Cargando...

Secciones

Publicidad

Los parlamentarios deben justificar las dietas mediante las facturas correspondientes./ REUTERS

El Congreso no cuantifica los gastos en dietas de los diputados que viajan al extranjero

Publicidad

La Cámara Baja retiró hace un año el sistema de pago por dietas. Los diputados justifican ahora sus gastos con la entrega de facturas, pero el Congreso no registra el importe total.

Política

Los viajes que los diputados realizan al extranjero en representación del Congreso son públicos y pueden consultarse en la web de la Cámara Baja. Los datos, que informan sobre el destino, el motivo y la duración del desplazamiento, las personas que lo realizan y el coste total del viaje, revelan que el Congreso ha gastado más de dos millones de euros en viajes internacionales en un año y medio de legislatura. Esa cifra incluye el transporte y el alojamiento, pero las dietas van aparte porque los parlamentarios deben justificarlas mediante las facturas correspondientes. ¿Cuánto se han gastado entonces en dietas los diputados que han viajado al extranjero? Imposible saberlo. 

Publicidad

La Mesa del Congreso acordó hace un año suprimir el sistema de dietas para los viajes oficiales de los diputados con el fin de "racionalizar el gasto y aumentar la transparencia y el control sobre el mismo". Hasta entonces, además de tener cubiertos los gastos de transporte y alojamiento, los parlamentarios en desplazamiento diplomático recibían una dieta de 150 euros si el viaje era internacional, y de 120 euros si era en territorio nacional. A iniciativa de la presidenta, Ana Pastor, se canceló este sistema y, desde entonces, los diputados tienen que aportar facturas debidamente justificadas de sus gastos para su reintegro por parte del Congreso. Y tienen un tope: no pueden pasar facturas que superen los 150 euros diarios.

La Mesa del Congreso acordó hace un año suprimir el sistema de dietas para los viajes oficiales de los diputados con el fin de "racionalizar el gasto"

El departamento de Administración recoge estas facturas, pero luego no hace una contabilidad de las mismas, con lo que resulta imposible saber el dinero total gastado por los diputados. Fuentes del Congreso informan a Público de que los gastos por dietas "se controlan, como en cualquier empresa, pero no se suman, no se computan ni se hacen estadísticas al respecto".

"Es una propuesta que busca ajustar las necesidades reales a los gastos para ser más eficientes porque el dinero de esta casa es el dinero de todos los españoles", afirmó Pastor cuando anunció el cambio en la gestión de las dietas. Sin embargo, a día de hoy, no podemos saber si los diputados gastan o no menos de 150 euros al día y, por tanto, si la medida —que afecta a los viajes con carácter oficial de delegaciones parlamentarias— ha supuesto un verdadero ahorro.

Publicidad

A esos gastos hay que sumar los desplazamientos ordinarios de los diputados desde su circunscripción y para su actividad política y parlamentaria. El Congreso se hace cargo del transporte (en avión, tren o barco) y paga 25 céntimos por kilómetro si los parlamentarios usan su vehículo particular. La Cámara Alta también les abona los peajes de autopistas y el gasto en aparcamientos en estaciones de tren y aeropuertos. Además, los diputados tienen a su disposición una tarjeta de taxi con un importe máximo de 3.000 euros anuales. 

El Senado, un verso libre

La Cámara Alta no siguió el ejemplo del Congreso y, a día de hoy, cada senador recibe una dieta diaria de 150 euros (libres de impuestos) para pagar comidas y desplazamientos durante los viajes oficiales al extranjero. Los senadores, que reciben este dinero en mano y metido en un sobre, no tienen la obligación de justificar cómo lo gastan.

Publicidad

Según fuentes del Senado, la Mesa no se ha planteado modificar el sistema porque el mecanismo de las dietas fijas "funciona con claridad y transparencia". En lo que llevamos de legislatura, la Cámara Alta ha destinado 18.150 euros a este concepto.  

En cuanto a las dietas en viajes dentro de España, el Congreso las ha eliminado de raíz: no hay ni asignación fija ni posibilidad de reembolso de gastos. El Senado, en cambio, mantiene la asignación de 120 euros diarios. ¿Y si un senador gasta menos de esta cantidad y quiere retornar el importe restante? Según ha podido saber Público, no puede hacerlo porque la Cámara Alta carece de mecanismos para efectuar devoluciones.

Publicidad

Publicidad

Publicidad