Cargando...

Secciones

Publicidad

Un furgón de la Policía Nacional a su llegada al Supremo. EFE/ Fernando Alvarado

Independencia de Catalunya Forn y los 'jordis' se desmarcan de la vía unilateral de independencia

Publicidad

El exconsejero de Interior reconoce que el 1-O no fue legal y anuncia en el Supremo que no será conseller. Jordi Sànchez, número dos de JxCat, renunciará a su escaño si JxCat entra en una deriva de unilateralidad. Y Jordi Cuixart, presidente de Òmnium, sostiene que el único referéndum será el que convoque el Gobierno de España.

Política

Los dos principales líderes de los movimientos cívicos independentistas catalanes y el exconsejero de Interior Joaquim Forn se han desmarcado de la vía unilateral para alcanzar la independencia de Catalunya y han reclamado al Supremo su excarcelación.

Publicidad

Jordi Sànchez, Jordi Cuixart y Forn han comparecido en el Tribunal Supremo para declarar como investigados y han marcado distancias con el proceso que desembocó en la declaración independentista del 1 de octubre, si bien con matices.

Así, Forn ha asegurado que siempre ha defendido que la forma de actuar debía ser pactada con el Estado y ha reconocido la Constitución como norma suprema del Estado. 

Por su parte, Jordi Sànchez, ex presidente de la Asamblea Nacional Catalana y 'número dos' de la lista de Carles Puigdemont en las elecciones del 21 de diciembre ha asegurado ante el Supremo que siempre estuvo en contra de la vía unilateral para alcanzar la independencia. Acata el régimen del Estado, pero no ha hecho un reconocimiento explícito de la Constitución, según fuentes jurídicas presentes en su declaración.

Sànchez ha añadido que renunciará a su escaño en el Parlament si Junts per Catalunya incumple su programa electoral y entra en una deriva de unilateralidad, agregan las mismas fuentes. 

El único referéndum independentista será el que convoque el Gobierno de España, asegura Cuixar

A su vez el presidente de Òmnium Cultural, Jordi Cuixart, ha comparecido después para proclamar su apuesta por el pacifismo, el acuerdo y la legalidad. Cuixart ha sido más incisivo y ha asegurado que la independencia tiene que ser acorde con la Constitución. Es más, ha proclamado que el único referéndum será el que convoque el Gobierno de España, según fuentes jurídicas.

Publicidad

Sànchez, el candidato electo de JxCat, ha sido el primero en comparecer ante el juez instructor Pablo Llarena, encargado de investigar la causa abierta contra el Govern cesado de Carles Puigdemont y la Mesa del Parlament por los supuestos delitos de rebelión, sedición y malversación en el 'procés' que culminó con la declaración unilateral de independencia del 1 de octubre, la aplicación del artículo 155 de la Constitución y la convocatoria de elecciones autonómicas.

El líder soberanista ha comparecido a petición propia ante Llarena, al igual que Jordi Cuixart y  el exconsejero de Interior Joaquim Forn, que declara en este momento.

Jordi Sànchez, número dos de la lista de Junts per Catalunya, ha rechazado también la violencia y ha asegurado en su interrogatorio que siempre apostó por el civismo y las vías pacíficas, al igual que su organización, ANC.

A preguntas de la Fiscalía ha insistido que no realizó llamamiento alguno a la violencia durante las concentraciones de septiembre, cuando una multitud de 40.000 personas rodeó la consejería de Economía mientras se practicaba un registro por orden judicial. También ha destacado su participación cívica en la votación del 1 de octubre.

Publicidad

No hubo actos violentos, pero sí vandálicos

No hubo actos "violentos", aunque "sí vandálicos" por parte de unos "brutos" y su organización siempre intentó evitarlos, ha reconocido Sànchez. El matiz es importante para su defensa, ya que el delito más grave del que es investigado -el de rebelión- exige la existencia de violencia para ser condenado.

Sànchez ha reconocido que desde febrero de 2015 existió una hoja de ruta con la participación de ANC, Òmnium Cultural, ERC y CDC para alcanzar la independencia. El líder de ANC se ha negado a responder a las preguntas de la acusación popular de Vox. Además, ha asumido de manera "expresa" que el referéndum del 1 de octubre fue ilegal, según fuentes próximas a este último partido.

Publicidad

La declaración de Sànchez ha durado dos horas y media y su defensa ha anunciado que pedirá su excarcelación en un próximo recurso. Posteriormente ha sido interrogado Jordi Cuixart durante una hora y media. Y el último en declarar ha sido Forn durante poco más de dos horas.

Cuixart ha asegurado que la declaración unilateral de independencia del 27 de octubre fue simbólica. Ante el juez Llarena ha enfatizado que siempre ha estado en contra de la violencia y que él no es político ni quiere participar en política.

El "único" referéndum

Jordi Cuixart ha incidido en el Supremo que las movilizaciones nunca buscaron coaccionar al Estado, sino manifestar la opinión de la gente y que los disturbios nunca fueron buscados, según fuentes juridicas presentes en su declaración.

El líder de OC ha declarado ahora ante el Supremo porque se negó a hacerlo en la Audiencia Nacional al considerar que no era el tribunal competente.

Ante el juez Llarena Cuixart ha destacado que nunca ha buscado vulnerar la ley y que por las vías usadas hasta ahora no se logrará la independencia de Catalunya. Los objetivos son ahora el acuerdo dentro de la legalidad porque de otra forma ha considerado imposible lograrlo.

Es más, Cuixart ha reconocido durante el interrogatorio que el único referéndum independentista válido es el que convoque el Gobierno de España. Todo ha de ser acorde a la ley y la Constitución, ha asegurado el líder soberanista que también ha proclamado sus profundas convicciones pacifistas.

Forn pasa la pelota a Trapero por el 1-O

Por su parte, Joaquim Forn ha defendido su gestión durante los disturbios del 20 y 21 de septiembre y la actuación de los Mossos d'Esquadra durante el referéndum del 1 de octubre, que había sido suspendido por el Constitucional.

Forn ha asegurado que siempre ha defendido el respeto de los Mossos a los requerimientos judiciales, ni puso trabas al cumplimiento de las resoluciones judiciales como las órdenes dictadas por la magistrada del Tribunal Superior de Justicia de Catalunya encargada del caso del 1-O.

El exconsejero de Interior ha enfatizado que el plan policial del 1-O fue elaborado por los propios Mossos y que él no intervino en su elaboración. De esta forma, ha colocado la responsabilidad del despliegue policial en el entonces jefe de los Mossos, Josep Lluís Trapero, tambien investigado en esta causa. Este plan fue presentado tanto ante el TSJ como a los coordinadores del despliegue de las fuerzas de seguridad.

Forn ha admitido que unos cuantos agentes pudieron actuar de manera irregular durante la consulta pero se les abrió expediente, según fuentes jurídicas presentes en su declaración.

También ha añadido que la forma de desplazar las fuerzas de seguridad del Estado a Catalunya -el famoso grito de despedida del "a por ellos"- no favocería las soluciones políticas. Y que le pareció correcta la decisión de los Mossos de no intervenir el 20 de septiembre para disolver a los concentrados, porque era una multitud.

No será conseller

Joaquim Forn no sabe qué espera en el futuro. Ahora es diputado y no renuncia a sus objetivos políticos, pero ha insistido que su actuación será siempre respetuosa con la Constitución y que no contempla otra vía para alcanzar la independencia que no sea la propia reforma de la carta magna.

También ha asegurado que no va a asumir ningún cargo de conseller en el futuro y que si el procés entrara por la vía unilateral -que no cree que pasará- el "se bajaría del tren", explican las mismas fuentes.

Solicitarán la excarcelación

Las defensas de Sànchez y Cuixart -conocidos como los 'jordis' e investigados por sedición-, así como la de Forn han anunciado que en próximas horas presentarán escritos solicitando formalmente a Llarena la excarcelación, con un cambio de medidas cautelares como ha ocurrido con Carmen Forcadell, presidenta del Parlament.

Los tres se encuentran en prisión provisional desde el pasado 2 de noviembre por orden de la juez de la Audiencia Nacional Carmen Lamela ante la que inicialmente comparecieron tras ser citados con sólo 24 horas de antelación. La causa fue acumulada en el Supremo, y su prisión fue confirmada el 4 de diciembre pasado por el juez Llarena por riesgo de reiteración delictiva y de una "explosión violenta".

Es la primera vez que los tres investigados  declaran sobre el fondo de su participación en el procés que culminó con la Declaración Unilateral de Independencia de Catalunya del 27 de octubre pasado. Hasta ahora se habían negado a declarar ante la Audiencia Nacional o sólo habían comparecido en la vista sobre las medidas cautelares.

El magistrado Llarena los sitúa, junto al ex vicepresidente Oriol Junqueras,  dentro del comité estratégico cuyo plan fue descubierto en el documento Enfocats incautado en los registros judiciales. Los tres investigados han asegurado que desconocían la existencia de dicho documento que contiene el plan estratégico para lograr la independencia.

En cambio, Llarena entiende que este grupo diseñó y lideró las actuaciones del procés y de la violencia social y los tumultos que se produjeron y que Llarena considera la “esencia” de los delitos de rebelión y sedición que se investiga en esta causa..

Las comparecencias se han realizado ante el juez Llarena, los fiscales Fidel Cadena y Javier Moreno, la acusación popular del partido Vox y una decena de abogados defensores de los diversos investigados en la causa abierta por los supuestos delitos de rebelión, sedición y malversación de caudales públicos.

Entre la decena de abogados se encuentraba Francesc Homs, codefensor de Meritxell Borrás. Homs, exconsejero de Presidencia catalán, fue condenado por el Supremo a 13 meses de inhabilitación por desobediencia grave en la convocatoria de la consulta independentista del 9 de noviembre de 2014

Publicidad

Publicidad