Cargando...

Secciones

Publicidad

Un Guardia Civil desvía el tráfico tras el corte de la carretera de acceso a la localidad de Matalascañas, por el incendio de Moguer. /EFE

Más de dos años de cárcel para un guardia civil por conducir borracho y espetar "tocádmela" a otra patrulla

Publicidad

La Sala Sala de lo Militar del Tribunal Supremo ha establecido una condena de dos años y cuatro meses para el agente

Sociedad

Dos años y cuatro meses de prisión para un Guardia Civil destinado en León por insultar a su superior, negarse a realizar las pruebas de alcoholemia y conducir bajo los efectos del alcohol. Así lo ha decidido la Sala de lo Militar del Tribunal Supremo en sentencia firma, tal y como informa el Diario de León

Publicidad

Los hechos tuvieron lugar el 29 de julio de 2013. Una patrulla de la Guardia Civil, que se encontraba haciendo controles de alcoholemia, vio pasar al condenado en un vehículo al grito de "viva la Guardia Civil". Minutos después, tras recibir la alerta de otro agente, la patrulla descubre que este vehículo estaba circulando peligrosamente en la carretera cometiendo varias infracciones de tráfico: zig zags en la carretera, invadir el carril contrario y el arcén, acercarse demasiado a su vehículo en varias ocasiones y realizar un adelantamiento a gran velocidad en un tramo con línea continua.

La Guardia Civil salió en busca del condenado, que se negó a someterse a la prueba de alcoholemia y a identificarse. "Id a tomar por el culo", dijo lanzando las llaves de su coche y un bolso al suelo mientras decía, "ahí os queda mi puto coche". Después echó a correr abandonando el lugar. Las autoridades atraparon al hombre y lo llevaron al centro de salud más cercano ya que  desprendía un fuerte olor a alcohol, estaba sudoroso, con la cara muy roja, los ojos brillantes y las pupilas dilatadas.

Decidieron desplazarle hasta un centro de salud, donde también se negó a ser atendido. Allí insultó a los agentes, arrojó un bocadillo que se le había ofrecido, pidió ir al baño y, con gestos claramente obscenos y consistentes en mostrar su miembro, se dirigió a sus compañeros con un "Tocádmela".

Publicidad

Publicidad

Publicidad