Cargando...

Secciones

Publicidad

Un voluntario de Proactiva Open Arms rescata a un menor que iba junto a cientos de eprsonas en una bote hinchable en el Mediterráneo.- Una embarcación cargada de personas flota a la deriva en el Mediterráneo.- REUTERS/Yannis Behrakis

Proactiva Open Arms "Atención: estamos siendo secuestrados por guardacostas libios, a punto de dispararnos"

Publicidad

El fundador de la ONG española Proactiva Open Arms denuncia en directo cómo los guardacostas libios obligan a su barco de rescate a abandonar aguas internacionales bajo amenazas de abrir fuego contra ellos

Sociedad

"ATENCIÓN !! [el barco] Golfo Azzurro de [la ONG] @openarms_fund está siendo secuestrado en aguas internacionales por Guarda Costas Libios, apunto dispararnos".

Así está narrando en directo Oscar Camps en su cuenta de Twitter los últimos acontecimientos en el Mediterráneo central, donde su ONG, Proactiva Open Arms, lleva más de un año rescatando a personas a la deriva que tratan de llegar a Europa huyendo del hambre y la guerra a través de la vía más mortífera que existe.

Publicidad

Una patrullera libia se acercó al "Golfo Azzurro" cuando la embarcación se hallaba en misión de búsqueda de inmigrantes en aguas internacionales del Mediterráneo y amenazó a sus tripulantes con abrir fuego si no se alejaba de la zona, dijo a Efe uno de los miembros de la organización.

Camps asegura que los guardacostas libios les obligaron a abandonar aguas internacionales, sobre las que no tienen ninguna jurisdicción. Y amenazaron con abrir fuego contra uno de los barcos de la ONG.

La diputada socialista, María Dolores Galovart, que iba a bordo del "Golfo Azzurro" como voluntaria de la misión internacional también ha denunciado "un intento de secuestro por parte de la Guardia Costera libia". "Nos han tenido vigilados y amenazados con armas y nos han obligado por la fuerza a suspender nuestra misión", ha dicho.

La cuenta de Twitter de su ONG también ha alertado de lo que califican como un "secuestro". Finalmente, tras dos horas retenidos, el barco pudo seguir rumbo al norte, alejándose de la zona de rescate.

Nos es la primera vez que Proactiva Open Arms denuncia hoistigamiento por parte de los guardacostas libios, funcionarios de un país sin Gobierno estable, un Estado fallido al que la Unión Europea está destinando fondos millonarios para que cierre la puerta de la inmigración, al igual que ya hizo con Turquía hace más de un añó para frenar la llegada de refugiados a las costas de Grecia.

Publicidad

"Esta mañana los guardacostas libios financiados por Italia y la UE nos han amenazado de una forma muy agresiva, llegando a dispararnos por encima de nuestras cabezas, al aire. Ese barco estaba a 13 millas, fuera de las aguas libias (...) Ha sido un acto deplorable", narró el propio Camps la pasada semana, cuando uno de los barcos de la ONG se encontraba realizando labores de rescate en aguas internacionales.

Libia se adueña del Mediterráneo

Pero hace pocos días, las amenazas de Libia daban un paso más allá al exigir a las ONG que patruyan las aguas internacionales próximas al país norteafricano un permiso especial para llevar a cabo operaciones de rescate. Poco después, Libia Seguidamente Trípoli estableció su propia área de búsqueda y rescate (SAR, en inglés) frente a sus aguas territoriales, empujando más adentro a las ONG que rescataban en aguas internacionales.

Publicidad

Esta maniobra implica que Libia amplía sus competencias más allá de las 12 millas de aguas territoriales hasta 70 millas, dentro de aguas internacionales. Es decir, se apropió de varios kilómetros de aguas internacionales saltándose el derecho internacional ante la pasividad de la UE. Sólo Alemania se ha pronunciado al respecto aunque de una forma bastante descafeinada.

Esta decisión se suma a la puesta en marcha de un código de conducta para las ONG que patrullan el Mediterráneo que Italia está obligado a firmar. Esta postura ya ha supuesto que tres grandes ONG abandonen sus labores de recate. En concreto, Médicos Sin Fronteras (MSF), Save The Children y la alemana Sea Eye, informaron la semana pasada de que suspenden sus operaciones de rescate de inmigrantes en el Mediterráneo como consecuencia de la inseguridad y la incertidumbre ante el reciente anuncio de Libia y al código de conducta italiano.

Publicidad

La ONU alerta de que aumentarán las muertes

Este martes, una experta independiente de la ONU ha advertido de que habrá más muertes de inmigrantes y refugiados en el Mediterráneo Central debido a las razones que han obligado a desistir a esta tres ONG.

Agnes Callamard, ralatora especial de las Naciones Unidas, apunta en un comunicado que el nuevo plan de acción diseñado para apoyar a Italia a reducir la presión de las llegadas de inmigrantes y "aumentar la solidaridad" los países de la Unión Europea (UE) deben respetar sus obligaciones internacionales y proteger la vida de todo individuo.

Eso incluye a los refugiados e inmigrantes, "sin discriminación", recalcó Callamard en referencia al nuevo código de conducta italiano que prohíbe a las ONG que hacen búsqueda y rescate de migrantes el traspaso de estos a otras naves y las obliga a acoger a bordo a un oficial judicial armado para investigar a las mafias del tráfico de personas.

"Italia y la UE imponen procedimientos que podrían reducir la capacidad de las ONG para efectuar actividades que salvan vidas. Ello podría conducir a más muertes en el mar y la pérdida de vidas, siendo previsible y prevenible, constituiría una violación de las obligaciones de Italia en materia de derechos humanos", recalcó la relatora.

Para  Callamard está claro que "Italia, la Comisión Europea y los países de la UE consideran el riesgo y la realidad de las muertes en el mar un precio menor a cambio de disuadir a los inmigrantes y refugiados" de cruzar de Libia a Italia.

La experta también advirtió de que la financiación de 46 millones de euros de la CE a Libia para apoyar a su guardia costera y sus operaciones de búsqueda y rescate puede exponer a "más violencia abominable" a los inmigrantes y refugiados devueltos a ese país.

Publicidad

Publicidad