Cargando...

Secciones

Publicidad

Javier Lambán abre este miércoles con el debate del estado de la comunidad un curso político plagado de reválidas /Cortes de Aragón

Javier Lambán enfrenta su otoño decisivo

Publicidad

El presidente del Gobierno de Aragón abre con el debate de la comunidad una batería de reválidas políticas: primarias en el PSOE, crisis en el ejecutivo y una negociación de presupuestos marcada por la incertidumbre de un Podemos en pleno proceso de relevo de Echenique

Política

“Lo que empieza por ‘y si…’ suele acabar por ‘la fastidiamos”, dice un dicho aragonés, idóneo para describir el ambiente de expectativas con el que, este año, afrontan los partidos el debate del estado de la comunidad que hoy comienza en las Cortes de Aragón. Básicamente, por el hecho de que el presidente de la comunidad y barón socialista, Javier Lambán, abre con él una cadena de reválidas, de resultado incierto, que incluye, en apenas un mes, las primarias de su partido, una previsible crisis de gobierno en función de su resultado y la posterior negociación presupuestaria entre los partidos de la izquierda, cuya habitual incertidumbre se ve este otoño condicionada por el proceso de sucesión de Pablo Echenique al frente de Podemos.

Publicidad

Sin embargo, junto con esas expectativas de eventuales cambios, que han comenzado a generar cierto alboroto mediático, hay sobre la mesa datos tan obvios como poco desdeñables: Lambán llega al debate que abre su otoño decisivo como presidente de la comunidad y como secretario general de su partido, y con posibilidades de seguir en ambos puestos a partir de mediados de octubre. Aunque también de no continuar, claro.

“Los ciudadanos siguen teniendo problemas que necesitan soluciones, y vamos a hablar de ellos”, señalan fuentes próximas a Lambán, que planteará la necesidad de cerrar algunos boquetes institucionales como la renovación del Justicia (lleva tres años en funciones) y la Cámara de Cuentas y la de desencallar iniciativas como la Renta Básica o la gestión de la televisión autonómica. No obstante, todo apunta a que uno de los ejes del debate girará en torno a la críptica declaración que hizo ante el Comité Regional que el 1 de septiembre abrió el proceso orgánico: la presidencia del Gobierno autonómico y la secretaría general del PSOE aragonés, dijo, “son dos condiciones que ostento y que no puedo ejercer sino de manera indisolublemente unida”.

Unas elecciones no anunciadas

“Esperamos que aclare por qué está preocupado, si por su supervivencia o por los ciudadanos”, señaló la portavoz del PP, Mar Vaquero, para quien Lambán, al que calificó de “desnortado”, intenta“ponerle a Ferraz como precio la presidencia del Gobierno de Aragón”. “A ver qué argumentos tiene para explicar esta situación de inestabilidad y de falta de liderazgo, a la que pretende arrastrar a todos los ciudadanos con unas elecciones”, añadió.

Publicidad

“Esperemos que ese anuncio no sea un cebo para dedicar el debate a la situación del PSOE”, anotó la portavoz de Podemos, Maru Díaz, que acusó a Lambán de “mantener la presidencia [autonómica] como un espacio de trinchera”. “Es llamativo que amenace con marcharse, la sorpresa sería que empezara a hacer algo”, ironizó la diputada morada, para quien el socialista carece de proyecto. “La parálisis y la dejación de funciones ha pasado de ser llamativa a preocupante”, añadió.

La portavoz de Podemos, Maru Díaz, intervendrá en nombre de los morados, en pleno proceso de relevo de Echenique /Cortes de Aragón

Sin embargo, lo cierto es que Lambán no ha vinculado formalmente su continuidad al frente del ejecutivo con el resultado de las primarias, ni tampoco ha anunciado que esa eventual renuncia pudiera tener forma de convocatoria electoral o de dimisión previa a la investidura de un sucesor, apuntan fuentes del PSOE aragonés, formación en la que el único episodio de bicefalia del que hay noticias, en 1999, terminó con la dimisión del secretario general, Isidoro Esteban, para acabar siendo relevado por el recién elegido presidente de la comunidad, Marcelino Iglesias, al que primero le había disputado la candidatura y después había intentado imponerle varios consejeros.

Publicidad

Las mismas fuentes admiten, no obstante, que una victoria de la exconcejal zaragozana Carmen Dueso en las primarias llevaría a “alguna decisión trascendental”. En Cantabria, donde el PSOE gobierna con el PRC de Miguel Ángel Revilla, el relevo de la ‘susanista’ Eva Díaz por el ‘sanchista’ Pablo Zuloaga ha conllevado el cese de dos ejecutivos de empresas públicas y de un consejero (Ramón Ruiz, de Educación) que se oponía a esos cambios.

La disolución del ‘sanchismo’ local

De los barones que capitalizaron el apoyo a Susana Díaz en su enfrentamiento contra Pedro Sánchez, Lambán y el castellanomanchego Emiliano García Page son los únicos que no han despejado su futuro inmediato. Guillermo Fernández-Vara y Ximo Puig siguen al frente del PSOE y de los gobiernos autonómicos en Extremadura y Valencia, como la propia Díaz lo hace en Andalucía, mientras el asturiano Javier Fernández se retira al acabar la legislatura.

Publicidad

Lambán tendrá como rival en las primarias a Dueso, candidata oficial de Ferraz en una comunidad en la que, sin embargo, el ‘sanchismo’ se ha disuelto: Susana Sumelzo ha anunciado neutralidad en un proceso orgánico del que permanecen al margen otros destacados sanchistas como el alcaldede Utebo, Miguel Dalmau, y la directora del Consejo Asesor para la Igualdad, Altamira Gonzalo , mientras algunos, como el alcalde de Cariñena, Sergio Ruiz, se han pasado a las filas de Lambán.

Una de las causas de ese paso atrás es el apoyo de Ferraz a Dueso tras haberse alineado con ella la dirección del PSOE de Huesca. En esa provincia se impuso Díaz en mayo tras haber sido un año antes la única que dijo ‘no’ a la propuesta de pacto de gobierno con Ciudadanos.

La exconcejal zaragozana Carmen Dueso, candidata de Ferraz, le disputa a Javier Lambán la secretaría general del PSOE aragonés /Cortes de Aragón

Tensiones larvadas y reabiertas

Distintas fuentes auguran una campaña interna reñida que, por una parte, enfrenta a dos veteranos y, por otra, evoca las disputas de la pasada década entre los socialistas zaragozanos y a los oscenses. Estas habían quedado larvadas tras regresar el PSOE al Gobierno autonómico hace dos años pese a haber obtenido sus peores resultados históricos, pero comenzaron a reabrirse con la crisis que apartó al secretario general de los segundos, Antonio Cosculluela, de la presidencia de las Cortes de Aragón en favor de Violeta Barba, de Podemos.
El debate también permitirá visualizar las relaciones en el grupo parlamentario, en el que los partidarios de uno y otra candidatos también están igualados.

Del resultado de esas primarias, y de sus consecuencias en el Gobierno autonómico, dependerán dos de las tareas que Lambán tiene sobre la mesa. Una de ellas es la renovación de los segundos niveles del ejecutivo que anunció en mayo, y que queda paralizada, como mínimo hasta octubre. La otra es la redefinición de las tensas relaciones del PSOE con Podemos en Aragón, donde los morados se encuentran en pleno proceso de sucesión de Pablo Echenique como secretario general, puesto al que optan los diputados autonómicos Erika Sanz y Nacho Escartín.

Publicidad

Publicidad