Cargando...

Secciones

Publicidad

De izda a dcha, los cabecillas de la trama Gürtel, en el banquillo del juicio por la financiación ilegal del PP valenciano: Álvaro Pérez Alonso 'El Bigotes', responsable de la empresa Orange Market; Pablo Crespo, número dos de la trama Gürtel, y Francisco Correa, empresario y 'cabecilla' de la trama.EFE/ Fernando Alvarado

Juicio Gürtel 'El Bigotes' revela que Camps ordenó cobrar los actos de campaña a los empresarios

Publicidad

“Aquí no están todos los empresarios que soltaban la mandanga” al PP, dice en la Audiencia Nacional el delegado de Gürtel en Valencia. Reconoce que tenía una tarjeta de empleado de la sede central del PP.

Política

El responsable de Orange Market, Álvaro Pérez El Bigotes, ha afirmado que el expresidente de la Comunidad Valenciana Francisco Camps "ordenó y creó" el sistema de financiación irregular del PP de Valencia. "Es el único que podía hacerlo". Y fue Camps la persona que dio la orden al exsecretario general del PP de la Comunidad Valenciana, Ricardo Costa, de que la trama Gürtel facturase parte de los gastos para los actos de campaña de 2007 y 2008 a unos empresarios en lugar de a la formación política. 

Publicidad

'El Bigotes' ha prestado declaración en el juicio sobre la financiación irregular del PP de Valencia, una pieza de la trama Gürtel que juzga la Audiencia Nacional. Dispuesto a tirar de la manta, confesar y no callarse, el creativo de Gürtel -organizaba los eventos y actos electorales- ha confirmado que él mismo y Pablo Crespo, número dos de la trama, se reunieron con Ricardo Costa en septiembre de 2007 para reclamar el pago de los servicios prestados por Orange Market al PP de Valencia. Los trabajos realizados entre 2007 y 2008 ascendían a 3,4 millones de  euros.

Ricardo Costa -ex secretario general del PP de Valencia- les transmitió que si querían cobrar tenían que facturar a determinados empresarios. "Cuando yo le digo a Ricardo Costa que es una barbaridad hacer esto, ante la presión que ejerzo Ricardo llamó a la persona que consultaba siempre todo y le dijo que había problemas importantes y esa persona que le dice eso es Francisco Camps". Le llamó "presidente", ha aclarado a preguntas del juez José María Vázquez Honrubia.

Todos los delitos que 'El Bigotes' atribuye a Camps han prescrito ya, por lo que el expresidente valenciano no tendrá que ir a juicio

Esta confesión puede provocar que el juez acuerde deducir testimonio para investigar a Francisco Camps.  Pero estos nuevos hechos habrían prescrito. Por ejemplo, el delito electoral -financiación ilegal de un partido- prescribe a los cinco años, por lo que el expresidente valenciano no tendrá que ir a juicio. Camps, por su parte, se ha limitado a negarlo todo: en unas declaraciones remitidas a la agencia EFE este mismo viernes, ha desmentido "contundentemente" las afirmaciones de 'El Bigotes' y ha declarado que nunca ha dado "instrucción, orden, sugerencia o indicación alguna para realizar pagos de forma irregular en relación con actos electorales del Partido Popular". 

Publicidad

Nueve empresarios han confesado en el juicio  que pagaron facturas falsas a la empresa de Gürtel en Valencia -Orange Market- con el fin de financiar al PP de Valencia. Así han logrado pactar con la Fiscalía una reducción de sus condenas.

Pero el delegado de la trama Gürtel en dicha comunidad, El Bigotes, ha tomado en la tarde de este viernes la palabra y en su interrogatorio ha proclamado que faltan empresarios en el banquillo: "Aquí son todos los que están, pero no están todos los que son (...) Aquí no están todos los que soltaban la mandanga".

Publicidad

'El Bigotes' ha querido matizar que en las facturas de Orange Market no había sobrecoste, sino un margen de beneficio

"Oiga, por favor, limítese a contestar". El juez central de lo Penal, José María Vázquez Honrubia, ha interrumpido al acusado para reconvenirle el tono por el que había ascendido después de una vehemente explicación sobre el esfuerzo que suponía organizar actos electorales en pocas horas, con la necesidad de montar fondos como el que tenía su señoría con el escudo de España, el cuadro de Felipe VI y las banderas.

El crescendo comenzó con un rifirrafe con el fiscal del caso, porque ‘El Bigotes’ quería matizar que en las facturas de Orange Market no había sobrecoste, sino un margen de beneficio. Esta es la diferencia: "El sobrecoste es un palo que pegas al cliente" y otra cosa es el beneficio empresarial.

Publicidad

Su relación con Génova 13

¿Tres millones de euros de gasto a proveedores y un margen de un millón y pico de euros es beneficio?, le ha venido a preguntar el fiscal. ‘El Bigotes’ ha insistido que ellos aplicaban beneficios, pero no ha podido concretar la cuantía porque no era su función.

"Los pagos se realizaron de tres maneras: mediante efectivo, mediante facturas con conceptos que no eran los que correspondían y mediante facturas correctas", ha reconocido al tribunal. El Bigotes se ha presentado como "el correveidile" que intentaba cobrar la deuda del PP de Valencia con ellos, pero "no veía facturas".

'El Bigotes': "Tenía una tarjeta como cualquier empleado del PP"

Al igual que su jefe, El Bigotes también tenía una tarjeta de empleado de la sede central del PP, en la calle Génova de Madrid. Pero a diferencia de Francisco Correa, él se ha presentado como “el protagonista” del caso de financiación irregular de este partido en Valencia que se juzga en la Audiencia Nacional.

"Quien empieza a asistir reuniones de Génova 13 soy yo", ha destacado respecto a la organización de eventos de la trama Gürtel por encargo del PP nacional. "Tenía una tarjeta como cualquier empleado del PP… Tenía una tarjeta y tengo, por si acaso alguien la necesita", ha asegurado El Bigotes dirigiéndose al juez.

Organizar los eventos y actos electorales del PP nacional suponía mucha presión para él -"hacía daño al hígado y a la vida", ha dicho- y se trasladó a Valencia tras "una pelotera" con la jefa de prensa de Mariano Rajoy, Belén Bajo.

Fue Francisco Camps quien le animó a trasladarse con su familia. "Me dijo: Vente a Valencia, ahí hay mucho trabajo". Se lo presentó Alejandro Agag, yerno del expresidente del Gobierno José María Aznar.

"Ahora se rasgan las vestiduras, pero son muchos los PP que han trabajado con nosotros", ha apostillado el delegado de Gürtel en Valencia.

"El señor Camps es el que me lleva" ha explicado Pérez, quien en el año 2003 se encargó de la campaña electoral que aupó al político como presidente de la Comunidad Valenciana. Camps era quien le encargó los trabajos del PP dentro de dicha autonomía. En aquella época ambos eran amigos. "Mi amiguito del alma", llamó El Bigotes a Camps en una conversación interceptada en la investigación.

Con amargura, El Bigotes se ha quejado de que no recibían el mismo volumen de contratos que la competencia. El "suplicaba" al PP de Valencia que le dieran trabajo "porque no me daban más que las miajas". Y, así, iba a ver a Vicente Rambla, del que decían "que mandaba un huevo. Una mierda, perdón Señoría, que me vengo arriba". Le daban un contrato -"otro cacahuete al mono"-, pero "me daban las heces, caca de la vaca". Se ha dicho "que Alvarito se comía todo en Valencia. Alvarito no se comía ni las mondas" ha resaltado al tiempo que pedía de nuevo perdón al juez porque "como me atizan tanto tengo la espalda como un gladiador".

La Caja B del PP

La Fiscalía pide un total de 27 años de cárcel para Álvaro Pérez por delitos electorales, falsedad documental y contra la Hacienda Pública. Su defensa ha dado un giro para conseguir una reducción de su condena a cambio de su confesión. Así lo ha hecho también Pablo Crespo, que afronta una petición fiscal de 22 años. Este giro se produjo cuando el pasado martes el líder de la trama, Francisco Correa, identificara a Ricardo Costa como la persona del PP que les ordenó facturar a los empresarios.

Las confesiones de los Correa, Crespo y Bigotes marcarán la línea de su futura colaboración en las dos piezas del caso Gürtel sobre las que se ha dictado auto de apertura de juicio oral. Una de ellas son los Papeles de Bárcenas, sobre la caja B del PP que manejaba su extesorero Luis Bárcenas. A su vez, la Audiencia Nacional ha reabierto una pieza a partir de las revelaciones de Correa en el primer juicio de Gürtel sobre el cobro de comisiones a empresarios adjudicatarios de contratos públicos, dinero que llevaba "a Génova". 

Publicidad

Publicidad