Cargando...

Secciones

Publicidad

El portavoz del PP, Rafael Hernando, al término de la reunión de la Junta de Portavoces celebrada hoy en el Congreso. EFE/Emilio Naranjo

El Aquarius viene a Valencia El PP ve "muy peligroso" que España acoja a los migrantes del Aquarius

Publicidad

Diferentes dirigentes del partido de Rajoy han acusado a pedro Sánchez de utilizar políticamente la situación y advierten de que convertirá a España en un "coladero" de inmigrantes.

Política

Peligro, miedo, efecto llamada y propagandas del PSOE. Ese ha sido el argumentario del Partido Popular ante la decisión del presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, de aceptar que el buque de rescate Aquarius, con 629 migrantes y refugiados a bordo, pueda desembarcar en el puerto de Valencia tras el rechazo de Italia. Una decisión que ha recibido las felicitaciones de Bruselas y de diferentes ONG y que ha levantado una auténtica oleada de solidaridad en ayuntamientos y comunidades autónomas españolas.

Publicidad

El coordinador general del PP, Fernando Martínez-Maíllo, ha advertido hoy al Gobierno de que abrir los puertos a la inmigración puede ser "muy peligroso" y ha insistido en que "esto no puede ser un coladero".

En una entrevista en Los Desayunos de TVE, Maíllo ha recordado que en 2017 en España entraron más de 28.000 personas de manera irregular "y aumentó un 116% los que llegaron por el mar". Ha insistido en que diariamente "estamos devolviendo a mucha gente a través de la verja de Ceuta y Melilla" y, por ello, ha pedido que se tenga cuidado con "el doble lenguaje" porque este es "un problema" de la Unión Europa que hay que enfrentar en ese escenario.

Además, ha reprochado al Gobierno de Pedro Sánchez que quiera ser más "efectista que efectivo" y ha reiterado que al final España puede ser el "coladero" para la inmigración ilegal.

En la misma línea, el vicesecretario de Política Social y Sectorial del PP, Javier Maroto, en RNE, ha pedido un plan conjunto de toda la UE y una estrategia, más que seguir el impulso de "buscar la foto".

También el vicesecretario de Comunicación del PP, Pablo Casado, en una entrevista en Antena 3, se ha referido a este asunto y ha demandado una política más amplia de inmigración, que no se restrinja sólo al barco y ha reprochado al Gobierno que haga demagogia cuando "las mafias aprovechan estas noticias para aumentar la presión".

Utilizar la política humanitaria como propaganda

Por su parte, el portavoz del PP en el Congreso, Rafael Hernando, ha instado a Pedro Sánchez a no usar con fines propagandísticos gestos humanitarios como la acogida del Aquarius y le ha pedido prudencia para ayudar a frenar la inmigración ilegal en lugar de acrecentarla.

Publicidad

En declaraciones a los periodistas, Hernando ha valorado todas las medidas humanitarias que pueda adoptar el Gobierno de España y ha recordado que el Ejecutivo de Mariano Rajoy atendió el año pasado a más de cinco mil inmigrantes, aunque sin publicidad ni propaganda. Ha considerado que, además de no ser ético, es un "error" utilizar la política humanitaria con objetivos propagandísticos y decir que España va a cambiar de forma unilateral la política migratoria.

"No es un buen mensaje", ha advertido Hernando, para quien tampoco se puede dar satisfacción a gobiernos de extrema derecha como el del ministro italiano Matteo Salvini para "apuntarse un tanto". Ha pedido a Sánchez sentido común, responsabilidad y prudencia y que intente alcanzar en el Consejo Europeo de los próximos 28 y 29 de junio esa política común que impida que el problema de la inmigración ilegal se acreciente.

Publicidad

Feijóo se desmarca y ofrece ayuda en la acogida

Por el contrario, la Xunta y el Parlamento de Galicia, con mayoría de representantes del PP, han respaldado la decisión del Gobierno de Pedro Sánchez de acoger a los migrantes del Aquarius. El vicepresidente de la Xunta, Alfonso Rueda, ha calificado de "acierto" la postura del Gobierno español y ha dicho que la Administración gallega se pone a su disposición "en todo aquello que hiciera falta" para ayudar a los 629 rescatados que ya se encuentran rumbo a Valencia.

Al tratarse de una cuestión humanitaria, "no admite ninguna discusión que se ha hecho lo que se tenía que hacer", sin menoscabo de que también haya que reclamar "una coordinación a nivel europeo" para hacer frente a este tipo de situaciones, ha dicho.

Publicidad

Publicidad

Publicidad