Cargando...

Secciones

Publicidad

Programación de Nuevo Tiempo, la televisión de la Iglesia Adventista.

TDT 1,2 millones de andaluces accederán a los canales de la Iglesia Adventista del Séptimo Día si le conceden once licencias de TDT

Publicidad

Prevé abrir canales de televisión en Málaga, Almería y una veintena de pueblos para difundir una “programación cristiana”

Sociedad


La Iglesia Adventista del Séptimo Día, una corriente protestante y minoritaria del cristianismo, está a punto de hacerse con la concesión de 11 licencias de TDT (Televisión Digital Terrestre) en Andalucía. Su objetivo es abrir canales de televisión para difundir una “programación cristiana” que se emitirá, en caso de que finalmente logren que el Gobierno andaluz les adjudique las licencias, en dos capitales de provincia -Almería y Málaga- y otras nueve demarcaciones: Ronda, Écija, Níjar, Estepona, Almuñécar, Baza, Guadix, Olvera y Huéscar (aunque el número total de municipios que recibirá la señal ronda la veintena). En total, su programación será televisada para más de 1,2 millones de andaluces.

Publicidad

La concesión de licencias de TDT locales depende de la Dirección General de Medios de Comunicación Social, que forma parte del organigrama de la Consejería de Presidencia del Gobierno andaluz. En Andalucía existen 256 licencias de emisión local repartidas por las 64 demarcaciones en las que subdivide el territorio (a cada una le corresponden cuatro licencias: tres privadas y una pública. Ahora están en la fase final de adjudicación 111 licencias de 44 demarcaciones pendientes de la convocatoria de 2006, que el Tribunal Supremo ordenó repetir, tras haber anulado parcialmente la primera adjudicación que se hizo.

Entonces, la Iglesia Adventista no se presentó al concurso. Es la primera vez que lo hace y, según fuentes de Presidencia, es la primera vez que un grupo religioso de cierto peso opta a tantos canales de televisión. Los adventistas no se han presentado como grupo religioso, sino a través de dos entidades, cada una con un número de CIF propio: la Asociación Cultural Radio Adventista de España, y su homóloga en Málaga. Para concurrir a las 11 licencias de TDT por separado, cada entidad ha tenido que presentar un aval de 50.000 euros.

La Iglesia Adventista del Séptimo Díaz es una creencia religiosa surgida en Estados Unidos a finales del siglo XIX (1863), e implantada en España hace 104 años. Están incluidos, junto a otras manifestaciones religiosas, en el acuerdo de cooperación del Estado con la Federación de Entidades Religiosas Evangélicas de España, recogida en la Ley de 1992. De hecho, el Gobierno les consultó en el 78 para la redacción de la futura Ley de Libertad Religiosa de 1980.

Publicidad

Los adventistas son cristianos, pero no católicos, y esperan “la segunda llegada de Jesús”, explican desde la dirección central en Madrid. No depende del mandato del Vaticano. Son reacios al materialismo, no veneran imágenes y rechazan cualquier tipo de actitud beligerante. No trabajan los sábados. Prodigan cierto puritanismo en el estilo de vida, rechazan las relaciones prematrimoniales, el aborto y el divorcio (salvo adulterio), y defienden la planificación familiar responsable. Según sus números hay unos 16.000 profesantes en todo el país, y algo menos de la mitad de sus miembros están bautizados (el bautismo se hace por voluntad propia en edad adulta) y 160 grupos e iglesias. El Gobierno andaluz advierte de que la adjudicación de estas 11 licencias de TDT al grupo religioso es sólo “provisional”, aunque por ahora han pasado dos de las tres fases del proceso de adjudicación.

El primer filtro es simplemente la entrega de documentación genérica. En el segundo, en cambio, se valora ya el proyecto audiovisual específico según unos parámetros que van sumando puntos para lograr la adjudicación: la programación, los medios técnicos, el ancho operativo, los contratos de personal que prevén hacer, la contribución al desarrollo (comprometerse a llevar la televisión a zonas de poca densidad poblacional) y el arraigo territorial (vínculos con alguna asociación o entidad social del territorio).

Publicidad

Las demarcaciones las delimita el Estado y, a veces, abarcan más que lo que su propio nombre indica: por ejemplo, la zona de recepción de televisión más amplia por la que concursa la Iglesia Adventista es Málaga, que incluye también a los municipios vecinos de Alhaurín, Cártama, Rincón de la Victoria y Torremolinos. En Málaga, el Gobierno andaluz va a conceder seis licencias y el grupo religioso tiene muchas opciones de quedarse con una de ellas, porque ha puntuado en quinto lugar entre los aspirantes (403 puntos; el primer competidor tiene 738 puntos). No obstante, aún falta un tercer filtro para valorar los proyectos antes de autorizar la emisión definitiva.

Una vez adjudicadas las licencias, la Iglesia Adventista tiene seis meses para empezar a emitir su programación. A los 18 meses, la Junta haría la primera inspección para corroborar que se cumplen todos los requisitos acreditados en el pliego de condiciones. El trabajo de la Dirección General de Medios se circunscribe al control sobre los criterios de adjudicación, no entra, por tanto, a evaluar los contenidos de la programación. En todo caso, eso dependerá del Consejo Audiovisual de Andalucía, órgano de extracción parlamentaria que salvaguarda la pluralidad de medios y vela por que los programas de televisión y radio respeten los derechos ciudadanos.

Publicidad

El Audiovisual ya ha emitido un informe sobre las entidades adjudicatarias de las TDT locales, pero sólo para vigilar que no haya concentración del mismo medio en un mismo territorio, evitando así que se pierda la pluralidad informativa. Una vez se confirmen las adjudicaciones de forma definitiva, el Audiovisual emitirá otro informe.

Publicidad

Publicidad