Cargando...

Secciones

Publicidad

El ministro de Hacienda, Cristobal Montoro, conversa con el portavoz parlamentario del PP, Rafael Hernando, en los pasillos del Congreso, momentos antes del inicio de la sesión de control al Gobierno en el Congreso de los Diputados. EFE/Juan Carlos Hidalgo

PGE El Gobierno está dispuesto a prorrogar dos veces los Presupuestos si no hay acuerdo

Publicidad

Montoro asegura que "no hay ninguna ley que lo impida" y que no llegar a un pacto no supondría necesariamente el fin de la legislatura. Si no hay PGE en marzo, intentará aprobar algunos capítulos a través de reales decretos-ley. Se niega a flexibilizar el gasto de los Ayuntamientos para que no gasten en exceso en época electoral.

Política

Se pueden prorrogar dos veces los Presupuestos Generales del Estado (PGE) porque "no hay ninguna ley que lo impida". Así lo ha constatado hoy el ministro de Hacienda, dejando entrever que el Gobierno de Mariano Rajoy está dispuesto a llegar a ese extremo si no logra llegar a un acuerdo con Ciudadanos, PNV, Coalición Canaria y Nueva Canaria.

Publicidad

Cristóbal Montoro ha insistido, en los pasillos del Congreso, en que "no sería lo deseable" en términos de estabilidad política -que no económica, ha matizado asegurando que las cuentas del Estado "van bien"- pero también ha restado importancia a dicha situación. Es más, ha asegurado que, aunque siempre se ha ligado la no aprobación de Presupuestos a un adelanto electoral, en esta ocasión no tiene por qué suponer el fin de la legislatura. 

Así, recordó que la Constitución sólo establece que, si por alguna circunstancia no se aprueban los PGE del año correspondiente, automáticamente se prorrogan los del período anterior. "En nuestro sistema siempre hay presupuestos, no desaparecen nunca", bromeó. Y puso como ejemplo la situación de algunas Comunidades y Ayuntamientos para argumentar que no hay por qué tumbar al Ejecutivo. "Catalunya estuvo tres años sin presupuestos", zanjó.

Montoro asegura que "nunca" ha hablado de quitas a las Comuidades y se muestra dispuesto a "reestructurar" su deuda, bien con los plazos, bien con los tipos de interés

Es decir, en Moncloa están convencidos de que no habrá elecciones generales hasta 2020 ocurra lo que ocurra, incluso aunque sus socios naranjas amenacen con romper su acuerdo y les complique la tarea legislativa. "El pacto de investidura goza de buena salud", ha asegurado Montoro, pese a todo. 

Publicidad

De hecho, el ministro ha dado por hecho que, de todas todas, sí alcanzará un acuerdo para aprobar el techo de gasto del 2019 que ha de llegar al Congreso a finales de julio y que es necesario para poder actualizar la financiación de las Autonomías, aunque tampoco es "ineludible", ha matizado.

En cualquier caso, Montoro mantiene sus expectativas de llegar a aprobar los PGE del 2018 -"sigo trabajando para ello", ha dicho-, aunque ya tiene preparado un plan B: Si no hay acuerdo a finales de marzo, el Gobierno intentará pactar distintos reales decretos-ley que actualicen las cuentas de las Comunidades Autónomas para que éstas puedan ratificar sus propias cuentas, el sueldo de los funcionarios o la oferta de empleo público. 

Publicidad

Al final, sería como aprobar las cuentas capítulo a capítulo, para lo que también tendrá que buscar acuerdos, ya que las iniciativas del Consejo de Ministros han de ser refrendadas en el Congreso de los Diputados. Para cualquiera de las opciones, el optimismo del ministro es moderado: "No estoy convencido, pero yo trato de convencer", confesó.

Sin acuerdo con los barones del PP

Sin embargo, negó haberse dejado convencer por los barones del PP para no permitir la condonación de deuda a las Comunidades Autónomas. "Yo nunca he hablado de quita, pero sí de de reestructuración y eso sigue en pie", se puso firme frente a los suyos. "¿Los míos? ¿Quiénes son los míos? -se preguntó-. No me queda ninguno, esto de ser ministro de Hacienda es estar en un torreón solitario", bromeó. 

Publicidad

Con ello insistió en que no claudicó frente a las presiones de Alberto Núñez Feijóo o Juan Vicente Herrera, entre otros. "Según algunos titulares parece que estuvimos en comidas distintas", espetó Montoro, insistiendo en que él, en ningún caso, había hablado de "quita". Es más, incidió en que sí está dispuesto a negociar, aunque a algunos barones conservadores le parezca "injusto", la reestructuración de la deuda autonómica, bien reformando los plazos, bien el tipo de interés, en el nuevo modelo de financiación autonómica que, además, aseguró que puede sacar adelante este año incluso aunque no haya PGE.

"Hay Ayuntamientos que tienen millones para gastar. ¿Y qué quieren, gastárselo para volver a las andadas? ¿Es que ya se les ha olvidado la crisis del 2012?"

El ministro de Hacienda aseguró que él ya tenía su propia propuesta sobre la mesa y dejó en manos del vicesecretario de Asuntos Territoriales del PP, Javier  Arenas, la coordinación del documento que los conservadores quieren acordar para presentar una oferta única al PSOE. "Al final tendremos que hablar entre todos", constató Montoro, recordando que la reforma de la financiación autonómica ha de hacerse mediante una ley orgánica que deberá obtener el visto bueno del Parlamento.

A lo que sí se negó rotundamente es a permitir ahora la flexibilización del gasto de Comunidades y Ayuntamientos. Un tema del que también se habló en la cumbre de la cúpula de Génova con sus barones del pasado lunes, según fuentes que asistieron a la misma y que Montoro quiso remarcar en su conversación informal con los periodistas. Y es que teme que, en vísperas de una convocatoria electoral -la de las municipales y autonómicas del 2019- las cuentas sirvan para hacer campaña. "Hay Ayuntamientos que tienen millones para gastar", reconoció. "¿Y qué quieren, gastárselo para volver a las andadas? ¿Es que ya se les ha olvidado la crisis del 2012?", concluyó el titular de Hacienda. 

Publicidad

Publicidad