Cargando...

Secciones

Publicidad

De los 71 jóvenes saharauis solicitantes de asilo, 69 procedían de los campamentos de refugiados, en los que no saben nada de los primeros expulsados.<br>

Sáhara Occidental Interior deporta a Argelia a 61 jóvenes saharauis

Publicidad

El Gobierno comienza a expulsarlos desde Barajas sin garantizar su regreso a los campamentos de refugiados. 45 de ellos llevan en huelga de hambre desde el lunes para denunciar su precaria situación legal.

Sociedad

El Gobierno ha comenzado a deportar a 61 jóvenes saharauis que reclamaban asilo en la terminal T-4 del aeropuerto de Barajas, 45 de los cuales se declararon el lunes en huelga de hambre para denunciar su precaria situación legal.
"Nadie nos atiende, hemos sido maltratados verbalmente e incluso dos de los muchachos han llegado a ser golpeados", explica Saad Azman, uno de los diez (siete de ellos en los últimos días) que ha conseguido el plácet del Ministerio del Interior para iniciar los trámites de asilo y que se podrá quedarse en territorio español.

Publicidad

Dieciséis miembros del grupo fueron deportados la semana pasada, otros tres en los últimos días y ocho más serán expulsados en vuelos que salen mañana jueves. "Nos tememos que el resto serán devueltos en las próximos 48 horas", explica Azman.

Fuentes de Thawra Sahara, una ONG que trabaja en el territorio, alertaron sobre el hecho de que los muchachos están siendo devueltos a Argelia, el país desde el que entraron en España, pero sin garantizar su regreso a los campos de refugiados, de los que provienen 69 de ellos (otros dos llegaron desde Cuba).

"No han dado señales de vida"

"Los que ya han sido deportados no están dando señales de vida, y eso nos preocupa. No sabemos en qué situación se encuentran en Argelia", señala Granada Bañuelos, miembro de Thawra Sahara, organización que estudia presentar una queja al Defensor del Pueblo.

Publicidad

Los últimos jóvenes del grupo (quedaban 45 la tarde de este miércoles) llegaron el pasado día 25 a la sala de inadmitidos de Barajas, en la que son recluidos los pasajeros a los que se les veta el acceso al territorio español. Se declararon el pasado lunes en huelga de hambre para denunciar su situación, en la que el limbo legal se combina con el hacinamiento. "Algunos se han desmayado y ha habido algún caso de crisis epilépticas", narra Azman.

"Los que ya han sido deportados no están dando señales de vida, y eso nos preocupa"

Los muchachos critican el trato que han recibido durante los días que han permanecido en la sala de inadmitidos del aeropuerto madrileño. "Solo nos daban la opción de que nos atendiera un policía o un abogado de oficio, pero no los de ninguna ONG que trabaja con refugiados", explica Saad, que señala cómo la tramitación de sus solicitudes incluyó problemas idiomáticos: "El traductor que nos atendió no domina el árabe que hablan los muchachos, que es el dialecto hasania, y eso ha dificultado los trámites. No se entendían".

Publicidad

Los dos jóvenes de origen cubano-saharaui asumieron en los últimos días las tareas de intérpretes de sus compañeros en los "reexámenes", la última oportunidad, en forma de entrevista, de la que disponen los solicitantes de asilo tras la primera negativa a concedérselo. El grueso de ellos ha alegado motivos económicos para pedir la condición de refugiado.

"Está habiendo arbitrariedad"

"Está habiendo mucha arbitrariedad", señala Bañuelos, que explica que a los jóvenes no se les ha permitido solicitar la intervención de letrados vinculados a organizaciones como CEAR (Comisión Española de Ayuda al Refugiado).

"Les han denegado el asilo a la mayoría. Cada uno tiene su situación y sus problemas para pedirlo", anota el portavoz de los jóvenes saharauis, que se muestra "impactado por la situación". "Es una tragedia que cosas como esta ocurran en un país democrático como España", añade.La mayoría de los muchachos saharauis han pasado más de una semana en la sala de inadmitidos, aunque la legislación obliga a comunicar al juzgado las situaciones de retención de viajeros en cuanto estas alcanzan las 72 horas.

Publicidad

Publicidad

Publicidad