Cargando...

Secciones

Publicidad

El jefe del Ejecutivo, Mariano Rajoy, durante su intervención en la sesión de control al Gobierno, en el Congreso de los Diputados. EFE/ Juan Carlos Hidalgo

Pleno sobre pensiones en el Congreso Rajoy intenta frenar las protestas de los pensionistas con dos brindis al sol

Publicidad

El presidente del Gobierno presume en el pleno monográfico de su gestión en la materia y pide "tranquilidad" a los pensionistas, aunque como garantía sólo aporta su palabra, y no nuevas recetas. Anuncia que los Presupuestos para 2018 plantearán concentrar las ayudas fiscales en el IRPF para pensionistas y familias, algo que ya desveló el ministro de Hacienda, y promete "una mejora de las pensiones mínimas y de viudedad" sin concretar. En su réplica, desoye todas las críticas y afirma que los números "de la izquierda" supondrían "la quiebra del sistema"

Política

Vuelta a la herencia recibida, llamamiento a la tranquilidad sin aportar garantías ni una nueva receta, pero sí dos brindis al sol que no responden a lo que se le ha pedido desde las calles. El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, ha obviado este miércoles el llamamiento de la oposición y de los pensionistas que exigen que ligue la revalorización de las pensiones al coste de la vida -en base al Índice de Precios al Consumo (IPC)- y, fiel a su costumbre, ha ligado todo a la creación de empleo -"Lo único que mantiene las pensiones es el empleo"-, con una intervención asentada en cifras macroeconómicas y en las habituales llamadas a la tranquilidad y a  huir de la "demagogia".

Publicidad

Una de sus 'novedades' ya ha sido anunciada por Montoro; sobre la segunda no aporta ninguna concreción

Desde la tribuna de oradores del Congreso de los Diputados, en el debate monográfico sobre pensiones, el jefe del Ejecutivo ha realizado un discurso de cerca de cuarenta minutos de duración en el que ha huido de la autocrítica y se ha negado a revertir las polémicas reformas de PP (2013) y PSOE (2011) en la materia. Sólo ha anunciado que el proyecto de Ley de Presupuestos Generales del Estado para 2018, que planea aprobar en Consejo de Ministros al final de este mes, planteará concentrar las ayudas fiscales en el IRPF para pensionistas y familias, algo que ya desveló el ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro, condicionándolo también a la aprobación de los Presupuestos.

Prometía también "una mejora de las pensiones mínimas y de viudedad", sin concretar ningún detalle sobre estas prestaciones, aunque sobre esta última también había habido anuncios por parte de la ministra de Empleo y Seguridad Social, Fátima Báñez. Incluso, el Ministerio del que es responsable publicó en diciembre  el proyecto de Real Decreto para subir, en dos años, la base reguladora de la pensión de viudedad de las personas con 65 o más años con menores ingresos desde el 52% actual hasta el 60%.

Tampoco aportaba una sola receta concreta para mantener el sistema, ni hacía siquiera una mención a la situación de la hucha de las pensiones, que su Gobierno recibió con casi 67.000 millones de euros y que hoy apenas cuenta con 8.000

Publicidad

En la misma línea, Rajoy ha defendido "respetar el procedimiento general de revalorización", para "garantizar la viabilidad del sistema", obviando los números: la fórmula actual supone que las prestaciones sólo crezcan un 0,25% anual, muy por debajo del IPC.

Rajoy: "Hemos podido subir poco las pensiones, mucho menos de lo que nos hubiera gustado"

El presidente, que ha cumplido a rajatabla el guión anticipado por el portavoz parlamentario de su grupo, Rafael Hernando, ha incidido también en que un asunto "de esta trascendencia" requiere de un "debate sereno y de un mínimo consenso", por lo que debe quedar fuera del "debate partidista". "Los pensionistas no merecen actitudes frívolas", decía Rajoy, "porque ellos ya lo han dado todo por su país".

Publicidad

Así, el jefe del Ejecutivo ha presumido de que "no se han congelado las pensiones" desde que gobierna, a pesar de la "pérdida masiva de empleo y de financiación": "Hemos subido sin excepción con los recursos que nos daba el sistema"; "Hemos podido subirlas poco, mucho menos de lo que nos hubiera gustado", afirmaba, en lo más parecido a un ejercicio de autocrítica en toda su intervención. 

En última instancia, y como explicaba Público este martes, Rajoy circunscribía todas las conversaciones sobre esta materia a la Comisión del Pacto de Toledo, en la Cámara Baja, un espacio en el que la oposición acusa a su partido de "bloquear" cualquier avance. "Deberíamos comprometernos a mantener el Pacto de Toledo, pero se necesita mucho más", apostillaba el presidente.

Publicidad

Rajoy abre y cierra el debate, y lo hace sin límite de tiempo. Ha elegido responder en bloque al resto de grupos, en un formato que, en palabras del PSOE y otros partidos, favorece claramente al líder del Ejecutivo. Tampoco se votarán resoluciones en esta jornada. 

Rechaza todas las críticas y afirma que los números de "la izquierda" llevarían a la "quiebra del sistema"

En su réplica al resto de grupos, Rajoy no ha facilitado más detalles sobre sus propuestas, y ha rechazado todas las críticas, en especial las del PSOE y Unidos Podemos-En Comú Podem-En Marea. "Hagamos un poco menos de demagogia, que no sirve absolutamente para nada", respondía a la portavoz socialista, Margarita Robles, acusándola de no presentar "ni una sola receta", y de no dotar de "crítica constructiva" a su discurso. 

Sólo habla de la hucha de las pensiones para justificar los 59.000 millones que ha gastado: "Usamos el fondo de reserva para lo que está"

En esta ocasión, Rajoy sí se ha visto obligado a mencionar su hachazo a la hucha de las pensiones, aunque sólo lo ha hecho para justificarlo, y en respuesta a los grupos: "Usamos el fondo de reserva para lo que está. Si no usamos el fondo de reserva en el peor momento de la crisis económica, ¿cuándo lo vamos a usar?", esgrimía.

Minutos después, y desde el mismo prisma, despachaba también las críticas del líder de Unidos Podemos-En Comú Podem-En Marea, Pablo Iglesias, afirmando que "el sistema de pensiones tampoco se arregla subiendo impuestos a los bancos". "Usted, que no ha gobernado nunca", decía, "puede afirmar aquí que va a arreglar el mundo, y habrá quien le crea, pero yo desde luego no. Conozco los planteamientos que defienden las ideologías que a ustedes les gustan", le espetaba. 

En esta línea, el líder del Ejecutivo ha afirmado que las iniciativas que han bloqueado sirviéndose de su prerrogativa de veto presupuestario habrían supuesto un incremento de 90.000 millones de gasto anual para las arcas públicas, sin explicar de dónde viene esta cifra. De este montante, atribuía a Unidos Podemos el incremento en la inversión en 63.000 millones: "Han sido los más activos a la hora de demandar dinero". "España quebraría"; "La crisis que hemos superado sería una broma comparada con la que se nos vendría encima", advertía, siguiendo la estela de Hernando. 

Y, sobre la revalorización en base al IPC, más de lo mismo: "No funciona", sostenía Rajoy, recordando que sólo dos países de la Unión Europea -Bélgica y Hungría- indexan las pensiones al Índice de Precios al Consumo.

Hernando: "Sacar pancartas a la calle no sirve para nada"

Por su parte, como portavoz del PP en el debate, Hernando ha acusado a la oposición de "hacer demagogia", de venir a la cámara "a engañar a la gente", y a "sacar pancartas a la calle que no sirven absolutamente para nada". "Ustedes son muy generosos a la hora de dar, pero no saben cómo recaudar", mitineaba, insistiendo en que lo que proponen sólo son "parches".

Además, y siguiendo a su vez la estela del vicesecretario de Comunicación, Pablo Casado, Hernando ha agitado el fantasma de Grecia para criticar a "la izquierda". "En Grecia también hubo el rescate financiero", incidía Hernando, insistiendo en que el Gobierno heleno tuvo que recortar las pensiones en un 40%.

Publicidad

Publicidad