Cargando...

Secciones

Publicidad

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, en la cumbre de la OTAN en Bruselas.- REUTERS

Refugiados Sánchez dice que corregirá "los incumplimientos" de Rajoy en la acogida de refugiados tras la condena del Supremo

Publicidad

El presidente del Gobierno responde así a la sentencia condenatoria a España por no tramitar las más de 19.000 solicitudes de asilo de personas ordenadas por la UE desde Grecia e Italia.

Política

El presidente del Gobierno español, Pedro Sánchez, ha asegurado este jueves que corregirá "los incumplimientos" del Ejecutivo de Mariano Rajoy con los refugiados y ha recalcado que ha demostrado "sensibilidad y empatía" hacia esta "realidad dramática".

Publicidad

En la rueda de prensa que ha puesto fin a la Cumbre de la OTAN, Sánchez se ha referido así a la decisión del Tribunal Supremo de condenar ayer al Gobierno español a tramitar las solicitudes de asilo pendientes de refugiados procedentes de Grecia e Italia, puesto que sólo ha cubierto un 12,85% del cupo de 19.449 personas asignadas por la Unión Europea (UE).

Sánchez ha hecho hincapié en que "los compromisos están para cumplirse" y, en ese sentido, ha dicho que su Gobierno va "a cumplir los incumplimientos de la Administración anterior".

Ha subrayado que, "desde el primer día" su Gobierno demostró "sensibilidad y empatía con la realidad dramática que viven miles de seres humanos en el Mediterráneo y hacia los cuales no podemos mirar hacia otro lado".

Se ha referido así a una de las primeras decisiones que adoptó su Gobierno, la de que España acogiera al barco Aquarius, en el que se encontraban más de 600 personas abandonados a su suerte en el Mediterráneo.

También se pronunció sobre la condena el ministro de Exteriores, Josep Borrell, que ha defendido que el Gobierno "tiene que cumplir" las sentencias judiciales y que demuestra que "los compromisos de un país no son humo".

"Eso va en serio, es un contrato y los contratos se cumplen", ha declarado el titular de Asuntos Exteriores, quien ha criticado, sin embargo, que haya países, como los del este de Europa, que "se han negado a aceptar el acuerdo que es obligación" y no pase nada.

Stop Mare Mortum: "Es una oportunidad clave"

La plataforma Stop Mare Mortum, que llevó el asunto a los tribunales,  considera que el fallo del Supremo es una "oportunidad clave" para que el Gobierno de Sánchez cambie las políticas migratorias.

En declaraciones de los periodistas, la coportavoz de la entidad Sonia Ros ha exigido al Gobierno que ejecute la sentencia "lo antes posible" y ha valorado "muy positivamente" que un movimiento social como Stop Mare Mortum "pueda ejercer un control" sobre un Estado, tras la condena del TS a España que estima parcialmente un recurso presentado por la plataforma.

Publicidad

Por su parte, el coportavoz Toni Borrell ha considerado la decisión del Supremo una "oportunidad clave" para que el Ejecutivo asuma la sentencia "como propia", a pesar de tratarse de incumplimientos por parte del anterior Gobierno de Mariano Rajoy, y efectúe "un cambio en las políticas de asilo".

"Tenemos conocimiento de opciones de vías legales y seguras para estas personas", dicen los activistas

Tras la sentencia que ha dictado hoy el TS, se abre un periodo de dos meses para que el Gobierno estudie cómo dar respuesta al cumplimiento de las cuotas pendientes, para lo que la plataforma ha ofrecido su colaboración.

"Tenemos conocimiento de opciones de vías legales y seguras para estas personas", ha explicado Borrell, que ha criticado la "falta de voluntad política" en materia de reubicación de refugiados por parte de la mayoría de estados europeos.

En este sentido, el coportavoz ha recordado la "clara posición" que mostró el PSOE con respecto a la situación de las personas refugiadas cuando el PP estaba en el Gobierno. "Sánchez y el PSOE hicieron una oposición muy dura y confiamos que ahora que tienen posibilidades de hacer las cosas diferentes serán coherentes con lo que decían cuando estaban en la oposición", ha indicado Borrell.

Publicidad

Publicidad

Publicidad