Cargando...

Secciones

Publicidad

El ex comisario José Manuel Villarejo, en su intervención en el programa 'Salvados'.

cloacas de villarejo La caja fuerte de Villarejo guardaba secretos de grandes empresas y familias desde los 80

Publicidad

La Operación Tándem que llevó hace un mes a los comisarios José Manuel Villarejo y Carlos Salamanca a prisión incondicional y sin fianza continúa bajo secreto, debido al arsenal de vídeos, audios y documentos que se encontraron en una de las casas que el "agente encubierto" tiene en Boadilla (Madrid). Peligran secretos de empresas como Iberdrola.

Política

El 4 de noviembre la Unidad de Asuntos Internos dirigía al comisario jubilado José Manuel Villarejo a la guarida que tenía en el municipio madrileño de Boadilla del Monte. Llevaba 24 horas detenido desde que los investigadores de la Policía, junto con los destinados por la Agencia Tributaria y la Fiscalía Anticorrupción, entraran en el majestuoso chalet para detenerlo a primera hora de la mañana. Además, la noche en el hospital había sido poco apacible. 

Publicidad

Sin embargo, no se esperaba que esa mañana de sábado volviera a ver a su mujer, Gema Alcalá, también detenida, en la que era la casa secreta donde guardaba el botín acumulado a lo largo de más de 30 años. Eso le puso más nervioso que los delitos que le imputaba el juzgado de instrucción número 6 de la Audiencia Nacional -cohecho, blanqueo de capitales y delito contra los trabajadores extranjeros-, que había ordenado su detención.

En los archivos de Villarejo está la historia de los grandes misterios de las últimas décadas de España: de Mario Conde a Iberdrola pasando por Juan Carlos rey

Más intranquilo que su mujer y que los agentes de Asuntos Internos le estaba poniendo el responsable de la Agencia Tributaria que dirigía el registro, aseguran varias fuentes presenciales a Público. "El inspector de Hacienda, adscrito a la Fiscalía Anticorrupción y que llevaba las pesquisas desde antes que se alertara a la Policía para su detención, no paraba de decir: 'Levanten esa alfombra' y mientras el agente policial elevaba sólo una esquina para ver que había en el suelo, el de la Agencia Tributaria volvía a ordenar: 'Que la quiten, entera'. Y así fue como descubrimos la caja fuerte". 

El espionaje de Iberdrola, los papeles del Cesid... 

En una de las habitaciones de paredes blancas había una librería. El responsable de la Agencia Tributaria no lo dudó un momento: "Retiren ese mueble, por favor". Villarejo comenzó a sudar, cuentan las fuentes. Tras el mueble que sostenía decenas de libros estaba la puerta de una caja fuerte por la que un ciudadano medio podía entrar de pie. Allí se escondía el botín que el comisario Villarejo guarda desde mediados de los 80, la mayoría relacionados con ese trabajo parapolicial que ha hecho durante 30 años para las familias y las empresas más importantes del país. 

Publicidad

El comisario José Manuel Villarejo, en una captura tomada de un vídeo.

Entre los valiosos documentos, que en estos momentos criba el departamento de Aduanas dependiente de la Agencia Tributaria, que es quien lleva la investigación junto con Asuntos Internos, está la historia paralela de los grandes misterios de las últimas décadas de España. Por ejemplo los negocios de Mario Conde en paraísos fiscales desde los años 80; el presunto espionaje que el presidente de Iberdrola, José Ignacio Sánchez Galán, hizo su antecesor Iñigo de Oriol, y para el que al parecer, habría contado con Villarejo y otro comisario, o los papeles del Cesid que supuestamente narran la historia oculta del rey emérito Juan Carlos I. 

"Había desde vídeos betacam a CDs y mucho papel. Parece, por el estudio que estamos realizando, que él estaba intentando digitalizar las cosas más antiguas para poder conservarlas o guardarlas en algún lugar, pero la tarea se le quedó a medias", explican a Público fuentes del caso. 

Publicidad

Éste es el motivo por el que una de las primeras acciones de Villarejo en su defensa ha sido intentar anular las pruebas encontradas por el responsable de la Agencia Tributaria, sobre quien ha pedido la expulsión de la causa y la nulidad de todas las pruebas en las que este funcionario intervino. . 

El misterio en estos momentos es si la caja fuerte de Villarejo será repartida en el juzgado cuando se levante el secreto de sumario que ya se prolonga un mes. Aunque según algunas fuentes, "a nadie le interesa que lo que Villarejo tenía guardado salga a la luz. Por ahora se ha quedado sin material para seguir haciendo chantajes y negocios".

Publicidad

CONTINUARÁ... 

Publicidad

Publicidad