Cargando...

Secciones

Publicidad

Cuatro de las mujeres fallecidas que iban en la patera interceptada entre Melilla y Marruecos el pasado 31 de agosto. CAMINANDO FRONTERAS

Patera Melilla Zoido sigue sin saber cómo murieron siete mujeres en una patera cerca de Melilla

Publicidad

El ministro niega que la Guardia Civil bloquease la embarcación el pasado 31 de agosto y afirma desconocer qué pasó porque la Guardia Civil "ya no estaba presente", al tiempo que insta irónicamente a una senadora de Podemos a que "siga averiguando" sobre el incidente.

Sociedad

Han tenido que pasar 12 días para que el ministro del Interior, Juan Ignacio Zoido, dé explicaciones públicas sobre la muerte de siete mujeres cuando la patera en la zarparon desde Marruecos fue interceptada cerca de la playa de Melilla por la Guardia Civil y la Marina marroquí. Las explicaciones las ha dado de forma breve pero por duplicado este martes, por la mañana en el Congreso y por la tarde en el Senado. No ha aportado ninguna información nueva sobre cómo se produjeron estas muertes, de hecho, el ministro afirma "no tener constancia" ni de las muertes ni de cómo se produjeron porque "la Guardia Civil no estaba ya allí" cuando la embarcación, remolcada por los gendarmes marroquíes, volcó.

Publicidad

De hecho, ha instado con ironía a la senadora de Podemos, Maribel Mora, quien ha formulado la pregunta, a que "siga averiguando" ella cómo sucedieron los hechos. La senadora ha registrado una batería de preguntas al ministro para esclarecer los hechos y las grabaciones de las conversaciones de radio durante el operativo de rescate.

El incidente fue dado a conocer por Helena Maleno, miembro de la ONG Caminando Fronteras, que informó de las muertes y recogió testimonios de los superivientes. Unos testimonios que afirmaban que la Guardia Civil "bloqueó" la patera hasta que llegó la embarcación marroquí para remolcarla, por lo que Maleno denuncia que se realizó una devolución en caliente en el agua. "Estábamos ya cerca de la playa de Melilla, vimos acercarse a la patrullera española (Guardia Civil), no nos rescataban y sospechábamos que esperaban a que viniese la Marina marroquí. Siempre lo hacen. Como no podíamos avanzar, algunos nos tiramos al agua, para llegar a nado a la playa, para que nos rescatasen. La Marina llegó, algunos fuimos detenidos por los marroquíes, otros por los españoles. La Marina enganchó a la zodiac, tiró de ella para sacarnos de la playa de Melilla, después volcó y murieron las mujeres. Esa zona siempre es muy peligrosa, cuando intentamos llegar a la playa nos bloquean entre las dos patrulleras españolas y marroquíes, para no dejarnos avanzar, y pasan muchos accidentes", asegura el testimonio de los supervivientes.

Según informó el mismo día la Delegación del Gobierno en Melilla, en la patera viajaban alrededor de 40 personas. La versión de Interior recogida por Cristina Fallarás en CTXT y reproducida por Público, afirma que a las 16:15 horas del 31 de agosto, la Guardia Civil detecta una embarcación recreativa con personas de origen subsahariano a bordo. "Es una patrulla de la Gendarmería Real de Marruecos la que se hace cargo de esta embarcación recreativa y, cuando la están trasladando hacia la costa, un número indeterminado de personas se lanza al agua. Algunas llevaban chaleco salvavidas. En la zona, se encontraba una embarcación del Grupo de Actividades Subacuáticas de la Guardia Civil. Además de esa, se activa otra embarcación más para garantizar la seguridad de esas personas que se han tirado al agua. Finalmente, la Guardia Civil rescata en total a 13 personas, los 13 de ellos que se habían tirado al agua y que tenían chalecos. Y los rescatan cuando estaban próximos a la playa, próximos al territorio de España, y todo esto ocurre en aguas marroquíes. La Guardia Civil rescata a 13 que son trasladados al puerto de Melilla. El resto lo rescata la Gendarmería marroquí y cuando la Guardia Civil ve que las fuerzas auxiliares están ya remolcando esta embarcación recreativa, es cuando la Guardia Civil se retira de la zona para ir al puerto de Melilla a llevar a esas 13 personas, no hay nadie en el agua".

Publicidad

El ministro del Interior, Juan Ignacio Zoido, interviene en la sesión de control al Gobierno hoy en el pleno del Senado. EFE/Kiko Huesca

Según ha afirmado Zoido, son 22 las personas que se lanzan al agua y 13 los rescatados y trasladados a Melilla por la Guardia Civil. "Todos se lanzan al agua", ha dicho en el Senado, aunque en la patera viajaban alrededor de 40, según la Delegación de Gobierno. El resto, nueve, son rescatados por Marruecos, que remolca la patera y vuelca, aunque de esto el ministro afirma no saber nada. En cualquier caso, niega que la Guardia Civil bloquease la patera e insiste en que participaron en un rescate humanitario. Ha defendido la labor del Instituto Armado al tiempo que ha mostrado una fotografía en la que efectivos de la Guardia Civil rescatan una embarcación repleta de gente en la costa libia. "En cualquier lugar, sean aguas españolas, de Marruecos o internacionales, los agentes velan por proteger y salvar la vida de cualquier persona en riesgo en el mar", ha insistido Zoido.

Maleno pide acabar con los devoluciones en caliente

La última de las víctimas mortales de esa operación fue identificada este martes, según ha confirmado Helena Maleno, que ha visitado los cuerpos de las fallecidas en la morgue de Nador. Cinco de las víctimas procedían de República Democrática del Congo y dos de Guinea Conakry. Se llamaban Aminatou, Dalloba, Bebé, Clemence, Merveille, Pacience y, la última, Karmeline.

Publicidad

Maleno ha registrado una petición en change.org en la insta a PSOE, Podemos y Ciudadanos a ponerse de acuerdo para derogar las devoluciones en caliente, una práctica habitual que el Gobierno introdujo legalmente con la ley de Seguridad Ciudadana bajo el término de "rechazo en frontera". Modificando una disposición de la Ley de Extranjería daba amparo legal a las deportaciones sumarias a través de la valla en Ceuta y Melilla, aunque también se realizan en el mar, según ha denunciado Caminando Fronteras en su último informe. "Esta práctica en el mar produce situaciones de riesgo dada la vulnerabilidad de las condiciones del viaje", aseguraba la ONG, que es precisamente lo que Maleno denuncia que ocurrió en este caso. Las devoluciones en caliente en el agua han sido resaltadas por las comunidades migrantes como el mayor riesgo para la vida en el mar en la zona de Ceuta, según Caminando Fronteras.

Esta modificación legal ha recibido críticas por el Consejo General de la Abogacía Española, por el Consejo de Europa, por ACNUR, por la Defensoría del Pueblo y por decenas de ONGs especializadas en el asilo y la extranjería porque vulnera el principio de no devolución y niega la posibilidad de que el deportado pueda pedir asilo en caso de necesitarlo. 

Publicidad

La comparecencia de Zoido en el Congreso esta mañana era para debatir sobre esta práctica, aunque no ha entrado en muchos detalles más allá de justificar el rechazo en frontera y afirmar que se ajusta a la normativa Europea.

Publicidad

Publicidad