Cargando...

Secciones

Publicidad

Imagen de archivo de Teresa Ribera, nueva ministra de Transición Energética y Medio Ambiente. (EFE)

La ministra de Medio Ambiente avaló Castor

Publicidad

Teresa Ribera, la nueva titular de Transición Energética y Medio Ambiente, experta en el sector y comprometida en la lucha contra el cambio climático, ha sido bien recibida por las asociaciones ecologistas pese a que en 2009 firmó la Declaración de Impacto Ambiental del polémico almacén de gas frente a la costa de Castellón.

Política

Teresa Ribera, la nueva ministra de Transición Energética y Medio Ambiente, y encargada de dirigir las áreas de energía, agua, medio ambiente y cambio climático en el nuevo Gobierno de Pedro Sánchez, es una firme defensora del ecologismo, del desarrollo sostenible y no duda en señalar que hay que poner coto al cambio climático. Con su apuesta por Ribera, el presidente Pedro Sánchez lanza un guiño a los ecologistas: abre una nueva etapa y anuncia un giro de 180 grados respecto a las políticas medioambientales y energéticas de Rajoy.

Publicidad

Sin embargo, en el intachable currículo de Teresa Ribera hay un pequeño borrón: en octubre de 2009, cuando era secretaria de Estado de Cambio Climático en el último Gobierno de José Luis Zapatero, la nueva ministra firmó la Declaración de Impacto Ambiental (DIA) que dio luz verde al almacén de gas Castor, cuya construcción provocó casi mil terremotos en la zona de Castellón y obligó al Estado a cesar su actividad y posteriormente a indemnizar a la empresa propietaria —propiedad a su vez de la constructora ACS— incluso aunque el cierre se produjera por una negligencia.

En aquella DIA, publicada en el Boletín Oficial del Estado (BOE) del 11 de noviembre de 2009, se recogían las principales quejas recogidas en  los "141 escritos procedentes de particulares y organizaciones afectadas" y se mencionaba la posibilidad de que se produjeran terremotos. Pero eso no paró el proyecto.

La indemnización por Castor se cifró en 1.350 millones de euros —2.419 millones con los intereses— que el Estado ya pagó a la constructora ACS. El Gobierno de Rajoy decidió entonces repercutir el pago en la factura del gas a 30 años. El consumidor siempre paga.

Publicidad

La firma de aquella polémica DIA de Castor le supuso a Ribera, cuya trayectoria está marcada por el prestigio y la experiencia en el sector, una querella, junto a otros técnicos, de la Fiscalía de Castellón por prevaricación, aunque finalmente no fue encausada. A finales de 2015, cuando fue preguntada por este polémico asunto, Ribera se refirió así a la cuestión: "No tengo ni idea de por qué se pagó tan rápido [Castor], sin previa comprobación del cumplimiento de las condiciones de ejecución técnicas que fijara la autorización de la actividad minero-energética regida por la ley de hidrocarburos, pero la DIA, que es un informe prescriptivo incluido entre los actos de trámite, que no puede ir más allá de la evaluación técnica de las condiciones ambientales".

"Ribera es respetada por todos los sectores y creo que sería un buen comandante para este barco", dicen desde WWF

Ese borrón, sin embargo, no ha rebajado el entusiasmo con el que las diferentes asociaciones ecologistas han acogido el nombramiento. La figura de la nueva ministra despierta un consenso prácticamente inédito. "Ribera es respetada por todos los sectores y creo que sería un buen comandante para este barco. Es idónea para dar un giro y cuenta con el suficiente apoyo de su partido para hacer cambios necesarios con gran respaldo", asegura Juan Carlos del Olmo, secretario general de WWF.

Publicidad

Los mismos elogios llegan desde Ecologistas en Acción. Su coordinador estatal Francisco Castejón, ha señalado que Teresa Ribera es "sensible a los temas ambientales y muy competente". "Con ella, aunque no está claro que la correlación de fuerzas en el Congreso permita grandes cambios, al menos la cosa no iría a peor", ha manifestado. 

Además, otras asociaciones como Greenpeace, Amigos de la Tierra y Ecologistas En Acción le han tendido la mano para alcanzar acuerdos que permitan colocar "en la vanguardia de la lucha contra el calentamiento global y la pérdida de riqueza natural al país más biodiverso de la UE y el más expuesto al cambio climático".

Publicidad

Licenciada en Derecho por la Universidad Complutense de Madrid y diplomada en Derecho Constitucional y Ciencia Política por el Centro de Estudios Constitucionales, a Ribera dirigió la Oficina Española de Cambio Climático (OECC) entre 2004 y 2008 y fue secretaria de Estado de Medio Ambiente y Cambio Climático de 2008 a 2011.

Publicidad

Publicidad