Cargando...

Secciones

Publicidad

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, durante una reunión de la Comisión Permanente de la Ejecutiva del partido. EFE/Ballesteros

El PSOE se reestructura en su nuevo papel de apoyo al Gobierno

Publicidad

Calvo, Ábalos y Lastra serán los encargados de la coordianción entre el Ejecutivo y el partido para evitar los errores de las primeras semanas.

Política

"Cambiar en quince días el chip de partido en la oposición a partido que sustenta el Gobierno no es fácil, y nos tenemos que poner las pilas para no cometer los errores que se han cometido esta semana. Pero la restructuración del PSOE ya está definida".

Publicidad

Con estas palabra, una destacada dirigente de Ferraz se refería al cambio de escenario político que ha supuesto la moción de censura, y a la reestructuración necesaria que tiene que hacerse en el partido tras haberse pasado al Gobierno los principales dirigentes de la dirección federal.

El responsable de Coordinación Territorial, Santos Cerdán, comentó este miércoles que, a la espera de la segunda fase de nombramientos del Ejecutivo, se empezaría a diseñar y perfilar la estructura de funcionamiento del partido, lo que se empezará a concretar este lunes.

Según ha sabido Público, será el propio Cerdán quien lleve el día a día de la Secretaría de Organización del PSOE en coordinación con su titular, José Luis Ábalos. Y en su mano estará llevar las riendas de los procesos de primarias que se avecinan, la configuración de listas para municipales, autonómicas y europeas, así como empezar a preparar la maquinaria electoral para dichos comicios.

Publicidad

Pero Cerdán no es un hombre mediático, y el PSOE quiere tener voces propias que no interfieran con las voces del Gobierno, por lo que en ese papel quedan excluidos tanto Carmen Calvo, como José Luis Ábalos.

En ello, jugará un papel esencial Adriana Lastra, en su doble condición de portavoz del Grupo Socialista y vicesecretaria general del PSOE. Aunque la "número dos" de Ferraz ha jugado un papel discreto este primer año, está llamada ahora a llevar la voz del partido y marcar las directrices políticas.

También el portavoz del PSOE, Óscar Puente, está obligado ya a ejerce sus funciones de portavoz, que ha eludido lo más que ha podido este primer año. Puente deberá asumir un papel mayor ahora en Ferraz.

Y, además, se sumarán nuevas voces que suplan en papel jugado hasta ahora por Calvo y Ábalos. Para ello, se quiere contar con la diputada aragonesa Susana Sumelzo, que se ha incorporado a la dirección del Grupo Socialista; así como la del portavoz del Senado, Ander Gil.

Publicidad

Otro valor seguro y que tendrá mucha peso en la nueva reestructuración del PSOE es Patxi López que, desde que triunfó la moción de censura, es quien más actos de partido está celebrando por todo el territorio; y tampoco se quiere dejar de contar con Mari Luz Martínez-Seijo, Andrés Perelló y Odón Elorza, y dar un mayor protagonismo a todos los miembros con área de la Ejecutiva.

Mensajes coordinados

Una de las obsesiones del presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, es buscar mensajes coordinados entre el Gobierno y el partido, que no parezca que cada uno va por su camino, ni haya disfunciones como las ocurridas estas semanas.
El Gobierno es quien quiere marcar la agenda, y que el PSOE le acompañe, y no al revés.

Publicidad

Esto no ha sido así estos primeros días, en los que, desde el partido, se han lanzado propuestas y proyectos que no entraban en la agenda del Ejecutivo de manera inmediata, como la reforma del Valle de los Caídos, eliminar los peajes de las autopistas o la ley de eutanasia.

Los dirigentes del PSOE, con la inercia que marca la agenda de estar en la oposición, han empezado pidiendo y anunciando medidas de Gobierno, que han llevado a los ministros a situaciones complicadas y a echar balones fuera.

Se pretende que esto no se vuelva a repetir, ni en el partido ni en el grupo parlamentario, ya que se ha pedido a los diputados que bajen la actividad propositiva prevista, y que dejen ahora la iniciativa al Gobierno.

En Ferraz se asume que no será fácl este nuevo escenario y que, cuando el PSOE Gobierna, siempre se producen disfunciones con el partido. Pero aseguran que Sánchez es muy consciente de ello y, en esta ocasión, pondrá todos los mecanismo posibles para evitarlo.

Publicidad

Publicidad