Cargando...

Secciones

Publicidad

El expresidente del Gobierno Mariano Rajoy, a su llegada para incorporase en Santa Pola (Alicante) a su plaza como registrador de la propiedad. - EFE

PP Rajoy, desaparecido en combate: ni está ni se le espera en la batalla por el control del PP

Publicidad

El todavía presidente del partido conservador reaparecerá públicamente con su discurso en el XIX Congreso, el 20 de julio. Hoy alterna sus días de trabajo -y sus caminatas- en Santa Pola con visitas semanales a la sede de la calle Génova, en Madrid, con algunos saltos a Galicia. No ha trascendido si aspira a ser presidente de honor del PP, ni tampoco si participará en la votación de la que saldrá su sucesor.

Política

El PP vive al borde de un ataque de nervios que se deja sentir en todas las actividades y pronunciamientos de sus dirigentes, a menos de diez días de que 3.184 compromisarios voten a su nuevo presidente o presidenta. La aldea gala que teóricamente no se deja conquistar por el caos ni por las soflamas de los candidatos, la misma que resiste -ahora y siempre- a la incertidumbre es Mariano Rajoy, todavía líder del Partido Popular.

Publicidad

"Ha llegado el momento de poner punto y final", fueron las palabras que el expresidente del Gobierno, visiblemente emocionado, pronunció ante la Junta Directiva Nacional de su partido el 5 de junio, cuando anunció su dimisión y su retirada de la vida política. "No tengo favoritos", afirmó el 20 de junio, cuando se reincorporó a su plaza como registrador de la propiedad en Santa Pola, rompiendo con la histórica tendencia en el PP del señalamiento por parte del líder; la misma que en su día le permitió presidir la formación.

De momento, y según las escasas personas que mantienen el contacto con el presidente del PP, éste habría cumplido con su palabra: "No va a meterse". Ni está ni se le espera para apoyar a uno de los candidatos, Soraya Sáenz de Santamaría y Pablo Casado, y ni siquiera habla con el presidente de la Comisión Organizadora del XIX Congreso, Luis de Grandes, según las palabras de este último.

Fuentes de Génova aseguran a Público que Rajoy pasa por la sede nacional, en Madrid, una o dos veces por semana, pero no aclaran a qué actividades se dedica desde allí, o con quiénes conversa. Aprovecha los fines de semana para estos desplazamientos, pero también para viajar a Pontevedra.

Publicidad

Fiel a su estilo, Rajoy está dando toda una lección de 'marianismo' en lo que respecta a sus futuros pasos

Además, fiel a su estilo, Rajoy está dando toda una lección de 'marianismo' en lo que respecta a sus futuros pasos; no ha revelado si, a diferencia de lo que hizo en la primera vuelta, sí votará en la segunda -los dirigentes del PP son compromisarios natos-. Tampoco si aceptaría la Presidencia de Honor de la formación.

José María Aznar, hoy presidente de FAES, ostentó este cargo simbólico hasta finales de 2016, cuando, tras un larguísimo historial de desavenencias y críticas al partido, comunicó su ruptura con el PP. Hoy sigue disparando contra esta formación, y afirma que no le "representa".

Publicidad

En cualquier caso, y como recogen los Estatutos de los conservadores, será el nuevo presidente del PP quien pueda ofrecerle este cargo, si bien nadie quiere aventurar qué decidirá Rajoy de verse en este escenario.

Sí está claro que, a diferencia de lo ocurrido con su antecesor, en el Partido Popular se cuidan mucho de criticar al hombre que durante 14 años ha tenido en sus manos las riendas del partido. Ni siquiera Casado, crítico con la labor de la exvicepresidenta del Ejecutivo en lo que respecta a Catalunya, se ha atrevido hasta la fecha a cargar contra él.

Y, sin que de momento exista un guión claro sobre cómo se vertebrará el Congreso, dirigentes conservadores sostienen que tendrá cierto aroma de homenaje a Rajoy, que pronunciará un esperado discurso, su última intervención como líder del partido. En esta cuestión, en Génova vuelven a verse desbordados; hoy por hoy ni siquiera se sabe si se votará el viernes 20, o si en su lugar se hará el sábado 21.

Publicidad

Revuelo en Santa Pola

"Está muy tranquilo y más relajado", aseguran desde el PP sobre la nueva vida del expresidente del Gobierno. Algunas voces en el partido sostienen que Rajoy sí está haciendo algunas gestiones para allanar el camino a Santamaría -que, según este relato, sería su candidata-, si bien nadie concreta en qué consistirían estas maniobras.

El relato mayoritario en el PP es que Rajoy está completamente apartado del proceso congresual y de la actualidad política

El relato mayoritario es que está completamente apartado del proceso congresual y de la actualidad política, apenas un mes y diez días después de verse desalojado de La Moncloa por la moción de censura de Pedro Sánchez, flamante jefe del Ejecutivo.

Teniendo en cuenta que la secretaria general del partido, María Dolores de Cospedal, disputó el liderazgo del PP -aunque no pasó de la primera vuelta-, el líder del PP de facto es su coordinador general y número tres, Fernando Martínez-Maillo. En el Congreso de los Diputados, el mando lo ostenta el portavoz parlamentario, Rafael Hernando.

Aparentemente ajeno al revuelo generado por su desembarco, con una inmobiliaria utilizando su presencia como reclamo publicitario, y con frecuentes visitas al restaurante Batiste, junto al Club Naútico de Santa Pola, Rajoy ejerce como registrador y sigue ejercitándose con sus conocidas caminatas.

El PP se encuentra inmerso en una batalla que se recrudece día a día, mientras su todavía líder, que se declara neutral, contempla el espectáculo desde su recién estrenado refugio. Entre la sede de Génova y Rajoy hay hoy 431 kilómetros, y teóricamente le bastan para mantenerse al margen.

Publicidad

Publicidad