Cargando...

Secciones

Publicidad

El portavoz del PNV, Aitor Esteban, conversa con el secretario general del grupo parlamentario en el Congreso, Rafael Simancas, junto a la portavoz socialista Margarita Robles. EFE/Fernando Alvarado

Las claves de la "no negociación" entre el Gobierno y el PNV para aprobar los presupuestos

Publicidad

Mientras el PNV continúa negando que haya ninguna negociación en marcha con el Gobierno, Ciudadanos amenaza con dejar de apoyar los presupuestos si se negocian "privilegios". Aquí, la información que desbroza las posibilidades de las múltiples quinielas.

Política

Los cinco diputados del PNV tienen la llave de los Presupuestos del Gobierno por segundo año consecutivo.

En el pasado la entregaron a cambio de la renegociación del cupo vasco, que, ciertamente, llevaba diez años de retraso, pero cierto es, también, que se recalculó muy ventajosamente para los vascos (más de 4.000 millones de Euros). Aquella negociación también incluyó fuertes inversiones en infraestructuras en Euskadi, sobre todo, para la construcción del AVE, en los próximos años. 

Publicidad

Esta vez, el PNV se niega a negociar con el Gobierno mientras Catalunya siga intervenida porque así defiende su prioridad número uno: preservar el autogobierno vasco. Éste ha sido su discurso repetido sin descanso desde que se empezó a hablar de estas cuentas y todas las miradas se dirigieron a su grupo.

Fuentes del PNV niegan que a día de hoy haya ningún tipo de negociación con el Gobierno, aunque ni niegan ni confirman que pueda haberla de aquí al viernes

No niegan que están teniendo contactos con los independentistas catalanes para tratar de propiciar, lo antes posible, la formación del Govern, de la que está dependiendo todo. Sí continúan negando, en declaraciones a Público, que, a día de hoy, haya ningún tipo de negociación con el Gobierno, aunque no confirman ni desmienten que pueda haberla de aquí al viernes, cuando, previsiblemente, presenten sus enmiendas al articulado del texto. Es más que improbable que las presenten sin haber tanteado sus posibilidades.

Conviene recordar que las relaciones entre PP y PNV no pasan por sus mejores momentos. El PP vasco presentó, recientemente, un requerimiento previo para recurrir ante el Tribunal Constitucional las cuentas del gobierno vasco, que, paradójicamente, se aprobaron con el voto favorable de los populares vascos. 

Publicidad

Subida de las pensiones

Además, el Gobierno pretende que el PNV apoye unas cuentas que no contemplan la subida de las pensiones, conforme al IPC, que reclama el PNV y, fuertemente, los jubilados vascos, los más movilizados, desde el principio, en todo el territorio nacional. El Gobierno oferta, en sus cuentas, subidas de las pensiones mínimas y de viudedad de entre un 1 y un 3%, que afectarían a 6,7 millones de españoles. Sin embargo, esta subida no la notarían los pensionistas vascos porque ya cuentan con un complemento del gobierno vasco, a través de su sistema de renta básica.

Competencias pendientes

Por otro lado, más allá de las cuestiones económicas y catalanas, los peneuvistas podrían reclamar las competencias pendientes de transferir al País Vasco, que ya exigió al Gobierno el verano pasado, priorizando el control de las cárceles (que no de la política penitenciaria) y el del régimen económico de la Seguridad Social. En total son 37 las materias del Estatuto de Gernika de 1979, el estatuto de autonomía vasco, las que quedan pendientes de ser transferidas, según lo aprobado hace casi cuarenta años.

Publicidad

Otros elementos en la 'no negociación'

Así pues, las quinielas sobre lo que podría pedir el PNV, a cambio de su voto favorable, decisivo para salvar las cuentas y la legislatura del Gobierno se han disparado. Es un rumor a voces, que la amenaza de una moción de censura a Rajoy volvería, si no consigue sacar adelante estas cuentas;  lo que podría precipitar la convocatoria de elecciones y, por tanto, el final de la legislatura

Las fuentes consultadas por Público, en el grupo parlamentario vasco, ni confirman ni desmienten que el PNV pudiera pedir, a cambio de su voto, la subida de las pensiones conforme al IPC para todos los españoles, como anuncia hoy ABC. Sí nos cuentan que este periódico, en ningún momento, se ha puesto en contacto con el grupo parlamentario vasco, a este respecto, y que desconocen de dónde lo habrán sacado. En cualquier caso, lo cierto es que con este movimiento el PNV ganaría puntos a los ojos de la opinión pública no sólo vasca sino de toda España, en tiempos de descrédito de los nacionalismos y subida de las tesis recentralistas de Ciudadanos, según todas las encuestas.

Publicidad

Lo mismo ocurre, ni confirman ni desmienten, con la posibilidad de pedir el control de la caja de la Seguridad Social en su territorio aunque, ayer mismo, Fátima Báñez, la ministra del ramo, negó en twitter que eso fuera posible.

El acercamiento de presos

Lo que sí que nos niegan en rotundo, estas fuentes directas, es que el acercamiento de presos de ETA y las políticas penitenciarias, vayan a formar parte “jamás” de una negociación presupuestaria del PNV. Este tema, incluido el acercamiento de presos enfermos, el lehendakari ya lo ha puesto, hace tiempo, en la mesa de Rajoy, nos recuerdan, y afirman que “no se puede forzar algo así” y que hay que hacerlo cuando el momento sea propicio. Además, denuncian que ya se publicó el año pasado que esto estaba en juego en la negociación y que “era mentira”.

También desmienten, rotundamente, las informaciones que señalan que Montoro está tratando de favorecer el futuro judicial de Puigdemont y del resto de independentistas encausados, en su pulso con el juez Pablo Llarena sobre el delito de prevaricación, obligado por  esta “no negociación” con el PNV. A los peneuvistas consultados, les parece “una locura” propia de quienes piensan que todo es “maquiavélico.”

Y Ciudadanos, rizando el rizo

Ayer, el secretario general de Ciudadanos, José Manuel Villegas, aseguró que si Gobierno y PNV pactan “nuevos privilegios, como romper la caja única de la Seguridad Social o privilegios para etarras”, “no apoyarán” los PGE

Hoy, Miguel Ángel Gutiérrez, el secretario general del grupo parlamentario de Ciudadanos, lo ha recordado añadiendo leña a las teorías de la conspiración. “Nosotros insistimos en que queremos que se sepa la verdad y que deje de proteger este gobierno a los golpistas, a los secesionistas”, ha dicho en relación a la presunta prevaricación en las cuentas de la Generalitat, que el Gobierno sigue negando ante el juez, favoreciendo a Puigdemont y a todos los encausados independentistas. “Y, en segundo lugar, estamos muy preocupados con las informaciones, las negociaciones del PNV con el Gobierno para la aprobación de los presupuestos generales del Estado”, ha afirmado a renglón seguido. “No queremos que se vuelvan a utilizar unos presupuestos del Estado para privilegiar a unos españoles sobre otros”. Eso sí, dice no insinuar “nada” pero pide explicaciones y transparencia sobre las cuentas de Montoro de lo ocurrido en Catalunya.

Sobre la posibilidad de que el PNV trate de mejorar las pensiones de todos los españoles, vía enmienda a los presupuestos, dice que no tienen nada en contra y sobre, la posible gestión de las oficinas de la seguridad social, sin “romper la caja única” tampoco. Lo que dice exigir es "tranparencia".

Así que, poco a poco, se van juntando pistas sobre esta “no negociación” que va camino de concretarse en tiempo récord y contra viento y marea. 

Publicidad

Publicidad