Cargando...

Secciones

Publicidad

La doble página de la agenda del 'pequeño Nicolás' que fue obtenida por 'Público', y entregada al juzgado por este diario, sin que fuera incautada por la Policía.

Las cloacas de Interior Zaplana utilizó la red de blanqueo de Villarejo para mover dinero entre España y Uruguay

Publicidad

El exministro de Aznar aparece en los papeles del 'Pequeño Nicolás' que 'Público' entregó al juzgado madrileño que investiga un presunto delito de blanqueo de capitales a través de una finca en Castilla La Mancha, entre otros negocios.

Política

A finales de los 80, el ahora encarcelado comisario José Manuel Villarejo creó un entramado empresarial por el que se podía esconder dinero en Uruguay y Panamá. Él estaba en excedencia de la Policía Nacional, pero hacía trabajos para la Comisaría de Información que dirigía Manuel Ballesteros y éste le pidió que creara un entramado empresarial para hacer llegar fondos reservados destinados a la guerra sucia contra ETA. Sin embargo, en diversos sumarios queda constatado que esa red también fue empleada para ocultar dinero de políticos, empresarios y familias de alto nivel económico.

Publicidad

La detención de Eduardo Zaplana por la ocultación de 10,5 millones de euros que presuntamente obtuvo en comisiones a partir de su entrada en política, a mediados de los 90, se enmarca dentro de ese "club exclusivo de negocios" que se sirvió de las redes de blanqueo de capitales creadas desde las cloacas del Ministerio del Interior.

De hecho, en el sumario de la Operación Lezo constan varios audios de conversaciones que el exministro de Aznar mantiene con el expresidente de la Comunidad de Madrid, Ignacio González, acerca de la amistad entre Villarejo y el accionista de Indra y comisionista Adrián de la Joya, el ex consejero delegado de OHL, Javier López Madrid, o el marido de la secretaria general del PP y ministra de Defensa, María Dolores de Cospedal, Ignacio López del Hierro.

"Zaplana 30.000", escribió Nicolás en su plan empresarial

En caso del pequeño Nicolás está siendo una pieza clave para destapar esa policía paralela al servicio de multimillonarios, que nació a la par que se producían los grandes pelotazos de privatizaciones y urbanísticos en España.

Publicidad

A principios de 2015 Público entregó al Juzgado de Instrucción Número 2 de Madrid –que instruye el llamado caso Nicolay desde que Francisco Nicolás Gómez Iglesias fuera detenido en octubre de 2014– unos documentos que no habían sido incautados al detenido en el registro policial de la habitación que ocupaba en casa de su abuela.

Eran la agenda y el cuaderno de proyectos del veinteañero, que desde finales de 2013 se había unido a un grupo de hombres de negocio de dudosa reputación: el cerebro del Tamayazo, José Luis Balbas; el ex militar y abogado procesado por blanquear dinero para la mafia rusa, Juan Untoria, o el ex director de operaciones inmobiliarias del Banco Santander, Javier Martínez de la Hidalga.

Publicidad

En esas anotaciones se detallaba un plan empresarial para crear una sociedad de seguridad ferroviaria que en realidad, según va desvelando la causa, sería una herramienta más para que potentados personajes pudieran repatriar capitales y volver a esconderlos. En el listado de nombres destaca el de Eduardo Zaplana, ex ministro de José María Aznar y padrino de Ciudadanos y de Albert Rivera ante el exclusivo Club Siglo XXI.

Para que la tapadera tuviera credibilidad, Francisco Nicolás –que pretendía denominar a la empresa Gómez Iglesias & Acero & Bellón Group– necesitaba los contactos internacionales de José Luis Balbás y, según los documentos a los que ha tenido acceso Público, de la participación de compañías telefónicas en las que el joven presumía de tener relaciones.

Publicidad

Ello explicaría las menciones a Eduardo Zaplana en su papel de alto ejecutivo de Telefónica (adjunto al secretario general y delegado para Europa). Esta empresa acaba de despedir fulminantemente al exministro, tras su detención por delitos cometidos mucho tiempo antes, cuando era presidente la Generalitat de la Comunidad Valenciana.

El "lobby Zaplana", en el manuscrito del 'pequeño Nicolás'

En uno de estos papeles manuscritos, datado a finales del verano del 2013, su nombre figura junto a la cifra "30.000", así como en otra anotación como "lobby Zaplana". Según aseguró por escrito Nicolás a esta periodista, sus contactos "en telefónicas de España y de otros países" iban a dar viabilidad al negocio.

Preguntado en aquella fecha por este diario, el exministro de José María Aznar, se declaró sorprendido porque su nombre figurase en el supuesto plan de negocio del pequeño Nicolás: “Ni le conozco ni he hablado con él ni le he recibido en mi despacho, ni nada de nada. Ignoro por qué me menciona. Es imposible que yo haya podido acordar nada con alguien a quien no soy consciente de haber visto en toda mi vida. Y por supuesto no tengo ningún conocimiento de la empresa Gómez Iglesias & Acero & Bellón Group”, añadió.

El nombre de Zaplana ya había aparecido en un intercambio de whatsapps entre el joven y uno de sus mentores, el secretario de Estado de Comercio, Jaime García Legaz: “Lo tengo fichado. Tu amigo Eduardo. Con una. Hablando de negocios”. El avistamiento se había producido a las cinco de la tarde en una cafetería del madrileño Paseo de la Habana, La Tertulia, próximo al domicilio del exministro. Al menos en ese momento (marzo de 2013) de la citada conversación parece deducirse que Nicolás no conocía personalmente al exdirigente del PP.

Pero, si no conocía al exministro de Aznar, ¿por qué confiaba en que participaría en su negocio e incluso contaba con el apoyo de lo que denominaba "lobby Zaplana"?

Publicidad

Publicidad