Cargando...

Secciones

Publicidad

Imagen del Daesh usada por Hazte Oír en su campaña.

DAESH Hazte Oír utiliza imágenes del Estado Islámico para hacer campaña contra la Ley de Memoria Histórica

Publicidad

El lobby ultracatólico emplea imágenes extraídas de un vídeo de DAESH en Mosul para buscar apoyos contra la reforma que promueve el PSOE en el Congreso. A su criterio, la formación de Pedro Sánchez pretende “desenterrar el lenguaje del odio”.

Política

Los trabajadores del ayuntamiento de Callosa de Segura no tienen absolutamente nada que ver con el wahabismo, la corriente más radical del islam suní que sirve de barniz ideológico a los criminales de DAESH. Sin embargo, hay un grupo ultracatólico que ha logrado lo inimaginable: situar en un mismo cartel a los obreros municipales de esa localidad alicantina y a los terroristas del autodenominado Estado Islámico. La obra es de Hazte Oír, la asociación extremista que aún disfruta de una declaración de utilidad pública otorgada por el gobierno del PP.

Publicidad

Además de denigrar a las niñas y niños transexuales con su tristemente célebre “autobús del odio”, el lobby ultra que encabeza Ignacio Arsuaga –familiar del ex ministro Rodrigo Rato- también está preocupado por todas aquellas actuaciones que permitan acabar con la simbología franquista que aún pervive en diferentes puntos de España. No en vano, la retirada de la cruz franquista que hasta hace pocas semanas se mantenía firme en Callosa de Segura acabó de colmar la paciencia de Hazte Oír. Y sus miembros, cuando se ven con la paciencia colmada, montan rápidamente una campaña. A veces en bus. Otras veces en las redes.

Haciendo uso de la plataforma Citizen Go –otro invento de Arsuaga para tratar de ejercer presión a nivel político-, el grupo ha emprendido una recogida de firmas virtuales para exigirle al Gobierno de Mariano Rajoy que ni se le ocurra permitir que se tramite la reforma de la Ley de Memoria Histórica que plantea el PSOE y que, entre otras cosas, buscaría “adecuar la norma a los requerimientos de las organizaciones internacionales”, tal como se exige a España desde distintos ámbitos.

La posibilidad de que se den nuevos pasos en ese sentido ha puesto en pie de guerra a los integristas de Hazte Oír. Bajo el título “La memoria histórica recorta tu libertad”, esta asociación ha iniciado una recogida de firmas contra lo que han denominado como la “nueva Ley de Memoria Histórica”. La petición –que en sus primeros 13 días ha logrado más de 22 mil firmas y pretende llegar a 50 mil- ha sido registrada por M. Vidal, datos que corresponden a Miguel Vidal, portavoz de Hazte Oír y creador de otras campañas muy singulares. Entre otras cosas, juntó 38 mil firmas para pedir la ilegalización del PDeCAT, ERC y la CUP.

Publicidad

Vidal también impulsó otra recogida para tratar de frenar el derribo de la Cruz de Callosa, aunque no sirvió de mucho. “Hoy es un día tristísimo, que augura tiempos muy negros para los cristianos y los defensores de las libertades en nuestro país”, escribió entonces.

En ese contexto, la campaña lanzada contra la propuesta del PSOE de reformar la Ley de Memoria Histórica se centra precisamente en la posibilidad de que se produzcan nuevas retiradas de símbolos franquistas. También le preocupa que puedan declararse nulas “todas las condenas judiciales por "pertenencia, colaboración o relación con organizaciones religiosas militares y grupos de resistencia (...) durante la Dictadura”. “¿Están hablando de ETA?”, se pregunta en tono irónico. Del mismo modo, acusa al PSOE de “desenterrar el lenguaje del odio, la división entre españoles y el enfrentamiento”. “Lo que el PSOE está diciendo con esta ley es: ‘¡A por ellos!’”, proclama.

Publicidad

Mosul no es Callosa

Sin embargo, lo más llamativo de esta nueva cruzada de Hazte Oír no es tanto el texto –en el que advierte además que se podrían clausurar las “asociaciones y fundaciones que sean consideradas franquistas”-, sino las imágenes empleadas para tratar de captar apoyos: junto a la ya famosa cruz de Callosa, Hazte Oír ha colocado dos fotos de terroristas de DAESH derribando estatuas asirias en el museo de Mosul (Irak). Sí, Mosul.

Según ha podido comprobar Público, las dos fotos fueron extraídas del vídeo que distribuyó el Estado Islámico en febrero de 2015. Allí podía verse a miembros de ese grupo reventando estatuas a mazazo limpio. Para explicar lo inexplicable, los portavoces de la banda en esa ciudad iraquí aseguraron que el profeta les había ordenado “deshacernos de las estatuas y las reliquias”.

Publicidad

En el manifiesto contra la Memoria Histórica no hay ninguna explicación sobre por qué emplean esas imágenes grabadas en el museo de Mosul, en las que incluso puede verse la clásica bandera negra de este grupo terrorista, utilizada habitualmente como sello distintivo en sus tremebundas producciones audiovisuales.

“En nombre de la libertad, escribe ahora al Grupo Parlamentario del Partido Popular y al Grupo Parlamentario de Ciudadanos para que voten NO a la proposición de ley de reforma de la memoria histórica de Zapatero”, puede leerse en el texto que aparece junto al formulario en el que las personas interesadas deben incorporar sus datos personales. Más arriba, los terroristas de DAESH aparecen derribando estatuas.

Publicidad

Publicidad