Cargando...

Secciones

Publicidad

Rajoy, hace unos días. REUTERS/Susana Vera

Máster de Cifuentes Rajoy mantiene 'viva' a Cifuentes, a la espera de que Cs cambie de estrategia

Publicidad

El presidente del Gobierno y del PP gana tiempo con la intención de que el partido de Albert Rivera se replantee su exigencia de que dimita la presidenta de la Comunidad de Madrid. Rajoy cree que las irregularidades de otros dirigentes políticos con sus currículums restan importancia al caso del máster de la presidenta de Madrid, aunque este asunto sigue tragándose cualquier otra noticia relacionada con los conservadores.

Política

Mariano Rajoy no va exigir aún la dimisión de Cristina Cifuentes; no tiene previsto reunirse con ella en el corto plazo, y tampoco va a permitir que otros partidos, en especial Ciudadanos, le marquen los tiempos.

Publicidad

Rajoy descartó este viernes que vaya a forzar la caída de Cifuentes en breves, y fuentes de su equipo explicaron que el jefe del Ejecutivo espera que el partido de Albert Rivera se plantee dejar de exigir su renuncia. La formación naranja ya le ha dado algo parecido a un portazo, pero es poco probable que el presidente del Gobierno se dé por enterado en poco tiempo.

Así, el líder del PP pidió "coherencia y congruencia" a la oposición, en referencia a las irregularidades en los currículums de distintos dirigentes políticos, conocidas esta semana -la más sonada es la de José Manuel Franco, líder del PSOE en Madrid-. Desde su entorno explican que Rajoy interpreta que estos casos ayudan a restar importancia al de Cifuentes, permiten vender el mensaje de que estas irregularidades pueden darse en cualquier formación y, quizás, ayudan a dejar en segundo plano que la presidenta de la Comunidad de Madrid ha faltado a la verdad y ha utilizado documentos falsos para defenderse.

En última instancia, otras fuentes de la dirección del PP interpretan que Rajoy quiere "ganar tiempo", aguantar la presión para que Ciudadanos se retrate alineándose con PSOE y Podemos conforme se acerque la moción de censura -o así se lee en Génova-. La moción de censura se votará antes del 7 de mayo, por lo que los días están contados.

Publicidad

Además, Rajoy afirmó que no hay motivos para que Cs rompa su pacto con el PP y repitió que la presidenta de la Comunidad de Madrid ha dado "sus explicaciones", a pesar de que su Gobierno y varios dirigentes del partido han marcado distancias con Cifuentes.

Distintas fuentes del PP explicaron recientemente a Público que la caída de la presidenta de la Comunidad de Madrid era inminente, pero hicieron esta lectura antes de que aflorasen los casos de los currículums de otros políticos, algo a lo que Rajoy -y su Ejecutivo- se han agarrado con fuerza: "Consejos vendo que para mí no tengo", espetaba Rajoy a la oposición, armándose de refranero.

Publicidad

Por su parte, el equipo de Cifuentes mantiene que la presidenta autonómica no tiene previsto dimitir, salvo que así lo requiera Rajoy. A su vez, desde el entorno de Rajoy afirman que la supuesta conversación, publicada en los últimos días, entre el jefe del Ejecutivo y su homóloga en Madrid -en la que ésta habría rechazado dimitir- nunca tuvo lugar "en estos términos", y sólo explican que ambos se mantienen en contacto, sin dar más detalles.

Rajoy comparecía este viernes tras dos días guardando silencio por esta cuestión, a la vuelta de su viaje oficial a Argentina. Parte de los suyos esperaba que tomase una decisión sobre Cifuentes casi de forma inmediata. Finalmente, sin embargo, Rajoy ha puesto en práctica la doctrina que mejor conoce: la suya.

Publicidad

Cs: "Rajoy prefiere proteger a los corruptos"

Por su parte, el secretario general de Ciudadanos, José Manuel Villegas, ha acusado este viernes a Rajoy de que "prefiere proteger a los corruptos antes que asumir responsabilidades".

Desde Toledo, Villegas ha afirmado que el apoyo del presidente del Gobierno a Cifuentes "avala su actuación en la trama de los máster de la Universidad Rey Juan Carlos y los presuntos delitos que desde Fiscalía se están investigando". "Rajoy siempre tapando las tramas de corrupción de su partido, reaccionando tarde y mal", apostillaba.

También este viernes, el portavoz del PP en la Asamblea de Madrid y dirigente autonómico del partido, Enrique Ossorio, sorprendía con sus declaraciones, reconociendo que la opción de que Cifuentes dimita "hay que contemplarla". Horas después, Ossorio reculaba y afirmaba que se refería con sus palabras "a la amenaza de Cs de apoyar la moción de censura", pese a que no lo explicitó, y a que le habían preguntado por la dimisión de Cifuentes. "Nuestra opción es que Cristina Cifuentes acabe esta legislatura", incidía, insistiendo en que "la opción de que dimita nunca la hemos planteado".

Ossorio, fuerte en el PP de Madrid, restaba importancia a las palabras del número tres de Génova -Fernando Martínez-Maillo-, que el jueves afirmó que "las siglas del PP están por encima de las personas", en referencia al caso Cifuentes. "Eso es así, es evidente", replicaba.

En última instancia, Ossorio afirmaba no conocer el contenido de las conversaciones entre Rajoy y Cifuentes, pero deseaba que la "opción" de la dimisión "no esté sobre la mesa". Esta posición, la de negarse a permitir que Ciudadanos pueda vender que se ha cobrado la cabeza de Cifuentes, choca frontalmente con la que defienden otras tantas voces en la formación conservadora, que abogan por relevar a la presidenta de Madrid cuanto antes, para evitar que siga afectando a la credibilidad de todo el Partido Popular.

Publicidad

Publicidad