Cargando...

Secciones

Publicidad

Driss Oukabir, uno de los detenidos en relación con los atentados yihadistas cometidos en Barcelona y Cambrils (Tarragona), mientras era trasladado a la Audiencia Nacional. EFE/J.J. Guillén

Violencia de género Driss Oukabir tuvo un juicio rápido por violencia machista tres días antes de los atentados

Publicidad

Política

El detenido por su presunta implicación en los atentados de Barcelona y Cambrils (Tarragona), Driss Oukabir, tuvo un juicio rápido en el juzgado de Ripoll (Gerona) por violencia machista tres días antes de los ataques en la que se decretó una orden de alejamiento de alejamiento de su pareja que está vigente y será juzgado en febrero.

Publicidad

Según fuentes judiciales, Oukabir, que actualmente está en prisión provisional por orden de la Audiencia Nacional por delitos de integración en organización terrorista, asesinato y lesiones de carácter terrorista, fue detenido el 23 de julio por los Mossos d'Esquadra al recibir una denuncia de los vecinos.

Al día siguiente, Oukabir compareció ante la titular del Juzgado de Ripoll, que acordó una orden de alejamiento y una prohibición de comunicarse con su pareja, pese a que la mujer decidió no acusar a su pareja y solo acusó Fiscalía.

El 14 de agosto, tan solo tres días antes del atentado de Barcelona, se celebró un juicio rápido en el Juzgado único de Ripoll, en el que Oukabir no se conformó, por lo que la causa fue enviada al juzgado penal 6 de Gerona que tiene las competencias en violencia doméstica, y el juicio por este caso se celebrará en febrero de 2018.

Publicidad

Archivada otra denuncia

En 2012, Driss Oukabir pasó un mes en prisión preventiva en el antiguo centro penitenciario de Figueres (Gerona) por una denuncia por un presunto delito de abusos sexuales a otra mujer, aunque finalmente no fue condenado por estos hechos.

Según han indicado fuentes judiciales a Europa Press, Oukabir fue denunciado por violación por una joven con la que él y un amigo habían pasado la noche, pero finalmente el caso se archivó por falta de pruebas.

Publicidad

Publicidad

Publicidad