido consideró que "o han mentido los responsables (del buque Vos Thalassa), al denunciar agresiones que no se produjeron y entonces deben pagar", o "la agresión se produjo y los responsables deben ir a la cárcel".

Salvini aseguró que no tiene "ninguna prisa por hacer bajar" del barco a los inmigrantes, hasta que la Fiscalía de Trapani determine si alguno de ellos incurrió en delito y puso en riesgo a la tripulación de la Vos Thalassa y decide si aplica medidas cautelares.

Publicidad

"La Fiscalía está trabajando, esperemos el resultado. No hago de juez o policía, no he interrogado a nadie, soy ministro y trato de hacer respetar el orden público. Si hay violentos, deben ir a la cárcel y no a un hotel", consideró Salvini.

Publicidad

Publicidad

Publicidad