Cargando...

Secciones

Publicidad

Irene Montero conversa con Pablo Iglesias en sus escaños en el Congreso. / EFE

GESTACIÓN SUBROGADA Podemos se posiciona finalmente en contra de los vientres de alquiler

Publicidad

La formación morada declara oponerse a "la explotación reproductiva de las mujeres" y apoya "el mantenimiento de la prohibición actual" en cuanto a la maternidad subrogada

Política

Podemos se declara en contra de "la explotación reproductiva de las mujeres" y apoya "el mantenimiento de la prohibición actual", que en España no permite la práctica de los llamados "vientres de alquiler". Así lo ha he hecho público este jueves el partido con un comunicado oficial publicado en su página web, después de varios meses de debate interno para concretar una postura firme a este respecto.

Publicidad

En el comunicado, del que se han hecho eco a través del Twitter de Feminismos Podemos,  la formación critica que "considerar a las mujeres como un medio para satisfacer un fin pone en cuestión la dignidad personal y el estatus social simbólico" de las mismas, y que no se deben "anteponer los deseos" de los padres y madres a "los derechos" de los niños y niñas.

"No me cabía duda de que iba a adoptarse esta posición", declara  a Público Beatriz Gimeno, diputada de Podemos en la Asamblea de Madrid y activista feminista. "Era mayoritaria dentro del feminismo del partido, pero me alegra que se haya hecho pública como oficial", insiste Gimeno, "eso nos posiciona dentro del movimiento feminista, es la opinión mayoritaria en el mismo".

Asimismo, en la nota se reivindica que el alquiler de vientre no es "un proceso inocuo para las mujeres gestantes" y que existe "evidencia" de que "se tiende a limitar la capacidad de decisión de las mujeres gestantes sobre su vida cotidiana a lo largo del proceso", llegando a poder "verse comprometido" el derecho "a la autonomía sobre el propio cuerpo y el derecho al aborto".

Publicidad

Ciudadanos y la gestación "altruista"

Hasta ahora, el partido de Pablo Iglesias no había adoptado una posición firme respecto al debate abierto los últimos meses, abierto por Ciudadanos a raíz de una propuesta de ley que presentó la formación naranja con el fin de regular la "gestación por sustitución".

El partido de Albert Rivera llevó esta propuesta para su votación en la Cámara Baja en julio de 2017, incidiendo en que defendían los casos en que se pudiese considerar que la gestación se llevaba a cabo de manera "altruista y garantista", y no como fruto de una transacción económica.

Publicidad

En aquel momento, los tres grupos mayoritarios del Congreso -PP, PSOE y Unidos Podemos- votaron en contra de la tramitación de esta medida. En el caso de Podemos, declararon no estar del todo de acuerdo con la manera en que Ciudadanos pretendía regular la gestación subrogada, aunque su posición ideológica y programática en cuanto al debate seguía sin estar claramente definida. 

Una decisión tomada por todas

Varios meses después, Podemos ha hecho público un comunicado desde la Secretaría de Feminismos Interseccional y LGTBI del partido, elaborado y aprobado por los Círculos de Feminismos, en el que se afirma que "un asunto de este tipo no podía despacharse sin un debate sosegado, participado y, sobre todo, incardinado en los debates feministas" y que finalmente se ha logrado llegar a un "consenso generalizado". 

Publicidad

"Ha sido una decisión tomada por el conjunto del feminismo de Podemos" explica Gimeno. "Se ha debatido en todos los círculos, en el estatal también" afirma, e incide en que "no ha sido una decisión impuesta desde ninguna instancia, cada círculo ha ido tomando una posición diferente" y al final se ha tomado una decisión que "coincide con un partido que tiene unas bases feministas movilizadas". 

Así, la formación ha esgrimido que, respecto a los supuestos altruistas, es "inviable garantizar en nuestro país la inexistencia de pagos", que "no haya pagos en B" y que "la satisfacción de deseos individuales no puede estar por encima de la protección de los derechos colectivos", entre otras razones, aludiendo a que "el cuerpo de las mujeres se instrumentaliza al apelar a su capacidad de entrega y sacrificio, independientemente de la ausencia de contraprestación económica".

Publicidad

Publicidad