Cargando...

Secciones

Publicidad

El presidente del Gobierno en funciones, Mariano Rajoy, y el líder de Ciudadanos, Albert Rivera, en su reunión de este miércoles en el Congreso / EFE

Análisis Rivera aprovecha su impulso en las encuestas para endurecer la confrontación con el PP

Publicidad

El líder de Ciudadanos recrudece los ataques al PP: "Confunden su crisis interna con España" sentencia, asegurando que Rajoy está buscando "sobrevivir a cualquier precio". Los conservadores responden al portazo de Rivera pidiéndole que madure, y el presidente del Gobierno tilda el "episodio" de "poco importante".

Política

Albert Rivera sigue empeñado en desgastar al Gobierno de Mariano Rajoy, envalentonado por las encuestas, a pesar del ninguneo y la pasividad del líder del Ejecutivo, e incluso de las críticas generalizadas del resto de partidos políticos.

Publicidad

Ciuadanos redobabla el miércoles su presión al Gobierno para que endurezca aún más la aplicación del artículo 155 de la Constitución en Catalunya, y su líder mantenía el rumbo este jueves, exigiendo que el 155 esté vigente hasta después de la formación de un nuevo Govern -algo que el PP rechazaba poco después-. Lo curioso es que Rivera daba este paso en una entrevista en Telecinco mientras, a la misma hora, Rajoy salía de su habitual encierro mediático en el plató de Espejo Público (Atresmedia).

De hecho, el jefe del Ejecutivo despachaba el portazo de Cs -fue un "episodio poco importante"- , e insistiendo en que están "de acuerdo" en lo esencial", aunque difieran en "pequeñitos detalles". También aprovechaba la ocasión para restar importancia a la tendencia a la baja de su partido, reflejada por todas las encuestas e incluso por el último CIS, esta semana, y se permitía ningunear a la formación de Rivera. En contra de lo que dicen los sondeos, Rajoy afirma que no le considera su "mayor adversario". "Mi mayor adversario es Podemos", espetaba a Ciudadanos.

El miércoles, tras el rifirrafe parlamentario entre el jefe del Ejecutivo y el presidente de Ciudadanos, el portavoz de los conservadores en el Congreso, Rafael Hernando, tildaba de "infantiloide" la reacción de Rivera, mientras que el número tres del PP, Fernando Martínez-Maillo, le reprochaba su falta de "nivel". "Sinceramente, las pataletas de niño pequeño hay que superarlas", esgrimía el coordinador general del Partido Popular.

Publicidad

En el PP dan por hecho que Rivera se cree a pies juntillas las encuestas, y se resisten a mostrar su preocupación en público

Entre los conservadores dan por hecho que Rivera se cree a pies juntillas las encuestas, buenas para Ciudadanos, malas para el PP, y los conservadores se resisten a mostrar su preocupación en público. Se aferran a que los sondeos ya anticipaban un mal resultado del PP en las elecciones generales de 2016, aunque finalmente se impusieron al resto de fuerzas y lograron 14 escaños más que en los comicios del 20 de diciembre de 2015.

Mientras, la formación naranja sigue en plena ofensiva con el PP. "Ciudadanos apoyó a Rajoy cuando nadie le apoyaba", espeta Albert Rivera en el plató de Ana Rosa. Pero ahora este apoyo se ha vuelto en contra de los conservadores con el recrudecimiento de los ataques, evidentes desde el pasado diciembre: llegaron las elecciones catalanas con el primer hundimiento del PP, y comenzaron las hostilidades. Confrontación que ha ido aumentando con los resultados de las encuestas electorales y la fuga de dirigentes del PP hacia la formación naranja.

Publicidad

 Con el último capítulo, la ruptura del acuerdo del 155, la tensión también ha llegado al debate sobre Catalunya y la postura de Rivera ha posicionado al partido a la derecha del PP. Además, la pregunta que puso sobre la mesa el enfrentamiento, sobre que el Gobierno no se recurriera los votos de Comín y de Puigdemont, planteaba un panorama político catalán en el que también los naranjas podrían haber ganado terreno: repetir elecciones o que los partidos independentistas cedieran ante las la CUP. 

Rivera: "El Gobierno ha decidido que Cs es un problema porque al PP electoralmente no le va bien"

Rivera también ha revelado que Rajoy, contra lo prometido al pedir respaldo para la aplicación del artículo, le ha estado "ignorando" desde hace cuatro meses. Y, este jueves, ha aclarado que anteriormente ya tenían discrepancias pero que, al estar en contacto, podían escenificar que "públicamente" estaban juntos. Sin embargo, incide en que ahora, como "el Gobierno ha decidido que Ciudadanos es un problema porque al PP electoralmente no le va bien", ha sido el propio PP el que ha marcado el distanciamiento

Publicidad

Con esto continúa la estrategia de los naranjas que pasa "por seguir haciendo una oposición seria y responsable", asentando la batalla de desgaste que empezó en Madrid con el caso del máster fraudulento. Y que el partido de Rivera sigue, a pesar de que Rajoy no le reconozca como principal adversario, posicionándose como tal después de las encuestas. "Entiendo que Rajoy esté preocupado por las encuestas. El PSOE también lo está. Hay una cierta obsesión con Ciudadanos", afirma. Y señala que los conservadores"confunden la crisis del PP con España", asegurando que Rajoy está buscando "sobrevivir a cualquier precio".

Así, mientras los conservadores pierden votos, Rivera encrudece sus ataques a su adversario: que la marca PP caiga por sí sola de cara a los próximos comicios, aumentando las posibilidades de Ciudadanos para ganar en las elecciones de la primavera de 2019. Y de lanzar a Rivera a la Moncloa en 2020. 

Publicidad

Publicidad