Cargando...

Secciones

Publicidad

El portavoz del Gobierno y ministro de Educación, Cultura y Deporte, Íñigo Méndez de Vigo,durante la rueda de prensa posterior a la reunión del Consejo de Ministros celebrada hoy en el Complejo de La Moncloa. EFE/Ángel Díaz

Investidura de Puigdemont El Gobierno advierte de que seguirá el 155 si Torrent no propone a un candidato 'limpio'

Publicidad

Rajoy esperará hasta que los letrados del Parlament dictaminen si se ha puesto o no en marcha el reloj de la repetición de elecciones en Catalunya. Méndez de Vigo niega que sea su intención convocarlas desde Moncloa.

Política

Si los independentistas no llegan a un acuerdo para investir a un candidato alternativo a Carles Puigdemont, el 155 seguirá imperando en Catalunya y Mariano Rajoy gobernando en la Comunidad. Esta es la advertencia que el portavoz del Ejecutivo central ha lanzado hoy desde Moncloa para forzar al presidente del Parlament, Roger Torrent, a que convoque ya a los grupos parlamentarios para desbloquear la actual situación.

Publicidad

"Ante la imposibilidad de investir a un candidato no presencial, lo lógico es que  la Mesa del Parlament busque soluciones porque, si no, quien bloqueará será la Mesa", argumentó Íñigo Méndez de Vigo en la rueda de prensa posterior al Consejo de Ministros. "Algunos que tanto hablaban del derecho a decidir, ahora no quieren decidir. Y no es bueno no tomar decisiones. Hay que buscar una solución", insistió.

El también ministro de Educación, Cultura y Deporte repitió que la mejor solución sería que las formaciones independentistas (Junts per Catalunya, ERC y la CUP) alcancen un acuerdo para investir a un candidato 'limpio' que no esté inmerso en procesos judiciales.

Es más, cree que esa es la única solución, ya que en el Gobierno descartan la opción planteada por Oriol Junqueras para que Puigdemont siga como presidente "simbólico" mientras otro gobierna en la Generalitat: "No se merece ese reconocimiento", espetó Méndez de Vigo tras instar al "fugado" a que se ponga a disposición de la justicia. No obstante, no cree que el president cesado vaya a volver a España por las noticias sobre su casa en Waterloo: "Su investidura es imposible -dijo recordando las órdenes del Tribunal Constitucional para que sea obligatoriamente presencial-, por eso la Mesa del Parlament debe buscar soluciones", incidió.

Publicidad

El Ejecutivo de Rajoy también da por hecho que el procès ha llegado a su fin. Esa es la lectura que realizan del intercambio de mensajes entre Puigdemont y Toni Comín que demuestran, según Méndez de Vigo, "la clara distorsión entre lo que se dice públicamente y lo que se piensa". Por ello, añadió, "la lógica y el sentido común dictan que pongamos medios para restaurar la normalidad estatutaria en Catalunya".

Y la mejor opción para ello es que Torrent proponga a "una persona libre de cargos", aunque también insistió en que la líder de Ciudadanos, Inés Arrimadas, tiene en su mano el intentar gobernar o, al menos, presentarse a una investidura fallida para poner en marcha el reloj electoral. "Ya que parece que Cs y UP [Unidos Podemos] han llegado a un acuerdo para reformar la ley electoral, sería bueno que hablara con ellos también en Catalunya a ver si pueden desbloquear la situación", ironizó.

Publicidad

Respecto a si han empezado a correr o no los dos meses desde que se produce una investidura fallida hasta que se repiten las elecciones, Méndez de Vigo ha eludido responder. Tras el aplazamiento del pleno que pretendía investir a Puigdemont, la situación quedó en manos de los letrados del Parlament y es a su dictamen al que se someterá el Gobierno cuando se produzca. "El Gobierno se remitirá a lo que digan los letrados", prometió, negando que Rajoy vaya a solicitar ningún informe alternativo a los servicios jurídicos de Moncloa.

Por otro lado, Méndez de Vigo negó la información de La Razón, que asegura que la intención del Ejecutivo central es volver a solicitar al Senado una ampliación del acuerdo que desarrolló el artículo 155 de la Constitución para ser ellos mismos quienes convoquen, de nuevo, los comicios. Es más, demostró no tener ninguna prisa para que eso se produzca ya que el Gobierno espera, además, que los diputados con causas pendientes sean inhabilitados en el plazo de dos meses: "La situación en Catalunya, gracias al 155, es ahora de completa normalidad: funcionan los servicios públicos, se paga a proveedores, hay tranquilidad", presumió el portavoz gubernamental. 

Publicidad

Unas palabras que dejan entrever claramente la advertencia del Gobierno a los independentistas: "Los independentistas dicen que quieren acabar con el 155. Pues si ellos no mueven ficha, seguirán con lo que quieren acabar. Son ellos quienes tienen la solución, que la pongan", sentencian desde Moncloa. Lo mismo recuerdan en Génova: "Si no hay investidura, será Rajoy quien siga gobernando en Catalunya", concluyen.

Publicidad

Publicidad