Cargando...

Secciones

Publicidad

Los concejales vascos de IU Unai Orbegozo y Amaia Arenal con la activista saharaui Aminatou Haidar

La Policía marroquí expulsa de El Aiún a dos concejales vascos

Publicidad

Amaia Arenal y Unai Orbegozo fueron retenidos en el aeropuerto y sometidos a un interrogatorio sobre sus “actividades políticas” en el Sahara Occidental. Posteriormente fueron obligados a subir a un avión con destino a Gran Canaria. La eurodiputada Marina Albiol reclama al ministro Dastis que tome cartas en el asunto.

Sociedad

El reino de Mohamed VI no quiere testigos incómodos. Este martes, el gobierno de Marruecos volvió a adoptar medidas drásticas contra representantes políticos que se dirigían hacia el Sahara para conocer las vulneraciones a los derechos humanos que cometen las fuerzas policiales. Amaia Arenal y Unai Orbegozo, concejales de Udalberri-Bilbao en Común e Irabazi Zumarraga, han sido retenidos e interrogados por efectivos policiales en el aeropuerto de El Aaiún. Ambos ediles tenían previsto reunirse con los familiares de los encarcelados por el polémico juicio de Gdeim Izik, así como con representantes de asociaciones de derechos humanos saharauis. No será posible.

Publicidad

“Hemos intentado entrar en El Aaiún, ya que hemos tenido conocimiento de que, desde hace algunas semanas, las manifestaciones de los activistas saharauis están siendo brutalmente disueltas por la Policía de Marruecos”, explicó Arenal en un video grabado poco después de ser expulsada junto a Orbegozo.

Cuando intentaron pasar el control policial, los representantes municipales fueron sometidos a un intenso interrogatorio sobre su activismo político, así como por la actividad que desarrollaron en Rabat durante el juicio por el caso de Gdeim Izik. También les preguntaron sobre los motivos por los que se habían desplazado a El Aaiún.

“Nada más llegar, nos han requisado los pasaportes, nos han retenido y obligado a tomar un avión de vuelta al Estado Español”, relata Orbegozo. La expulsión se concretó en torno al mediodía, cuando fueron conducidos a un avión con destino a Gran Canaria. “Una vez más, la Policía marroquí ha vulnerado los derechos humanos y ha vuelto a impedir el trabajo de las y los observadores internacionales”, apuntó, por su parte, Amaia Arenal.

Publicidad

En ese contexto, Ezker Anitza-IU –formación a la que pertenecen los dos concejales expulsados por las autoridades marroquíes- reveló además que la conocida activista saharaui Aminatou Haidar, quien compartía vuelo con Arenal y Orbegozo, “ha podido entrar al país”, algo que los dos observadores vascos no lograron.

El avión que los devolvió a casa aterrizó sobre las 21.00 en el aeropuerto de Loiu. Acababa así un día largo, en el que los concejales de la formación de izquierdas experimentaron en carne propia las limitaciones y prohibiciones que el gobierno marroquí impone a los observadores internacionales. “Si no nos dejan entrar es porque algo tienen que ocultar. Hoy reafirmamos que están vulnerando los derechos humanos del pueblo saharaui”, señaló Arenal a Público nada más aterrizar.

Publicidad

Queja a Dastis

Tras conocer estos hechos, la eurodiputada y responsable de Relaciones Internacionales de IU, Marina Albiol, ha remitido una carta al ministro de Asuntos Exteriores, Alfonso Dastis, para reclamarle que el gobierno “ponga en marcha todos los mecanismos diplomáticos necesarios para que Marruecos cese de obstaculizar la entrada a los territorios”. En tal sentido, exige también que el Estado Español cumpla con sus obligaciones para que “se descolonicen los territorios saharauis”, de manera que ese pueblo, “en línea con las resoluciones de Naciones Unidas”, pueda ejercer su “derecho de autodeterminación a través de un referéndum”.

En tal sentido, Albiol denunció que “son múltiples los informes que acreditan las violaciones de derechos humanos en territorios ocupados por Marruecos y también los abusos ejercidos por esta potencia ocupante”. “La negativa a permitir la entrada a estos cargos públicos se suma a una larga lista de acciones desproporcionadas y arbitrarias que pretenden obstaculizar que el mundo conozca la realidad de los territorios ocupados”, remarcó.

Publicidad

Publicidad

Publicidad