Cargando...

Secciones

Publicidad

El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, en su escaño del Congreso. EFE/Archivo

Rajoy faltará a una cumbre europea para evitar a Kosovo, al que no reconoce como Estado

Publicidad

El Gobierno ya avisó hace dos meses de que evitaría concidir con Kosovo, que declaró su independencia de Serbia de manera unilateral en 2008. El jefe del Ejecutivo está hoy en Bulgaria, pero prefiere enviar al representante permanente ante la UE, Pablo García-Berdoy, a la cumbre UE-Balcanes de este jueves en ese mismo país

Política

El Ejecutivo de Mariano Rajoy no quiere ni oír hablar del independentismo, aunque el asunto en cuestión no esté relacionado con Catalunya, y ni siquiera tenga que ver con España. El presidente del Gobierno, de visita oficial en Bulgaria desde este martes, se ausentará el jueves de la Cumbre de los Balcanes en Sofía, para esquivar a los representantes de Kosovo, cuya independencia no reconoce.

Publicidad

El Gobierno, hace dos meses: "La posición en torno a Kosovo es clara, neta y sólida. No reconocemos a Kosovo a través de una declaración unilateral de independencia”

El motivo es que España está entre los cinco países de la UE que rechazan reconocerle como Estado, y Rajoy ya ha dejado claro que no se sentará en su misma mesa en ningún contexto. El jefe del Ejecutivo no gusta de caminar en solitario, de desmarcarse del resto de miembros de la UE, pero el reconocimiento de Kosovo, aunque sea implícito, es una línea roja que se resiste a cruzar, y su aversión por este asunto es aún superior a su rechazo a elevar el tono o destacar en cuestión de política internacional.

Precisamente, uno de sus argumentos estrella sobre el "fracaso" del proceso independentista catalán es que no ha tenido apoyos internacionales sólidos, y quiere evitar comparaciones. No pudo evitarlas en la rueda de prensa de este martes, en la que compareció también el primer ministro de Bulgaria, Boiko Borisov, con el que Rajoy se había reunido previamente.

Hace dos meses, en la rueda de prensa posterior al Consejo de Ministros, el portavoz del Gobierno, Íñigo Méndez de Vigo, ya reconoció que España no contempla modificar su posición sobre Kosovo, y fuentes del Gobierno avanzaron que Rajoy no asistiría a esta cita. Argumentaron que no era una reunión oficial de la UE, sino un encuentro informal organizado por Bulgaria, que hoy sí alberga un Consejo Europeo formal -una cena de trabajo.

Publicidad

"La posición del Gobierno en torno a Kosovo es clara, neta y sólida y, junto a otros cuatro países [Grecia, Rumanía, Chipre y Eslovaquia] no reconocemos a Kosovo a través de una declaración unilateral de independencia”, afirmó en marzo el ministro portavoz.

De hecho, en su empeño por esquivar a cualquier representante de kosovo, Rajoy tampoco asistirá a una reunión del Partido Popular en Sofía, según la Agencia EFE.

Rajoy ve "coherente" su posición y mandará al representante permanente ante la UE

Por otra parte, Rajoy afirmó el martes que su decisión de no asistir es "coherente", y calificó de "aceptable" la declaración final que se aprobará en este encuentro. A él enviará al representante permanente de España ante la UE, Pablo García-Berdoy, informa la agencia ya mencionada

Publicidad

Según explicó el propio Rajoy en su comparecencia del martes, la declaración a aprobar es neutral en lo que respecta a la posición de España con Kosovo.

Publicidad

Publicidad

Publicidad