Cargando...

Secciones

Publicidad

Imagen de televisión del expresidente de la Generalitat Carles Puigdemont. que ha aparecido en la tarde de este lunes, por sorpresa, en la presentación de un libro sobre Catalunya en la Guerra Civil, en Bruselas. EFE

21-D Puigdemont asegura que una solución diferente a la independencia es "posible"

Publicidad

Puigdemont está confeccionando una "lista del president", que rivalizará con la ERC de Oriol Junqueras y en la que el peso de la antigua CDC será mucho menor al que habría tenido en una candidatura convencional del PDeCAT.

Política

El presidente cesado de la Generalitat de Catalunya, Carles Puigdemont, asegura este lunes en una entrevista al diario belga Le Soir que una solución diferente a la independencia es "siempre posible".

"¡Siempre es posible! ¡He trabajado durante treinta años para obtener otro anclaje de Catalunya en España! Hemos trabajado mucho en eso, pero la llegada al poder del señor Aznar detuvo esa senda", afirmó al periódico francófono el político catalán, quien insiste en estar dispuesto a aceptar "la realidad de otra relación con España".

Publicidad

Así, Puigdemont se muestra a favor de un acuerdo con el Gobierno central, pero subraya que el origen de la crisis actual se encuentra en 2010, cuando el Tribunal Constitucional declaró inconstitucionales varios artículos del Estatuto de Autonomía de Catalunya.

La "lista del president", a punto

De cara al 21-D, Carles Puigdemont prepara una lista con la marca Junts per Catalunya, sin los más altos cargos orgánicos del PDeCAT y con protagonismo de exconsellers presos o en Bélgica, alcaldes del partido y perfiles independientes, según fuentes demócratas.

Puigdemont, que este lunes ha aparecido por sorpresa en la presentación en Bruselas de un libro sobre Catalunya en la Guerra Civil, está confeccionando una "lista del president", que rivalizará con la ERC de Oriol Junqueras y en la que el peso de la antigua CDC será mucho menor al que habría tenido en una candidatura convencional del PDeCAT. En esta lista transversal se prevé que tengan un papel relevante figuras independientes como la del presidente de la ANC, Jordi Sánchez, encarcelado desde el 16 de octubre, a quien las fuentes consultadas sitúan como uno de los nombres deseados para el 21-D.

Publicidad

"No haremos una lista camuflada del PDeCAT", han remarcado fuentes demócratas, que argumentan que el partido cede su plataforma electoral para que Puigdemont pueda defender su posición -sostiene en Bruselas que sigue siendo el presidente del Govern "legítimo" de Catalunya- en unas elecciones "insólitas", convocadas por el Gobierno de Mariano Rajoy con el artículo 155 de la Constitución.

Según diversas fuentes del PDeCAT, no está previsto que participe "ningún cargo orgánico" del partido, lo que incluiría no sólo a la coordinadora general, Marta Pascal, sino también a la vicepresidenta de la formación y exconsellera de la Presidencia, Neus Munté, que se perfila como alcaldable por Barcelona.

Publicidad

No obstante, hasta el viernes no habrá nada cerrado y seguirán los contactos para confeccionar las listas de Junts per Catalunya, unas conversaciones que, según las fuentes consultadas, pilotarán en buena medida Puigdemont y su antecesor en la presidencia de la Generalitat, Artur Mas, hoy presidente del PDeCAT.

Fuentes del PDeCAT han dado por hecho que en la lista figurarán el presidente de la Asociación Catalana de Municipios, Miquel Buch, y la presidenta de la Asociación de Municipios por la Independencia, Neus Lloveras. También tienen abierta la puerta los miembros de la Mesa del Parlament, aunque su delicada situación judicial hace que ni Lluís Corominas ni Ramona Barrufet tengan previsto repetir como diputados. Lluís Guinó también sopesa dar un paso atrás.

Publicidad

Pese a la pérdida de peso del partido en su propia lista, en el PDeCAT se da por bueno el perfil de la candidatura, teniendo en cuenta que Puigdemont, su principal activo, ha aceptado liderarla y ha descartado ponerse al frente de la que promovían sectores soberanistas como agrupación de electores, lo que habría dejado a los demócratas sin la financiación ni los derechos electorales.

El PDeCAT no podrá lucir su nombre en la primera cita electoral desde su nacimiento en el congreso de julio de 2016, en el que tomó el relevo de CDC. De hecho, los convergentes han ido mutando de siglas: en las autonómicas de 2015 se presentaron como Junts pel Sí (junto con ERC e independientes), en las generales del mismo año, como Democràcia i Llibertat, y en las generales de 2016, como Convergència.

Publicidad

Publicidad