Cargando...

Secciones

Publicidad

Fragmento del acuerdo de finalización del contrato entre el BBVA y CENYT, firmado por el jefe de seguridad del banco y por el hijo del excomisario Villarejo.

EXCLUSIVA | Las cloacas de Interior El jefe de seguridad del BBVA pagó a Villarejo 242.000 euros cuando ya estaba encarcelado

Publicidad

Julio Corrochano, comisario de la Comisaría General de Policía Judicial hasta que en 2002 entró en la entidad bancaria, firmó el acuerdo de disolución del contrato con la empresa CENYT del excomisario preso, por servicios de gestión de crisis entre junio de 2016 y diciembre de 2017, un mes después de que fuera detenido por organización criminal, cohecho y blanqueo.

Política

El ex comisario José Manuel Villarejo Pérez ha entregado al Juzgado de Instrucción Nº 6 de la Audiencia Nacional los documentos que acreditan una relación de su matriz empresarial, Club Exclusivo de Negocios y Transacciones (CENYT), con el Banco Bilbao Vizcaya Argentaria (BBVA), del 1 de junio de 2016 a diciembre de 2017, un mes después de que el millonario policía fuera detenido en la Operación Tándem acusado de delitos de organización criminal, blanqueo de capitales y cohecho.

Publicidad

Con él están imputados su mujer, su hijo, sus socios Rafael Redondo –abogado que también sigue en prisión provisional– y Juan Carlos Escribano; y el comisario Carlos Salamanca, quien también está acusado de un delito contra los trabajadores extranjeros.

El ya famoso comisario de las cloacas de Interior ha entregado al juez esa documentación para justificar el origen de unos elevados saldos bancarios de 2018 que se investigan dentro del procedimiento, pero de esta manera ha revelado lo que Público lleva denunciando desde hace varios años: la existencia de una policía paralela al servicio de multimillonarios y grandes empresas del IBEX-35.

Según esos documentos, la entidad bancaria transfirió 242.000 euros en cuatro pagos de 60.500 después de la detención de Villarejo y la intervención de su entramado por parte de la Audiencia Nacional, la Fiscalía Anticorrupción y la Agencia Tributaria. En concreto, los cuatro abonos del BBVA se producen cuando el acaudalado policía está en la prisión de Estremera: el 7 de noviembre y el 5 de diciembre de 2017 y el 3 y 7 de enero de 2018.

Publicidad

Fragmento de uno de los certificados emitidos por el BBVA sobre los ingresos de 60.500 euros en la cuenta corriente del excomisario Villarejo.

Un 'aviso a navegantes' del comisario Villarejo

Las fechas de pago dejan en muy mal lugar a la entidad bancaria vasca, porque se inician dos días después de que Villarejo fuera enviado a prisión por la Operación Tándem y se extienden durante el tiempo en el que no ha podido obtener rendimientos de sus servicios, al estar en la cárcel. En todo este tiempo, las cuentas bancarias de CENYT han estado intervenidas; de hecho, su defensa y la de su hijo acaban de pedir el desbloqueo de las mismas.

La fecha de inicio del contrato y su disolución –firmada por el hijo del comisario, José Manuel Villarejo Gil, que no entró en prisión– es otro aviso a navegantes que lanza el comisario y una manera de intentar eludir el cohecho, porque la relación se habría iniciado después de haberse jubilado el policía. Sin embargo, diversas fuentes aseguran a Público que “la relación entre ambos viene desde 2002, cuando el BBVA contrata al comisario Julio Corrochano como director de Seguridad”.

Publicidad

Una relación entre policías fraguada en el franquismo

El 9 de septiembre de 2002 se anunciaba el fichaje por el BBVA de Julio Corrochano Peña, quien llevaba nueve meses en el cargo de Comisario General de la Policía Judicial. Previamente, desde julio de 1998, había sido jefe superior de Policía de Madrid. Pero sus relaciones con el comisario José Manuel Villarejo se remontan casi a los inicios de la entrada de ambos en la Policía, el primero en 1974 y el segundo en el 71. Es decir, en los últimos años de la dictadura franquista.

Ahora bien, sus relaciones se afianzaron, según explican a Público fuentes policiales, “a partir de 1995, cuando Villarejo regresa de su excedencia, primero a la Jefatura Superior de Policía y después en la Comisaría General de Policía Judicial”.

Publicidad

Público se ha puesto en contacto con el BBVA, que ha confirmado la existencia de ese contrato de asesoría de seguridad con la empresa CENYT y ha precisado que se rescindió en cuanto se conoció la detención de Villarejo. En consecuencia, se abonaron las cantidades pendientes de pago por los servicios prestados. La entidad bancaria también ha subrayado a este diario que Corrochano ya no trabaja para el BBVA.

En cualquier caso, lo interesante es el motivo por el que el banco contrató los servicios de Villarejo y cuáles ejecutó el comisario antes de ser detenido. Así que lo contaremos también.

...CONTINUARÁ

Publicidad

Publicidad