Cargando...

Secciones

Publicidad

El exconsejero madrileño, exdirigente del PP y presunto cabecilla de la trama Púnica, Francisco Granados, entrando en la sede de la Audiencia Nacional.EFE/J.P. Gandul

Granados dice que Aguirre y González decidían los nombramientos de Arpegio, que está detrás de la financiación del PP

Publicidad

El exconsejero se desmarca de su exsocio David Marjaliza, que lo señala al frente de las irregularidades de la empresa pública y de la consejería de Transportes con las que se habrían financiado los populares de Madrid

Política

El exsecretario general del PP de Madrid y exconsejero de Presidencia madrileño Francisco Granados ha comenzado su declaración voluntaria en la Audiencia Nacional apuntando a lo alto. En concreto, a la expresidenta de la Comunidad de Madrid Esperanza Aguirre como la persona que decidía los nombramientos de la empresa pública Arpegio, investigada en la trama Púnica y desde la cual se habría financiado el PP de Madrid.

Publicidad

Granados ha asegurado que Aguirre “designaba a todos los cargos de la Comunidad de Madrid y del PP regional”, así como la empresa Arpegio. “Y no se si en este orden”.

La declaración se realiza ante el juez instructor del caso, Manuel García Castellón, a preguntas de su abogado defensor, Ignacio Vasallo, quien efectúa un largo interrogatorio. Granados ha señalado a Aguirre y al también expresidente de Madrid Ignacio González como las personas que decidían todos los nombramientos, según fuentes presentes en su declaración.

Otra carga de profundidad contra Aguirre ha sido también cuando Granados ha revelado que el sistema de gestión de Prisma (el Plan Regional de Inversiones y Servicios) pasó a ser controlado por la Comunidad de Madrid porque la presidenta madrileña estaba harta de dar dinero a los alcaldes, en especial del PSOE, y que luego no le invitaran a las inauguraciones de las obras públicas.

Granados ha agregado que él se desentendió de la gestión de Arpegio porque Aguirre delegó toda responsabilidad de esta empresa en el consejero delegado Eduardo Larraz.

Tras un receso, Granados continúa con su declaración de la que ha avanzado que admitirá la financiación ilegal del PP en las campañas de 2007 y 2011 cuando él era secretario general del partido. Y situará a González en la cúpula de este supuesto desvío de dinero en favor del partido y a Aguirre como máxima responsable.

Publicidad

Granados se ha desmarcado de su exsocio David Marjaliza, quien lo señala al frente de las irregularidades de la empresa pública Arpegio y de la consejería de Transportes con las que se habrían financiado los populares de Madrid.

Marjaliza ha optado por colaborar con la Justicia y ha revelado los amaños de contratos públicos y el cobro de comisiones del que se valió el líder de la Púnica como alcalde de la localidad de Valdemoro (Madrid) y como consejero de la Comunidad.

Granados ha asegurado ante el juez central de instrucción 6 que en las obras del metro, al principio, se contrataba a las grandes constructoras porque eran las que disponían de tuneladoras. Pero más adelante, y en otras obras como tranvía o el metro ligero, se empezó a contratar a empresas medianas.

Publicidad

De esta manera ha justificado estas contrataciones y también una revelación de su exsocio David Marjaliza, quien sostiene que Granados reveló en una cena que había sido cesado porque Florentino Pérez pidió su cabeza a Esperanza Aguirre después de intentara dar las obras a empresas medianas, como Albi, San José o Teconsa.

Publicidad

Publicidad

Publicidad