Cargando...

Secciones

Publicidad

(De izda a dcha) Álvaro Pérez Alonso 'El Bigotes', responsable de la empresa Orange Market; Pablo Crespo, número dos de la trama Gürtel, y Francisco Correa, empresario y 'cabecilla' de la trama. /EFE

Juicio de Gürtel 'El parque': así llamaba la trama Gürtel al dinero negro del PP de Valencia guardado en la caja de un banco

Publicidad

En las perlas de la jerga gurteliana destaca "Alicante", donde se anotaba la facturación A que se declara a Hacienda, y "Barcelona", que era el dinero B. Las 'magdalenas' y 'bizcochos' eran cantidades de dinero pagadas por empresarios.

Política

"En el parque". Así llamaba la red de Gürtel al dinero negro que el Partido Popular de Valencia entregó a estas empresas de Francisco Correa para pagar parte de los gastos electorales de los comicios de 2007 y 2008 por la organización de eventos con militantes y comidas, en algunos de los cuales los que participó Mariano Rajoy.

Publicidad

El número dos de la trama, Pablo Crespo, -ex secretario de organización del PP de Galicia- ha revelado parte de esta jerga que seguía para situarse entre tanto fluir de dinero en efectivo y tanta caja B y cruce de pagos, en especial por la deuda que el PP de Valencia tenía con ellos y que les podía llevar "a un concurso de acreedores".

"En el parque" era una caja de seguridad que contenía el dinero negro del PP de Valencia, los pagos que realizaba esta formación política por la organización de los actos electorales que realizaban la empresa Orange Market, encargada de los trabajos en Valencia.

La caja de seguridad "El parque" estaba en una sucursal en Valencia del Banco de Santander. Entraba y salía dinero de esta caja B del PP de Valencia. Este singular nombre de la caja negra se debe a que la sucursal se encontraba cerca de un parque valenciano.

Publicidad

Estos pagos del PP eran ingresados en la Caja B de Francisco Correa, líder de la trama. Quien transportaba el dinero de Valencia a Madrid era el propio Crespo, según ha reconocido él mismo.​

“Es el PP el que decide lo que se paga en A, en B y lo que se factura a los empresarios, también”, ha destacado Crespo en el juicio sobre la financiación irregular de este partido. Estas empresas pagaron facturas falsas de Gürtel para cubrir las deudas de esta formación política con la trama.

'Barcelona' y 'Alicante'

Más 'perlas' gurtelianas. La trama tildaba de "Alicante" al dinero que se declaraba a Hacienda, el dinero A. Y reservaba el destino de "Barcelona" al dinero negro, el de la caja B de la red de Correa que no se declaraba a Hacienda.

Así consta en su contabilidad, y así lo ha reconocido Crespo a preguntas de la Fiscalía después de dar un cambio a su defensa para colaborar con la Justicia.

Ahora bien, no se acuerda si la anotación "RC" era Ricardo Costa, el político identificado por Crespo y Francisco Correa como la persona del PP que les ordenó facturar sus trabajos a los empresarios en lugar de a la formación política. Costa era el número dos de Francisco Camps, expresidente de la Comunidad Valenciana.

Publicidad

A Crespo no le pareció que Costa "estuviera muy contento con la fórmula" de que la red de Gürtel facturara a los empresarios la deuda que tenía el partido con ellos. Pero "o cobrábamos así o no había otra forma de cobrar" por el volumen de la deuda que el PP de Valencia tenía con ellos y que era "cercana a un millón de euros", ha revelado Crespo.

Magdalenas y bizcochos

Por su parte, Álvaro Pérez, 'El Bigotes', ha optado por no callarse nada y ha reconocido que cuando en las grabaciones habla de "magdalenas" está refiriéndose a dinero. Magdalenas, bizcocho o biscotes, "siempre es dinero".

La metáfora repostera de la trama Gürtel queda reflejada en varias pruebas del juicio. Cuando en las grabaciones interceptadas a Pablo Crespo el número dos de Gürtel dice al delegado de Orange Market en Valencia, Cándido Herrero, que "me llamaron de la fábrica de galletas" y que ya había recibido "la caja de magdalenas", también se trata de dinero. En este caso se aludía a las facturas que habría abonado el promotor Enrique Ortiz, quien ha aceptado la pena de un año y tres meses de prisión por un delito electoral correspondiente a las elecciones generales de 2008 y un delito de falsedad documental.

Publicidad

Publicidad

Publicidad