Cargando...

Secciones

Publicidad

Firma y sello de Eugenio Pino, director adjunto operativo, en una de las cartas que dirigió el 31 de julio de 2014 al Grupo Rayzonen en Tel Aviv solicitando una demostración de los sistemas secretos para grabar móviles en secreto.

Las cloacas de Interior El ministro del Interior fue grabado con un sistema que Pino y Gago compraron en Israel

Publicidad

El ex director adjunto operativo (DAO) de la Policía y su jefe de la Gabinete tramitaron ilegalmente la adquisición con fondos reservados de Sprinter e InterApp, diseñados por el Grupo Rayzone para "que las agencias de inteligencia y policiales intercepten y graben llamadas de voz y mensajes de texto". Ese fue el mismo sistema de alta tecnología que el comisario Villarejo empleó para la Operación Cataluña y con el que se grabó la conversación de agentes del CNI en el caso Nicolás.

Política

Fue el mayor escándalo de Las cloacas de Interior y el ministro Jorge Fernández Díaz clamó a los cuatro vientos que lo investigaría a fondo y que actuaría judicialmente contra Público por desvelar las grabaciones de sus conversaciones, en su despacho oficial, conspirando contra políticos y partidos. Pero ni su ministerio ni la Fiscalía lo investigaron y nunca se supo cómo se pudo cometer semejante violación de la seguridad del Estado. Hasta hoy.

Publicidad

Tras un largo trabajo de investigación sobre esas grabaciones, Público está en condiciones de afirmar que el ministro del Interior fue grabado mediante un sistema secreto de alta tecnología, de fabricación israelí, que adquirieron ilegalmente al Rayzone Group Ltd (con sede en Tel Aviv) el director adjunto operativo (DAO) de la Policía, Eugenio Pino, y su jefe de Gabinete, José Ángel Fuentes Gago.

Ese mismo sistema de grabación, a través de un teléfono móvil que es secuestrado para convertirlo en micrófono remoto, fue el que se empleó para grabar ilegalmente la reunión entre agentes del servicio secreto CNI y de Asuntos Internos, hecho del que se ha abierto una pieza separada en el sumario del caso del pequeño Nicolás.

Además, todo indica que el comisario José Manuel Villarejo –recién detenido y encarcelado por vender información de espionaje a multimillonarios y enriquecerse con operaciones de presunto blanqueo y cohecho– utilizó ese mismo sistema sofisticado en las numerosas grabaciones que efectuó para la Operación Cataluña contra políticos soberanistas catalanes, ya que en los correos electrónicos ocultos que Pino y Gago cruzan con la empresa israelí a través de un mail pantalla especifican hay que "llevar el material a Barcelona", pero no en vuelo directo desde Israel a esa ciudad.

Publicidad

"Para pasar el material de forma segura, se ha de utilizar el aeropuerto de Madrid y después llevarlo a Barcelona"

Esa es otra clara indicación de la participación de la red de Villarejo en la operación, ya que su principal cómplice –también preso por orden de la jueza de la Audiencia Carmen Lamela– es Carlos Salamanca, quien en la época era el comisario-jefe de Barajas y participaba en la presunta comisión de delitos –como facilitar la entrada irregular de inmigrantes– gracias a su control sobre los mecanismos de seguridad aduaneros del aeropuerto de la capital. Y en uno de los correos electrónicos se especifica que "para pasar el material de forma segura, se ha de utilizar el aeropuerto de Madrid y después llevar el material a Barcelona. El hotel en Barcelona, sin problemas. Solamente nos tenéis que decir cuantas personas vienen y cuantos días así como las fechas."

Ese mail –volcado por encargo de Pino y Gago en la cuenta de correo electrónico pantalla– indica también que la operación de compra de los sistemas secretos de grabación ya ha sido cerrada, pues detalla:

Como continuación a la conversación mantenida en el día de ayer, nuestros jefes nos piden que os informemos de lo siguiente: 1.- Quieren mantener una reunión el día 3 de septiembre [de 2014] para ver resultados y poder informar, igualmente, ellos de los resultados a los superiores. 2.- El pago del día 6, se hará como acordemos por este medio, en la cantidad de 90. 3.- El pago del día 15, será de de 15 y no de 35. 4.- Los 20 restantes, se entregarán el día 3 en la reunión que mantengamos.

Publicidad

Carta de Eugenio Pino al Rayzone Group para la prueba de los sistemas de espionaje telefónico.

Queda bien claro de todo ello que se va a comprar esa sofisticada tecnología, a cuenta de la Dirección Adjunta Operativa de la Policía –tal como consta en cartas con el membrete, el sello y la firma de Eugenio Pino a las que ha tenido acceso Público(una de las cuales se reproduce en el margen izquierdo de este párrafo)–, y que se solicita que sea introducida de forma subrepticia en España a través del Aeropuerto de Barajas.

En esta "Letter of invitation" (escrita en inglés) se especifica que las pruebas de campo de esos sistemas de espionaje telefónico –InterApp y Sprinter, uno de los cuales sirve para interceptar los datos de móviles y el otro para escuchar y grabar conversaciones de voz y descubrir mensajes de texto de forma remota– se prolongarán durante "10 días laborables" y serán efectuadas por "los equipos técnicos y operativos pertinentes". La fecha propuesta para el "encuentro de arranque" de esas pruebas de campo es el 11 de agosto de 2014.

Publicidad

Pino y  Gago transmitieron sus correos a través del mail pantalla de un funcionario con el nombre clave 'Lionel'

Aparte del hecho de que Pino y Gago transmitieron sus correos a través del mail pantalla de un funcionario de la Unidad de Asuntos Internos de la Policía, que utilizaba el nombre clave de "Lionel" y la discreta cuenta ananas2014@gmail.com, también queda patente que esa operación se hizo sin conocimiento ni autorización judicial –como es preceptivo para sistemas de interceptación de comunicaciones privadas protegidas por la Constitución– porque la transacción no ha quedado registrada en la Dirección Operativa del Cuerpo Nacional de Policía, como debería ser si se hubiera seguido el procedimiento administrativo correspondiente.

Más aún, el Cuerpo Nacional de Policía y la Guardía Civil ya cuentan con un sistema
integrado de interceptación telefónica (cuya adjudicación y contrato figuran en el BOE nº 256 de 25 de Octubre de 2007), el Evident Prosis (BOE 155 de 30 de Junio de 2015) o más recientemente el EVIDENT X-STREM, que sustituye a los
anteriores (BOE 285 de 28 de Noviembre de 2015 ).

En cuanto a los sistemas adquiridos subrepticiamente por Pino y Gago, la propia empresa israelí Rayzone detalla, en su página web en inglés:

"El sistema InterApp permite obtener información íntima de cualquier usuario de teléfono que esté en la proximidad del sistema. Los datos recopilados incluyen: dirección de correo electrónico y contraseña del usuario, lista de contactos, Dropbox, sistema operativo del teléfono, fotos, navegación por el historial de Internet, ubicaciones y mucho más".

"Sprinter es un sistema de interceptación táctico activo indetectable para redes celulares 2G / 3G / 4G. Sprinter permite que las agencias de inteligencia y policiales intercepten y graben llamadas de voz, y mensajes de texto, y obtengan la ubicación del objetivo. El sistema Sprinter intercepta y registra las llamadas de voz entrantes y salientes del objetivo, y los mensajes de texto (SMS), y sirve para manipular la comunicación del objetivo. El sistema es totalmente transparente e indetectable, ni por el operador de telefonía móvil ni por el objetivo".

El móvil de De Alfonso fue interceptado y convertido en grabadora secreta en el despacho del ministro del Interior

Pues bien, exactamente eso es lo que ocurrió durante las entrevistas entre el ministro Fernández Díez y el entonces jefe de la Oficina Antifraude de Catalunya, Daniel de Alfonso, en el despacho del primero. El teléfono interceptado y convertido en grabadora secreta de las conversaciones fue el de De Alfonso –como ya dedujimos en el análisis que efectuamos de las grabaciones originales en Público– y por eso fueron infructuosas las investigaciones sobre esa gravísima violación de la seguridad de Estado.

Por eso y porque la Policía Judicial no entró de lleno en la investigación del origen de las grabaciones, pues en aquel momento dependía del mismo director adjunto operativo que ya sabía perfectamente cómo se habían efectuado. A pesar de que tanto el Congreso de los Diputados como el Parlament de Catalunya crearon sendas comisiones de investigación sobre el tema, jamás se abrió una causa judicial sobre tan grave violación de la seguridad del Estado.

El propio De Alfonso reconoció en su día, a preguntas de la periodista Patricia López, que previamente a los encuentros había entregado su móvil precisamente a Fuentes Gago, quien fue también quien gestionó sus citas con el ministro:

“Yo he confiado en ellos, y me he confiado y el contacto sí era José Ángel Fuentes Gago. Ahora, nunca pensé ni hubiera pensado que a mí me tuvieran el teléfono monitorizado para hacer cosas parecidas”, declaró De Alfonso a Público. "Ahora, si me lo han hecho, que pague el que tenga que pagar, si me han hecho el teléfono zombie, que pague quien tenga que pagar, me da igual que sea mi amigo, que sea mi contacto, que sea lo que sea"…

Por todo esto, es casi evidente cómo se efectuaron las célebres grabaciones en el despacho del ministro, cuyos audios ofreció Público en exclusiva en junio de 2016. Además, ése fue también el sistema por el que se realizó la grabación ilegal a agentes del Centro Nacional de Inteligencia y de Asuntos Internos, en la que estuvo implicado el comisario Villarejo y cuya investigación judicial aún no ha sido concluida.

Pero la explicación de ese otro caso requerirá un segundo artículo.

...CONTINUARÁ

Publicidad

Publicidad