Cargando...

Secciones

Publicidad

El jefe del Ejecutivo, Pedro Sánchez, preside el primer Consejo de Ministras y Ministros de su Gabinete.LA MONCLOA/J.M.Cuadrado.

Los primeros anuncios del Gobierno apuntan a una legislatura con “grandes guiños”

Publicidad

Las primeras semanas de Sánchez anuncian un mandato centrado en deshacer la obra legislativa del Partido Popular y golpes de efecto como el Aquarius o sacar a Franco del Valle de los Caídos

Política

Al margen del nombramiento y dimisión del ministro de Cultura Máxim Huerta, es indudable que las primeras semanas del nuevo Gobierno liderado por Pedro Sánchez han estado marcadas por el gesto de solidaridad hacia los más de seiscientos migrantes a bordo del Aquarius. Este anuncio no ha supuesto únicamente un golpe de efecto en la opinión pública española, sino que ha trasladado a Europa el debate sobre los refugiados y la política de inmigración.

Publicidad

Frente al nuevo Ejecutivo italiano en el que las posiciones de extrema derecha han encontrado cobijo en la figura del ministro del Interior Matteo Salvini –líder de la Liga Norte-, la llegada de Sánchez a La Moncloa supone un vuelco en la política férrea mantenida por el Gobierno de Rajoy respecto a la acogida de refugiados. El acuerdo de la Comisión Europea de 2015 para la distribución por países de los 160.000 refugiados que llegaron a territorio europeo, expiró en septiembre del año pasado con el incumplimiento de España al acoger a una décima parte de los 17.000 refugiados que se comprometió a dar cobijo.

"Sánchez manda un mensaje de que los españoles tenemos algo que decir en la política migratoria llevada a cabo por la Unión Europea"

“En la gestión de la crisis del Aquarius ha jugado muy bien sus cartas y le ha permitido aparecer como un gobernante permeable a determinadas sensibilidades. A su vez, situar el debate en el marco europeo puede ser un elemento de refuerzo importante para Sánchez distanciándose de la política de otros países de la frontera sur europea y rompiendo con la imagen de España como un país aplicado en las cuestiones macroeconómicas. Sánchez manda un mensaje de que los españoles tenemos algo que decir en la política migratoria llevada a cabo por la Unión Europea”, sostiene Astrid Barrio -profesora de ciencia política en la Universitat de Valencia-.

A pesar de este gesto, todavía no está del todo definida la línea que seguirá el Gobierno de Sánchez en política migratoria. Mientras que el ministro del Interior Grande-Marlaska dejaba caer que eliminaría las concertinas situadas en las vallas de Ceuta y Melilla, implantadas durante la anterior etapa socialista en el Gobierno, Josep Borrell –a cargo de Exteriores- manifestó en una entrevista en la Cadena Ser que no descartaba apoyar la creación de centros de selección de migrantes contemplada por el Consejo Europeo. Esta segregación, que se produciría fuera del territorio europeo, tendría como objetivo la distinción entre migrantes económicos y refugiados, según ha podido saber el tabloide británico The Guardian. En palabras de Borrell, "si queremos evitar que una avalancha de gente se eche al mar poniendo en riesgo sus vidas, una solución para retenerlos debe ser estudiada".

Publicidad

"Esta legislatura es atípica y que el PSOE no tiene un programa claro de Gobierno"

“Hay que tener claro que esta legislatura es atípica y que el PSOE no tiene un programa claro de Gobierno. Todo parece indicar que llevarán a cabo los grandes acuerdos que tenían con el resto de grupos cuando ejercían de oposición a las medidas del Partido Popular. Prueba de ello son los anuncios de reforma de la Ley Mordaza, el control sobre RTVE o la derogación del impuesto al sol. Vamos orientados a unas políticas de gestos y de deshacer la obra legislativa del PP, más que a propuestas y reformas que nazcan del propio Gobierno”, puntualiza Barrio.

En la línea de esa “política de gestos”, desde Sanidad o Justicia también se han mostrado varios guiños hacia actitudes más progresistas, como la devolución de la tarjeta sanitaria a las ‘personas sin papeles’ o la revisión de las devoluciones en caliente en la frontera sur. Una medida por la que fue condenada España en el Tribunal Europeo de Derechos Humanos y que el nuevo Ejecutivo pretende eliminar.

Publicidad

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez./REUTERS

Adiós al mausoleo de Franco en el Valle de los Caídos

Otro de los golpes de efecto del Gobierno del PSOE ha estado en una de las reivindicaciones históricas de la izquierda española. La anomalía que supone tener al dictador, que gobernó con mano de hierro en España durante cuatro décadas, en un monumento que forma parte de Patrimonio Nacional será corregida en un futuro más o menos próximo, dependiendo de si el Gobierno recurre al decreto-ley o se tramite vía proposición de ley en el Congreso. Hace apenas un año, el PSOE presentó una propuesta similar cuando ejercía de oposición y fue aprobada con los votos a favor del PSOE, Ciudadanos y Unidos Podemos y la abstención del PP.

De manera complementaria, el PSOE también persigue la ilegalización de la Fundación Francisco Franco y la resignificación del Valle de los Caídos como un monumento a la memoria y no de exaltación de la figura del dictador.

Para Jaime Miquel, investigador de comportamiento electoral y opinión pública, este paso supone el avance más significativo de la izquierda española desde la reinstauración de la democracia: “Esta acción explica el papel subordinado de la izquierda durante la transición política y durante el ciclo hegemónico del PSOE, con el dictador en un mausoleo durante 40 años. Este cambio de Gobierno puede poner fin al posfranquismo y, de manera similar a la Revolución de los claveles en Portugal, de un día para otro se termina una época, se inicia otra y no se salva la anterior porque es dictadura y esta no tiene lado bueno. Eso es didáctica democrática, algo que no se ha hecho nunca en España”.

Publicidad

"Franco para el votante de Ciudadanos es un dictador. Para Vox, el caudillo es el salvador de la única patria que tuvo España"

Este movimiento, añade Miquel, obliga al mismo tiempo al eje derecho a posicionarse: “Franco para el votante de Ciudadanos- que es liberal, conservador y uninacional- es un dictador. Para Vox, el caudillo es el salvador de la única patria que tuvo España y las comunidades autónomas no tienen cabida en su idea de España. Todo esto obliga al Partido Popular a tomar posiciones y da la sensación de que no saben qué hacer con Franco”.

Para la politóloga Astrid Barrio, en cambio, sacar a Franco del Valle de los Caídos puede agitar a la derecha y acabar con “el papel de pegamento” que ha jugado el Partido Popular, donde las posiciones de extrema derecha se han sentido cómodas dentro del PP –sin ser los populares necesariamente un partido de extrema derecha-. “Con la radicalización y el resurgir del nacionalismo con la cuestión catalana, no estoy segura de que este debate le venga bien al PSOE. Convendría vigilar que la derecha extrema no aproveche la confusión del Partido Popular y no encuentre camino para correr. Agitar estas cuestiones puede movilizar a los tuyos, pero puede abrir una fractura en la derecha y dar alas a partidos como Vox”.

Las grandes reformas estructurales tendrán que esperar

Tras su comparecencia en el Senado esta semana, Pedro Sánchez provocaba un pequeño terremoto entre los líderes autonómicos y los partidos de carácter regional al anunciar que la reforma esperada de la financiación autonómica no se podrá llevar a cabo en esta legislatura. Uno de los frentes más hostiles a la renuncia de Sánchez en esta materia ha sido el propio Gobierno andaluz del PSOE, que ha instado al Ejecutivo a llevar a cabo la reforma del modelo “lo antes posible".

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, a su llegada a la entrevista con TVE, la primera que ofrece desde que accedió al cargo, en el Palacio de La Moncloa. EFE/JuanJo Martín

Otro de los partidos más insistentes en el Congreso ha sido Compromís, que calificó de derrotista la actuación del presidente y de incoherente al Partido Socialista, que en la oposición pidió una reforma de la financiación autonómica. En opinión de Astrid Barrio, esta reforma está íntimamente ligada a la solución de la crisis en Catalunya: “Cuestiones tan espinosas como la financiación autonómica o la reforma de las pensiones se plantean, de entrada, con una legislatura más corta de lo habitual. Es bastante poco previsible que se pueda desencallar porque los grupos catalanes no han planteado su vuelta a la comisión de reforma de la financiación autonómica”.

Entre los múltiples frentes abiertos que hereda el nuevo Gobierno de la era Rajoy, la crisis catalana destaca por su encallamiento y su difícil solución en el plazo de dos años. Sánchez ya ha anunciado que se reunirá con presidente de la Generalitat de Catalunya Quim Torra en La Moncloa el 9 de julio. Este acercamiento pretende calmar los ánimos y afrontar una nueva etapa de diálogo en la que se contemple el acercamiento de los presos catalanes, según estipula la ley.

“Es indudable que tiene que visualizar a la opinión pública española y catalana que hay un cambio de paradigma. Hay que tener en cuenta que el apoyo de los partidos catalanes ha sido fundamental para convertirle en presidente. A su vez, el Gobierno va a tener que medir muy bien sus concesiones, si no quiere que la oposición haga sangre e intente debilitar a Sánchez”, opina la politóloga.

El inesperado resurgimiento de la figura de Pedro Sánchez

La llegada a La Moncloa del líder socialista se produce cuando las apariciones de Pedro Sánchez y la trascendencia del PSOE en el panorama político –y del resto de fuerzas de izquierda- apuntaban a la irrelevancia en el futuro electoral. La moción de censura contra Rajoy, acaecida al calor de la sentencia de la trama Gürtel, ha supuesto uno de las sacudidas más inesperadas de los últimos años en la política española.

"Sánchez es un outsider al que no le respetaba nadie y que comprende que lo que pide España es echar a Rajoy"

“Sánchez derrotó al sistema en su conjunto ganándole las primarias a Susana Díaz, a su partido, a los periodistas y a la clase política. Sánchez es un outsider al que no le respetaba nadie y que comprende que lo que pide España es echar a Rajoy y el PNV, que es el partido que mejor comprende España, lo materializa. No se cae la bolsa, ni hay un líder supremo diciéndonos cómo tenemos que actuar. Al mismo tiempo, es curioso que aquellos que ninguneaban a Sánchez ahora lo presentan como el nuevo Trudeau, que pretendan asemejarle al primer ministro canadiense es marketing barato y tomarle el pelo a la gente”, asevera Jaime Miquel.

En los primeros días de Gobierno, Sánchez ha medido sus escasas apariciones mediáticas con una única entrevista en TVE. Esta estrategia, concluye Barrio, demuestra que la aceptación del líder socialista era muy desfavorable: “El inesperado balón de oxígeno que ha recibido comporta medir mucho sus apariciones y no cometer grandes errores, más que grandes aciertos. De momento, la primera crisis de Gobierno –con la dimisión de Màxim Huerta- ha realzado su figura y ha demostrado que es un presidente congruente con la palabra dada”.

Publicidad

Publicidad