Cargando...

Secciones

Publicidad

La víctima no ha tenido que ver los videos de su supuesta agresión

Publicidad

Público TV

Sobre las 14:30 horas dentro de un furgón con cristales tintados salía la víctima en compañía de sus padres y una tía. Acababa para esta madrileña de 20 años, 18 cuando sucedieron los hechos, un interrogatorio de tres horas y media en el que no ha tenido que ver las grabaciones de sus agresores mientras supuestamente la violaban. Será en otra sesión. Son de mala calidad y duran un minuto y medio, mientras que la supuesta agresión fue de 15 minutos. Por eso el testimonio de la joven es fundamental. Al ser denunciante ha tenido que contestar obligatoriamente a todos los abogados y reafirmarse en que fueron relaciones sexuales no consentidas, a diferencia de lo que aseguran los abogados de la defensa. Previamente han sacado de la sala a los acusados y en ningún momento se ha cruzado con ellos. -Redacción-

Publicidad

Publicidad

Publicidad