Cargando...

Secciones

Publicidad

El Pazo de Meirás, en el municipio coruñés de Sada / EUROPA PRESS

Eurodiputados visitan el Pazo de Meirás para reclamar su devolución a la ciudadanía

Publicidad

Una delegación del Grupo de Memoria Histórica del Parlamento Europeo visita este viernes la propiedad de la familia Franco en unas jornadas que buscan denunciar la apología de la dictadura que pervive en España

Política

Una delegación de eurodiputados del Grupo de Memoria Histórica del Parlamento Europeo visita este viernes el Pazo de Meirás, un edificio histórico que fue "expoliado" a los gallegos por el dictador Francisco Franco, que sus descendientes quieren vender por alrededor de 8 millones de euros y que la Diputación de A Coruña quiere recuperar para el patrimonio público.

Publicidad

Concretamente, la delegación está formada por Ana Miranda (BNG), Izaskun Bilbao (PNV), Jordi Solé (Esquerra), Miguel Urban (Podemos) y Jill Evans (Plaid Cymru, Gales). El objetivo de la actividad, que se enmarca en el conjunto de propuestas que desarrolla el Grupo de Memoria Histórica del Parlamento Europeo, es denunciar la impunidad de la que goza la dictadura y la apología que se sigue realizando del dictador.

La eurodiputada del BNG, Ana Miranda, ya denunció ante la Comisión de Peticiones del Parlamento Europeo el ataque a los derechos de todos que suponía que el Pazo continuara en manos de la familia Franco. "Buscamos evidenciar la indignante impunidad que existe ante el franquismo", ha señalado Miranda, que actúa de promotora de esta visita europarlamentaria.

Acuerdo para su recuperación

El pasado mes de marzo todos los grupos políticos con representación en la Diputación de A Coruña -PSdeG-PSOE, PP, BNG-Asambleas Abertas, Marea Atlántica, Compostela Aberta y Alternativa dos Veciños- han aprobado una moción -consensuada por todos los grupos- para instar al Estado a que ejercite "las acciones administrativas y judiciales oportunas" para recuperar para el patrimonio público el pazo de Meirás.

Publicidad

En palabras de la vicepresidenta provincial y responsable de Cultura, Goretti Sanmartín, se trata de un acuerdo "histórico" que busca "combatir la apología del franquismo". Asimismo, Goretti también recordó que la familia Franco se hizo con el control de este edificio a través de un "expolio" al pueblo gallego.

Un contrato simulado

Un informe jurídico elaborado por encargo de la Diputación de A Coruña concluyó a finales del pasado mes de febrero que la transmisión del Pazo de Meirás a la familia Franco se hizo mediante un contrato simulado en 1941, pues el dictador ya lo utilizaba desde 1938, por lo que planteó la posibilidad de acudir a los tribunales para solicitar su nulidad. Así lo defendió Xabier Ferreira, coordinador jurídico del estudio.

Publicidad

Según los datos históricos que maneja, la donación del Pazo de Meirás se concretó en el año 38, en el año 40 se aprobó la ley del patrimonio nacional y en el 41 se formalizó "una compraventa ficticia" de esas instalaciones porque así se evitaba que fuera incorporado como bien público.

"En marzo del año 38 figura en un documento privado una donación (del Pazo) aceptada en diciembre de 38 por el propio Franco con su firma" y cuando el dictador "ya ocupaba el bien", se escrituró notarialmente la compraventa por parte de una heredera lejana de Emilia Pardo Bazán a Franco y Carmen Polo, ha detallado.

Publicidad

El Pazo de Meirás fue propiedad de la escritora Emilia Pardo Bazán y sirvió de residencia de verano durante muchas décadas al dictador. Dicha escritura refleja un precio de venta bajo, recoge que no se entrega físicamente el dinero ante notario e incluye una cláusula por la que "no se puede reclamar nada contra esa transmisión" por las partes que acordaron la compraventa.

Dos esculturas de la Catedral

El Ayuntamiento de Santiago también denunció a la familia Franco por la "propiedad irregular o ilegal" de dos estatuas del Mestre Mateo en propiedad de la familia del dictador. El alcalde, Martiño Noriega, explicó tras la presentación de la demanda que el Ayuntamiento es el único propietario de estas esculturas ya que "en ningún momento existió ningún tipo de acuerdo de cesión a la familia Franco, institucional ni legal".

Publicidad

Publicidad